Godoy Cruz activó el modo autodestrucción - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 5 Feb 2015Jueves, 05/02/15 atrás

Jorge Carranza; José San Román, Leonardo Sigali, Nicolás Sánchez y Leandro Grimi; Gonzalo Castellani, Diego Rodríguez, José Luis Fernández y Gonzalo Díaz; Facundo Castillón y Mauro Óbolo. 

Ese fue el equipo base que a mediados del año pasado logró salvar a Godoy Cruz del descenso.

La tarea no era sencilla, pero el plantel que dirigía por entonces Jorge Almirón consiguió el objetivo en la última fecha, derrotando a Racing 2 a 1 en el Malvinas Argentinas. 

En ese torneo Final 2014, con buen juego y algunos resultados sorprendentes (le ganó al River que sería campeón en el Monumental), el Tomba cosechó 32 puntos y hasta algún hincha optimista soñó con pelear el título.

Pasó menos de un año, y de ese equipo no queda ningún jugador en la Bodega. Tampoco el técnico (que pegó un portazo supuestamente por la falta de refuerzos y a las pocas horas firmaba su contrato con Independiente) ni otros futbolistas que tuvieron minutos importantes, como Claudio Aquino y Julio Rodríguez. Todos se fueron, la mayoría por la puerta de atrás.

Los únicos que tuvieron participación relevante en ese torneo y que siguen en el plantel son Lucas Ceballos, hoy subcapitán, y Federico Lértora, que por decisión del presidente José Mansur entrenará en la reserva durante los cinco meses que le quedan de contrato.

El caso de Lértora es paradigmático. Sin mediocampistas centrales de jerarquía, podía convertirse en una carta de valor para Daniel Oldrá. Pero no podrá ser. Por diferencias contractuales, Mansur determinó que el ex jugador de Ferro será otro que se irá del club en silencio.

El desarmadero

El desguace del plantel lo sufrieron los hinchas en el segundo semestre del 2014. Llegaron muchos jugadores pero pocos refuerzos. Sólo Jaime Ayoví, y en menor medida otro viejo conocido como Rubén Ramírez, demostraron categoría. El resto (Sergio Velázquez, Jonathan Chávez, Rolando García Guerreño, Sergio López, Emanuel Aguilera, etc) no rindieron y se fueron sin dejar -casi- nada.

El ecuatoriano Ayoví demostró toda su jerarquía y sigue en el plantel

También abandonaron el plantel jugadores clave como Diego Rodríguez y José Luis Fernández. Ambos presionaron para irse. Lucharon por abandonar un club que muestra, inexplicablemente, nulas ambiciones deportivas. Porque más allá de los discursos para la tribuna, está claro que Godoy Cruz apostó a pasar el 2015 sin otra meta que evitar el descenso en el extraño torneo de 30 equipos.

El actual mercado de pases tampoco trajo grandes novedades. Tres defensores (Leonel Galeano, Nahuel Zárate y Diego Vera) que son una incógnita. Un mediocampista (Gastón Giménez) que deberá demostrar que está para jugar en Primera División y dos delanteros (Javier Correa y Leandro Caruso) que tampoco dan garantías. Claro que el caso del Rifle es diferente, porque su pasado en el club lo avala y cuenta con el apoyo de los hinchas.

Leandro Caruso volvió para cumplir con su tercera etapa en Godoy Cruz

Comprar barato, vender caro

Mientras, la dirigencia parece mirar para otro lado. El argumento de mantener saneada la economía y "no hipotecar el club", como dijo Mansur cuando no renovó el contrato de Nelson Ibáñez a mediados de 2013, entró en una nebulosa luego de que el presidente de Defensor Sporting de Uruguay denunciara que el Tomba no abonó una parte del pase de Diego Rodríguez.

Godoy Cruz vendió bien en los últimos mercados. Boca pagó 1.800.000 dólares por la mitad del pase de Castellani; Racing compró a Castillón por 10 millones de pesos; e Independiente abonó 2,6 millones de dólares por Aguilera, Rodríguez y Aquino. 

El Tomba también vendió a Óbolo (a Universidad Católica) y José Luis Fernández (a Rosario Central), aunque en ambos casos no trascendieron las cifras

Ese dinero claramente no se utilizó para reforzar el plantel. Tampoco para reconstruir el Feliciano Gambarte, un sueño para el que trabajan más los hinchas que los dirigentes. 

