Cómo terminar con la quiniela clandestina en Mendoza - Mendoza Post
Sábado 3 Sep 2016Sábado, 03/09/16 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

El 28 de junio pasado, el gobernador de Chaco, Domingo Peppo ratificó públicamente el compromiso asumido, tanto por la Policía de esa provincia como por la Municipalidad chaqueña de Charata para avanzar contra los banqueros de la quiniela clandestina y otras modalidades de juego ilegal.

“Pedimos a la gente que siga acompañando a la Lotería, porque sólo el juego legal permite realizar obras, como polideportivos, natatorios, plazas; y aportar en forma directa a la salud, la educación, el turismo, la cultura y el deporte”, remarcó el mandatario provincial.

Peppo suele mostrarse junto al presidente de la Lotería Chaqueña, Oscar Brugnoli, quien lo acompaña codo a codo a la hora de avanzar contra los impulsores del juego ilegal.

El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, de frente contra los quinieleros clandestinos

De hecho, cuando uno lee los diarios de esa provincia suelen aparecer noticias de operativos que se hacen semana tras semana y que permiten desbaratar algunas de sus “células”.

Por caso, horas antes de que Peppo hablara sobre ese tópico, la policía había desmantelado una banda de quiniela clandestina en General Pinedo, que terminó con tres personas detenidas.

Un par de meses antes, la Policía chaqueña detuvo en pleno centro de Resistencia a otro levantador de quiniela clandestina. En su poder llevaba anotaciones de apuestas y la suma de $1.109 en efectivo.

¿Cuántas noticias de similar tenor pueden leerse en Mendoza? ¿Cada cuánto se detiene a algún quinielero clandestino? Ciertamente, en la provincia, en los últimos diez años, los casos que se hicieron públicos son contados con los dedos de una mano.

En ese contexto, ¿por qué en Mendoza no se puede replicar lo mismo que ocurre en Chaco? ¿Por qué no se puede terminar en la provincia con el juego ilegal?

Si pudo la Lotería de Chaco... ¿por qué Mendoza no?

Lograrlo no sería nada complicado, habría que repetir lo mismo que hicieron los funcionarios chaqueños, principalmente actuar con voluntad política y sobre la base de una legislación que permita penalizar duramente a los que intentan avanzar en el juego clandestino.

En Chaco lo lograron sobre la base de la ley 4.930 que refiere a las normas para el juego de azar. Para mensurar la dureza de las sanciones basta leer el artículo 12, que asegura que “el que participe de cualquier modo, ya sea adquiriendo u ofreciendo jugadas prohibidas, será sancionado con arresto de hasta ciento veinte días o multa de hasta treinta remuneraciones mensuales mínima, vital y móvil”.

A su vez, el artículo 13 de la misma legislación advierte que “el responsable, ya sea en carácter de dueño, banquero, administrador, organizador, director o aquellos que haciéndose cargo de las apuestas y del pago de eventuales premios, exploten algún juego prohibido, cualquiera sea su naturaleza, será sancionado con arresto de hasta ciento ochenta días o multas de hasta cincuenta remuneraciones mensuales mínima, vital y móvil”.

Ver además: Cómo es el negocio de la quiniela clandestina en Mendoza

Al mismo tiempo, el artículo 15 refiere que, “cuando alguna de las contravenciones previstas en la presente ley fuere cometida por un concesionario, agente o subagente de Lotería Chaqueña, se le aplicará además de las sanciones previstas en los artículos precedentes, la inhabilitación perpetua para desempeñar esa actividad”.

Capitanich fue el primero en desmembrar el juego clandestino en Chaco

La frutilla del postre la aporta el artículo 16: “Los funcionarios judiciales, policiales o personal de Lotería Chaqueña a quienes se probare complicidad o participación en los juegos prohibidos por esta ley, serán pasibles de las máximas sanciones previstas en la presente, como asimismo la exhoneración e inhabilitación para el ejercicio de empleo público”.

Como puede verse, la legislación contra el juego clandestino en Chaco es durísima. Si a ello se suma la conjunción de voluntades que se unen a la hora de avanzar con ese flagelo, se puede entender por qué logró mermar la quiniela trucha en esa provincia hasta desaparecer casi por completo.

Ver además: Así es el negocio de la quiniela ilegal en Mendoza, parte 2

“Hay mucho trabajo de inteligencia, que se suma a la voluntad de acabar con los clandestinos. Eso nos permitió acabar con una parte importante de la cadena, los banqueros”, reveló al Post el extitular de la Lotería chaqueña, Dario Kolhi. Se trata de quien dio impulso a la lucha contra el juego ilegal en esa provincia.

“Lo que hacemos son allanamientos simultáneos y trabajamos con los Juzgados de Garantías; también con los efectivos de la División Drogas Peligrosas y personal de las Comisarías locales”, añadió.

El senador mendocino Marcelo Rubio presentó un proyecto de Ley, pero nadie le da importancia

En conversación con este diario, Kolhi destacó que, aparte de la determinación judicial y la decisión institucional, lo que más ayudó a terminar con el juego clandestino fue “el compromiso evidenciado por la sociedad chaqueña”.

Ello en virtud de que los vecinos de Chaco pueden sumar su colaboración y realizar sus denuncias en forma anónima y confidencial a través de la línea 0810-888-5684.

¿Y Mendoza?

En la provincia, la cuestión es harto interesante: el Post pudo encontrar —y revelar— algunos de los circuitos y modalidades de la quiniela clandestina ilegal, pero no así los sucesivos gobiernos locales.

Peor aún: existe un proyecto de ley que duerme el sueño de los justos en la Legislatura mendocina. Fue presentado por el senador de la UCR Marcelo Rubio.

Rubio también busca modificar el Código de Faltas

En sus considerandos, el documento explica algo que debiera poner los pelos de punta a más de uno: “En la actualidad, el juego ilegal sólo es considerado una contravención o falta, con penalidades de escasa cuantía (…) lo que ha llevado a encender la alarma acerca de un verdadero vacío legal con relación a la materia”.

El mismo proyecto advierte: “Es útil recordar que cuando entidades que nuclean a agencieros oficiales promovieron denuncias -e incluso algunos magistrados iniciaron procesos- contra explotadores de juego ilegal sobre la base de la figura de la evasión fiscal, la Justicia federal determinó en última instancia que no podía haber evasión tributaria en una actividad ilegal”.

Ver además: Documentos que muestran cómo opera la clandestina en Mendoza

¿Cómo es posible que ocurra semejante disparate en Mendoza? ¿Por qué no se avanza, no solo en la aprobación del proyecto, sino además en la lucha contra el juego ilegal de una vez y por todas?

Rubio impulsa la creación de una unidad especial

No se trata de algo reciente o novedoso, sino de un fenómeno que viene de arrastre en las últimas décadas. Sucesivos gobiernos optaron siempre por mirar hacia otro lado, sin meterse de lleno en la problemática. ¿Cómo se explica?

En los últimos meses, el Post ha revelado varias puntas de las cuales se puede tirar y lograr desmantelar el juego “trucho”. Es todo lo que puede hacer el periodismo. La pelota ahora está del lado del oficialismo de turno. Habrá que ver qué hace de acá en adelante.