En días inicia la cosecha fuerte de uvas y el sector se desespera - Mendoza Post
Martes 3 Feb 2015Martes, 03/02/15 atrás
porCarlos Fernández
Periodista

 A nadie le es ajeno que la industria vitivinícola está atravesando la peor crisis de la década y todo indica que la situación no cambiará mucho a pesar de que el Gobierno reaccionó con un programa de compra de vino cuyo resultado es incierto.

Cerró el operativo el 30 de enero y los consultados entre los privados se quejaron sobre las condiciones que impuso la gestión de Francisco Pérez para ofrecer sus caldos y de esa manera vaciar vasijas que siguen ocupadas por un excedente cercano a los 400 millones de litros que requieren 500 millones de pesos para ser sacados del mercado.

Y por ello es que las cámaras vitivinícolas amenazaron con reaccionar nuevamente el 9 de febrero, cuando finalice la nueva tregua que por el momento ha dejado la situación en status quo peligroso por la altura del año que atraviesa la producción que, para colmo, se ha adelantado gracias a las recientes olas de calor.

Pero el panorama en los recientes días contó con otro condimento que marcó el grave estado de la vitivincultura: las exportaciones de los vinos a granel sin identificación varietal cayeron un 80 % en volumen de año a año y 60 % en dólares.  Esto ya fue ventilado el fin de semana en la columna del Nuevo Quincho.

Y la novedad tuvo el desagregado de que los varietales cayeron 11 % en volumen y 8 % en dólares. El total de vinos cayó 30,10 % en volumen y en dólares 13 %. El mosto promedió caída de 25 % en volumen y 17 % en dólares. Y todo eso con aumento de costos que del 2008 hacia acá fueron temibles. 

Las olas de calor conspiraron contra la actual vendimia en crisis.

Vendimia adelantada

Gracias a las altas temperaturas es que la cosecha de uvas para elaborar vinos se adelantó en la mayoría de los casos unos 10 días en Mendoza. Esto le juega en contra de los empresarios, más pequeños que a medianos, porque no saben si podrán levantar los frutos de los viñedos.

"En el mejor de los casos la vendimia se adelantó una semana", confirmó Daniel Rodríguez, vicepresidente la Asociación de Viñateros de Mendoza (AVM).

El dirigente sostuvo que "con estas condiciones -del mentado operativo- no creo que se pueda corregir el precio del vino. Y respecto a la esperanza de que el Gobierno reaccione de otra manera espero que se corrijan las medidas, porque el ritmo en que se trabaja no vamos a tener buenas noticias. Esto es una cuestión muy lerda. Esto se debería haber implementado cuatro o cinco meses atrás. Quizás el programa hubiera dado otros datos positivos. Espero que se tomen algunas otras medidas", manifestó.

Los productores buscan dinero para cosechar las uvas y además para elaborar.

La crisis que dio vuelta todo

Sumado a todo, el mismo sector está reaccionando de forma imprevisible y mientras en el pasado solicitaba dinero para cosechar (y acarrear) ahora está pidiendo para elaborar.

"Ahora es al revés. Ahora te dicen los bodegueros que si querés traerme tres mil quintales dame cincuenta centavos para kilo de uva y yo te elaboro y después ahí tenés el vino y hacés lo que quieras. Porque las bodegas dicen que no tienen plata para elaborar el vino", manifestó un productor del Este mendocino.

Y agregó: "Está gravísima la situación. La verdad es que no se qué va a pasar este año con la cosecha. Si esto no explota en dos semanas, por los comentarios que he estado escuchando, con bodegueros, viñateros, está muy, pero muy grave la situación".

Miles de trabajadores acusan la incertidumbre por la falta de precio, para el vino viejo y la uva nueva.

La cosecha que ya inició

Si bien se calcula que la cosecha fuerte en la provincia iniciará en unos 10 días admitieron que "algunas variedades, como las champañeras, ya inició, porque no necesitan los espumosos tanto grado y ya están listas esas uvas. Y las otras, como el Chardonnay, deberían ser levantadas desde el 10 de febrero en adelante", informó.

Y coincidió el productor con Rodríguez: "Acá si el Gobierno no sale a hacer una compra masiva, pero masiva, de vino, como esto en donde le han medito 50 mil trabas a la gente para que pueda vender su vino, no van a sacar el volumen que tienen que sacar y entonces el precio de la uva se va a tonificar. Para vender vino blanco me dijeron a ningún precio. Porque no hay vacija. Tienen mucho vino guardado. Con el mosto pasa igual. Gancia no está comprando", advirtió al referirse al principal comprador del jugo de la uva, concentrado o no.

"Esto está grave, esto no se soluciona con 50 millones de pesos. Se soluciona con 500 millones de pesos, pero que vengan ahora", repitió.

El costo de cosechar

Según el cálculo que están realizando los pequeños viñateros para cosechar unas 20 hectáreas de uva criolla, a un promedio de entre 200 y 300 quintales por hectárea hay que considerar unos seis mil quintales. Si se calcula un costo de unos 40 pesos por quintal ahí nomás se tienen 240 mil pesos para levantar unas 20 hectáreas de uva criolla y acarrearla hasta cualquier lagar de bodega.

A ello hay que sumarle el impuesto al tacho de uva (que por el momento no tiene precio) y otros de los que ya saben en el sector privado.