Nuevo quincho: lo que no se dice de la crisis del vino, y la dura interna del PJ - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 1 Feb 2015Domingo, 01/02/15 atrás

El gordo preparaba el fuego en medio de una sensación tremenda de incertidumbre. Nada volvería a ser lo mismo después de la muerte de Nisman en la Argentina y de la espantosa reacción, egoísta y helada de la señora. Como peronista, Julián sentía una tristeza profunda por el papel penoso del peronismo en esta historia. –Pueden mostrar un video del fiscal metiéndose un tiro y nadie les va a creer… esa es la sensación que hay en la calle…- le dijo al Ruso, que miraba espantado unas cifras provisorias del INV respecto de las exportaciones y que iba a compartir en la mesa. El hombre de los negocios del grupete estaba paralizado del susto.

Julián había encendido las tablitas para cocinar “a la chapa”. Había dividido una enorme planchuela de acero en cuatro y puesto en una punta lomitos y chorizos bombón, en otra... unas cuantas verduras, en una más saltearía langostinos, camarones y mejillones con oliva y ajito picado, y en el último sector preparaba unos cortes de salmón. Bien variado y con pocos condimentos. La gracia de la chapa es usar tablitas con llama en lugar de brasas e ir sacando los cortes casi vuelta y vuelta. El Malbec Reserve del Marcelo Pelleriti ya tomaba aire sobre la mesa. El gordo y su amigo se sumieron en un silencio profundo, reflexivo y en algún punto incómodo.

En el cuadro que adorna la pared norte del quincho todo era actividad. Los querubines abrían los grifos y el vino barato y escurrido que no querían ni los rusos corría veloz por las acequias del cielo. Eternéstor miraba sin poder creer y el general le palmeaba el hombro, contemplativo, pensando en que ninguno de sus hijos había terminado de acomodar jamás esta bendita Argentina. Así estaba todo. Con la mecha corta y el fósforo demasiado cerca.

Los muchachos se fueron acomodando alrededor de la mesa mientras Julián ya retiraba del fuego el salteado de verduras y lo reemplazaba por unos pimientos, y servía los camarones, langostinos y mejillones ahumados y al ajillo. Un manjar. Después de varios días de silencio al respecto mientras empezaba el operativo “rescate” del gobierno, el Ruso contó algunas cosas de la industria madre.

-Miren muchachos… no anduvo… los precios no mejoraron nada y ahí están los excedentes. Yo les voy a decir una cosa, para afuera hablan de 200 millones de litros, pero el desastre es muchísimo mayor… algunos amigos me están diciendo que la cifra podría ser hasta cinco veces esa… se van a empernar unos 1.000 millones de litros de vino sobrante… ¿Qué precio va a mejorar?- comentó. Un “¡Uhhhhhhhhhhh!” de sorpresa recorrió la mesa. Hasta Giuliano, el tío anarquista, se sorprendió.

-Esto así no tiene remedio… mientras haya un porcentaje mayúsculo de bodegas y bodegones haciendo blanco de uvas blancas que nadie compra… esto va a ser así… y ni hablar de meterlo en el mercado interno… que también se cayó… y lo de la ley de edulcoración obligatoria es un problema. No pasa. Justo ayer un especialista me contó cómo el mosto, que se usa para jugos, no se debe de usar para las gaseosas porque les cambia el sabor. ¿Vos te imaginás a los tipos de la Coca Cola arriesgando el secreto más caro del mundo, porque acá tenemos uvas berretas que se producen a 300 quintales por hectárea tapando el esfuerzo, la reconversión, todo lo que se hizo durante años?- dijo el Ruso. Giuliano escupió en el piso. Era amante del viejo modelo Giol y cada vez que le hablaban de inversión privada se brotaba. El gordo intervino con lo que sabía.

-Es cierto lo que decís… por eso hay tantos “matices” entre las organizaciones del vino que están protestando y cuya unidad está atada con alambres. 

"No es lo mismo Bodegas de Argentina que algunos bandidos que hacen un vinagre que no se puede mandar a ningún lado".

