Mal para Mendoza: cayó el consumo de vino - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 6 Sep 2016

En julio, las ventas cayeron un 15%, baja que en el caso del consumo en botella aún es mayor, de 23% interanual, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Lo cierto es que  el consumo de vino argentino se redujo 10,35% en lo que va del año hasta julio, al sumar 5,22 millones de hecto litros. "Se aceleró la caída del consumo en julio, es muy preocupante. Afecta mucho la caída en botella abierta (en restaurantes y bares), lo que da una pauta de la crisis generalizada del consumo.  

Así, en un contexto general de caída del consumo, el vino vio subir más sus precios relativos que otras bebidas competidoras", comentó Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), una de las cámaras que nuclea al sector.

En julio, las ventas cayeron un 15%. 

En los últimos años, de buenas cosechas y con sobrestock, las uvas no habían ajustado prácticamente los precios, lo cual afectaba a los productores, en un contexto inflacionario. Ahora el vino genérico "aumentó más de 100%, de $ 3 a $ 5, después a $ 8 y algunos ya hablan de $ 12. No se trasladó así al consumidor, pero sí tuvieron que ajustar por arriba de la inflación", explicó.

Por envase, la caída de las ventas en julio fue de 22,95% en botellas, a 429.284 hectolitros; el porcentaje general fue atenuado por la menor baja de los vinos en tetra-brik, de 2,7%, a 330.642 hectolitros.

Entre enero y julio, la venta en botellas se redujo 8,75%, mientras que en tetra-brik disminuyó un 12,5%, según el INV.

"Estuvimos reunidos con el ministro de Agricultura (Ricardo) Buryaile para plantearle las problemáticas del sector. Además del mercado interno también cayó el externo. Años anteriores el consumo crecía levemente o al menos se mantenía. Es un año muy difícil", destacó Villanueva. Y agregó: "En restaurantes cayó 25% el consumo en el semestre. La gente sale menos a comer, las bebidas colas caen más que el vino; la gente restringe su consumo y al sector lo complica no tener siquiera los mercados externos como salida por el atraso cambiario".

De hecho, la exportación de vino cayó 10,7% en litros y 6,7% en dólares en los siete primeros meses del año, con respecto a igual período de 2015, por la pérdida de competitividad fruto de la fuerte inflación de este año, que dejó sin efecto el beneficio ganado en diciembre pasado, cuando se devaluó fuerte el peso contra el dólar.

"La industria vitivinícola está en una situación muy compleja". 

"Muchas empresas intentan mantener los mercados externos, porque es difícil luego recuperarlos. Por los altos costos internos, el tipo de cambio no tiende a recuperarse, sino a atrasarse. Es un círculo vicioso y una situación compleja. El regalo de fruta de productores en Plaza de Mayo expresa la crisis de las economías regionales, comentó Villanueva.

Sobre las expectativas en el futuro cercano, el gerente de la UVA no es muy optimista. "La industria vitivinícola está en una situación muy compleja, quizás en la más compleja de los últimos tiempos, destacó Villanueva.