¿Entonces dónde fue a parar? Esa es la pregunta que se hacen los simpatizantes del Expreso

En los últimos años, los directivos se valieron de una estrategia válida: comprar barato y vender caro. Generalmente dio grandes resultados, aunque en los últimos tiempos la ecuación futbolística ya no cierra tanto.

Bragarnik, el todopoderoso

A todo esto se suma la relevancia que parece tener en el club la opinión del representante Cristian Bragarnik. El hombre que, por ejemplo, llevó a Almirón a Independiente y trajo a Carlos Mayor a Godoy Cruz, se define como "amigo" de Mansur.

La relación entre ambos es muy fuerte. "Cuando viene a Buenos Aires, José Mansur no duerme en un lugar cualquiera. El presidente de Godoy Cruz tiene las llaves que le presta el nuevo cerrajero del fútbol argentino, ése que es capaz de destrabar el pase imposible. El departamento ubicado al lado de la oficina de Score Fútbol es el espacio que elige Mansur para sus estadías porteñas y está a nombre del dueño de la empresa que gobierna el mercado argentino: Christian Bragarnik", señaló una nota de diario Perfil. 

"Muchas veces asesoro, y creo que en mi función de asesorar no le ha ido mal a los clubes con los que trabajé. Es obvio que Mansur a la hora de asesorarse va a buscar a la gente que le hace generar buenas situaciones para su club", dijo el empresario en agosto del año pasado.

Sebastián Torrico, Diego Pozo, Aguilera, Velázquez, Marcelo Cardozo, García Guerreño, Gonzalo Cabrera, Washington Camacho, Castellani, José Luis Fernández, Daniel González, Luis Jeréz Silva, Diego Villar, Caruso, Jorge Córdoba, Gonzalo Díaz, Leandro Fernández, Óbolo y Julio Rodríguez son algunos de los jugadores que pasaron o pertenecen al actual plantel de Godoy Cruz cuyo representante es Bragarnik. Ni bueno ni malo. Simplemente llamativo.

El predio de Coquimbito

El sueño que desvive a Mansur no tiene que ver con lo deportivo. El presidente de Godoy Cruz quiere terminar el complejo deportivo de Coquimbito, que cuenta con infraestructura de primer nivel. 

Los fondos para su construcción llegaron principalmente de ventas de jugadores

Posee nueve canchas y vestuarios con hidromasaje, ducha escocesa, pileta de agua fría, baño finlandés, sauna y un depósito para la utilería. También un gimnasio de más de 500 m2 equipado con tecnología de punta, sala de conferencias y consultorios médicos.

El predio de Coquimbito cuenta con instalaciones de primer nivel

En el medio de su construcción, Mansur tuvo que salir a desmentir ante los socios una versión que indicaba que el predio de Coquimbito pasará en un lapso de tiempo a su poder. 

Mansur tuvo que dar explicaciones a los socios

"Según indicó el máximo mandatario de la entidad, el predio fue donado con cargo y condición, por lo que debe ser utilizado para para fines estrictamente relacionados al club. Además, Mansur le ofreció a los socios una copia de la escritura para que puedan comprobar la veracidad de sus dichos", informaba el sitio oficial del club en septiembre del año pasado.

El futuro

Lejos parece haber quedado esas grandes campañas de 2010 y 2011, que posibilitaron a Godoy Cruz disputar la Copa Libertadores en dos ocasiones consecutivas.

Hoy la mira está puesta en otros objetivos mucho más humildes. Con un técnico que no está cómodo en el cargo como Oldrá, el club apostará a transitar con la mayor dignidad posible por un torneo donde seguramente no peleará arriba en la tabla de posiciones ni abajo en la de promedios.

Pero esta tendencia a la autodestrucción deportiva provocará inconvenientes en un futuro no tan lejano. Actualmente son pocos los jugadores que quieren venir a un club al que parece no interesarle sobresalir en los resultados y, por el contrario, los futbolistas del plantel que se destacan y son buscados por otros equipos, presionan por abandonar la institución inmediatamente. 

Una señal clara de que algo no está funcionando bien en Godoy Cruz.