-¿Y qué? Hasta el 2008 los rusos se compraban todo eso, incluso el que no llegaba a suficiente grado alcohólico- interrumpió Ludovico, mientras ponía unos mejillones arriba de una tostadita de pan casero.

-Vos lo dijiste, hasta 2008. Pero en la feria de Ámsterdam, venían los rusos y probaban el vino chileno y el argentino, blanco a granel, y compraban el chileno a 15 centavos de euro. El nuestro estaba casi a 70 centavos de euro haciendo mucho esfuerzo. El que compra a granel no mira mucho la calidad…- dijo Julián. Y agregó un dato. –Una de las bodegas importantes que exporta buena parte de su producción casi toda varietal, decidió no embotellar Malbec y meterlo a granel. Se tienen que sacar de encima como sea el vino. Un millón de litros… ¿Qué tal?- dijo el gordo. Los primeros salmoncitos ya salían de la chapa. Los había hecho con manteca, xilantro, tomillo, salvia y oliva. Un manjar. –El problema, es el de siempre. No toda la industria hace las cosas bien. Hay tipos que no pueden explicar el vino que tienen. Por eso el INV hizo hace unos años un “blanqueo” sin antecedentes. Hay tipos que te venden dos y tres veces el mismo vino, hay bodegones llenos de “estirado”. Es decir, pasan muchas cosas. Tantas, que hubo que reconocer incluso algunas delante de Cristina, antes de que estallase la bomba de Nisman…- dijo el gordo.

-¡Claro! En aquella famosa reunión donde los apretaron a los de la industria para que levantasen el paro a cambio de la ayuda, Cristina encaró por el lado de exportar con el subsidio de un peso por litro, y alguien se animó y dijo que el vino no tenía calidad de exportación. Imaginen la cara de la presidenta, los miraba a Kicillof y a Paco y Gioja. 

Les dijo en la cara que lo que faltaba ahora es que el gobierno tuviese que enseñarles a los bodegueros cómo hacer las cosas. Alguien más dijo en aquella reunión famosa que había que hacer vinagre para el mercado interno, y Cristina les contestó… “¿Pero… cuántas ensaladas nos vamos a tener que comer los argentinos con ese vinagre?” Y con el excedente real que dicen que hay, el ‘pedo’ es enorme en serio…- insistió el gordo, mientras colaboraba en bajar el stock de vino sirviendo generosas copas de Malbec. El Tío anarco contó algo que le había dicho un contratista de fincas:

-Las bodegas, si antes te compraban la uva, ahora te compran la mitad. De ese 50 %, te dicen “te pago el 30 % y el otro 70 % a elaboración” Esto quiere decir que te toman la uva, te hacen el vino y sólo si lo mueven alguna vez te lo pagan… y con eso ganan meses de plata que para los productores es guita en el aire- soltó, cortando el Malbec con soda y hielo. –Y además es cierto que se fomenta la uva popular… todavía te dan créditos para palos y alambres en unos viñedos espantosos…- confesó, tras lo cual se puso realmente colorado. El Ruso puso algo de claridad.

-Lo primero que les digo es que el lobby de Ledesma contra la ley de edulcoración es enorme. Esa ley no sale. Los tipos manejan también la fructuosa de maíz, insumo base del edulcorante líquido. Salvado el punto, vamos a los números que me pasaron del INV, exportación de 

diciembre de 2014 a diciembre de 2013. Los vinos a granel sin identificación de varietal se cayeron 80 % en volumen de año a año y 60 % en dólares. Por eso los tipos están al horno. Los varietales cayeron 11 % en volumen y 8 % en dólares. El total de vinos cayó 30,10 % en volumen y en dólares 13 %. El mosto promedió caída de 25 % en volumen y 17 % en dólares. Y todo eso con aumento de costos que del 2008 hacia acá fueron temibles. Por eso la industria está tan mal. Pero por razones distintas. La producción a granel de un vino malo que nadie compra, ni rusos ni chinos, y cuyos viñedos nadie reconvierte ni erradica, y por el otro, la macroeconomía en contexto de dólar bajo y alta inflación y corridas de costos, de un vino cuyo precio no podés aumentar porque te ganan España, Chile, Australia. Es muy grave la situación y si no ha explotado peor es porque muchos tipos están haciendo grandes esfuerzos para que no se prenda fuego todo…- contó. Y repartió por Face el documento que había visto.La mesa hizo silencio.

-Los bodegueros se llenaron de guita durante años y nunca dijeron nada de todo esto…- dijo Giuliano.

-Tenés toda la razón tío… pero te invito a que pierdas guita año a año en cualquier negocio en el que veas que todos tus competidores te van a ganar por varios años más. Es muy grave la situación…- explicó. Otra ronda de Malbec sombrío para bajar el stock, y la mesa cambió de tema.

TODOS UNIDOS TRIUNFAREMOS

-¿Qué les parece lo de Miriam Gallardo a la Corte?- preguntó el Omar, el radical-radical-radical que habla con todos y que había permanecido en silencio, en tono especulativo.

-Es una gran compañera, prolija, un cuadro militante importante… es seria… y dentro de lo que es hoy el PJ pertenece a un sector de mucho peso…- dijo el Gordo, sin comprometerse demasiado. Ludovico, reconvertido al PRO y en campaña, explotó.

-¡Gordo… déjense de joder… la república está velando a un fiscal de la Nación que nadie puede explicar cómo se murió, lo mataron o se mató o lo obligaron a matarse, después de haber denunciado al gobierno, y seguimos con los jueces militantes! ¡No señor… que pongan un jurista intachable… no partidario…! Miriam es una gran piba, pero acordate que en 2011 ni en la junta electoral pudo estar por ser la apoderada del PJ. En Buenos Aires en la pelea por reemplazar a Zafaroni se lo van a comer crudo al militante abogado, ese chico Carlés, por kirchnerista y por sus expresiones de militancia! ¡Está… mal… la Argentina no está como para eso, y menos como para que repartan… No señor… basta… pongan a un juez intachable, a un abogado incuestionable que sepa, y listo…! ¡Dejen de repartirse las cosas en la banda interna!- gritó.

-Ché… que a nosotros no nos dieron nada…- dijo el Omar.

-Lo dice porque los azules se quedan con el cargo en la Corte, al kirchnerismo duro le damos la vacante en el Tribunal de Cuentas, y a la Corriente el Fiscal de Estado, que va a ser el Fernandito Simón, que pudo ser Paquista y se lo llevó la Corriente Peronista. Pero el reparto interno es obligatorio por lo siguiente: todos estos cargos se eligen con mayoría simple del Senado. Ahí el PJ necesita los 19 votos que tiene con los aliados, más el de Ciurca. Entonces, no queda más remedio que acordar adentro…- explicó el gordo con lógica pejotista.

-¿Cómo está lo de Guaymallén?- preguntó el Omar.

-Muy complicado en serio. Se lanzó Elizalde con datos que son importantes. Hubo mucha gente, mucho peronismo real, lo que fueron podían aportar cosas, hizo un discurso que por momentos el Guillermo parecía un opositor, y contó con el apoyo de dos ex gobernadores muy peso pesado del PJ. Estuvo el Arturo Lafalla y el Pilo Bordón mandó una adhesión. Esas cosas valen mucho en el código interno, en el idioma del peronismo. Hubo varias instituciones… la UVA, el CEM, qué se yo… Estuvo muy interesante en cuanto a que se presentó un plan de gobierno pero también en lo político.

-¿Y Lobos?- preguntó el Ruso.

-Va a jugar y sigue manteniendo el apoyo del PJ. Pero no pega una. Encima de las denuncias de corrupción, los matones que tiene van y aprietan a unos pibitos radicales que repartían volantes, los cachetean, los insultan… algunos eran chicos de secundaria… es atroz… y encima, fíjate a quién se parece uno de los agresores, el de atrás…- dijo el gordo, y mostró la foto que andaba circulando en el WhatsApp de todo el departamento.

-¿A ver?- Ché pero este no es… ¿No es Lucas?

-¿Viste cómo se parece? Dicen que sí, pero hay que ver… si se confirma, es un escándalo mayúsculo…- dijo el Gordo.

-¿Y quién más fue a lo de Elizalde?

-Y… Diego Martínez Palau, Germán Ejarque, Totó Tobares que va por la Capital, Sergio Villanueva (UVA), Ivo Salamunovich, Rolando Baldasso… la gente está hinchada las pelotas de la corrupción. Por eso hubo quienes dieron funcionarios honestos con sueldos también honestos, una gestión humanizada….

-¿Y el ‘pelado’ Abraham?

-Noooooo el Pelado está armando a full pero aún no se decide. La verdad es que está con dos sondeos. Uno es una encuesta para ver la intención de voto real del departamento, no te olvides que en la UCR hay como cinco candidatos. Y además está el del PRO y los tres peronistas incluyendo a Lobos. Y también anda con un sondeo personal, hablando uno por uno con amigos y adversarios, menos con Lobos. Ahí el diálogo está totalmente cortado.

-Están analizando Guaymallén como caso aislado. Acá si no se comprometen Paco y Ciurca y el candidato a gobernador, el que sea, están al horno, más el contexto nacional…. Está difícil…- dijo el Omar.

-Es cierto…- coincidió Julián. –Por eso los compañeros están preocupados y laburando, a ver si se puede presentar una candidatura que no tenga que ver con la corrupción y el apriete…- dijo, tras lo que los muchachos brindaron por la democracia y las buenas costumbres republicanas

Después del café y de la torta helada de limón y chocolate, los amigos se perdieron calle abajo en la calurosa noche mendocina.

-Gordo…. ¿Qué sabés de los radicales?

-Que los que están felices, lo expresan, y los que no, se la aguantan. Te tiro una novedad. El Enrique Vaquié, que se bajó en la semana de la carrera a gobernador, va a ser el jefe de campaña de Cobos…

-Uh… no sé si llamarlo y felicitarlo o darle el pésame… qué ensalada dura tiene la UCR a nivel nacional…

-Sí… es cierto… y lo que es cierto también es que en muchos departamentos habrá PASO a full, sobre todo donde no son gobierno menos en Capital, donde varios le quieren pelear al Rody, que va primero comodísimo. Pero anotá: El Eduardo Giner va a ser candidato en Tunuyán. Daniel Orozco, que es médico, en Las Heras. En San Martín capaz se jueguen una carta fuerte con el Luis Petri, que lo está pensando. En Luján hay interna entre el “Cholo” Marianetti y Roberto Infante, pero ahí el que mide es De Marchi. Sergio Dragoni, otro médico, quiere ser intendente de Maipú… también Néstor Majul, y en la UCR hay un póker de cinco, o “re-poker” si te gustan las cartas: Lorena Meschini, Marcelino Iglesias, Pablito Narváez que le dan manija desde las propias usinas de Lobos, porque es de los “amigos de los amigos”, Víctor Scataregia que no sé qué hará porque no mide, el Fabián Manzur con su lista de emprendedores, pibes y comerciantes que se comieron el apriete de la patota… Hay varios…

-¿Y alguno puede ganar, de todos estos?

-Mirá, la Argentina está tan rara que acá puede pasar cualquier cosa. Las opciones son tres: o viene la ola de cambio y se lleva puesto todo, o los compañeros que puedan salvan los territorios, o con Scioli se salvan todos…

-Bueno… decidite…

-¿Estás loco? Esperemos al cierre de listas, a fin de mes, y vemos.

-¿Y con el malhumor, y con la vitivinicultura, y con la metalmecánica, y con los proveedores, qué hacemos?

-¿Y vos, me preguntás a mí? Vayan y pregúntenle a Kicillof, que acá el problema, son la inflación, el cepo, el tipo de cambio y la falta de competitividad. Lo demás… se arregla…

-Tenés razón…-

Y así, dicho lo último, desaparecimos en el sentido estricto de la palabra.