Domingo 28 Ago 2016Domingo, 28/08/16 atrás
porHernán Morales
Redacción Post

En 1964, Manuel García Ferré creó a uno de sus personajes más icónicos: Anteojito, un niño muy curioso e inteligente que educó a generaciones de niños argentinos hasta su "muerte" en 2001.

Los temas escolares de la revista Anteojito se convirtieron con rápidamente en un verdadero referente por su contenido escolar de calidad y sus páginas de humor y entretenimiento por el que desfilaron inolvidables personajes.

La revista costaba $3,90.  

Debido a la crisis económica de la Argentina en el año 2001, la revista dejó de publicarse luego de 37 años de permanecer en los kioscos del país. Tuvo en total 1925 números publicados.

Estos fueron algunos de los inolvidables personajes que cumplieron su objetivo al pie de la letra: entretener y educar de una forma sana y divertida.

Pi-Pío

Se trata de un pollo que ejerce como sheriff en el pueblo de Villa Leoncia y persigue del bandido Paco-Pum con la ayuda de su caballo Ovidio y el científico Calculín.


Hijitus

El superhéroe argentino por excelencia que lucha contra las maldades del Profesor Neurus o la Bruja Cachavacha.

Ayudado por Oaky, un bebé algo caprichoso, Pichichus, su fiel perro y Largirucho, su torpe amigo con un corazón de oro. 


Pelopincho y Cachirula  

Era una serie de cómic creada por el historietista uruguayo Fola y narraba las ocurrentes aventuras y disputas de una pareja de niños, el ingenioso y algo torpe Pelopincho, y la irascible Cachirula. 


Trapito

Se trata de un espantapájaros viviente, el cual permanecía sumido en la tristeza a causa de su falta de ilusiones. Por eso siempre aparece acompañado de su amigo Salapín, un gorrión que salvó una noche tormentosa y que fue asignado por el Patriarca de los Pájaros como su "ilusión". Es ahí donde su estado anímico cambia siendo uno de los personajes más populares de García Ferré. 

Tuvo su propio suplemento, con cuentos clásicos dirigido a los más chicos.


Anteojito y Antifaz

Contaba la historia de un curioso niño que con la ayuda de su tío resolvía misterios. En 1972 protagonizó un largometraje de dibujos animados con los personajes de su revista, llamada Mil intentos y un invento, convirtiéndose en el primer largometraje argentino de dibujos animados, y el primero premiado internacionalmente.


Coco y Cilindrina

Coco Bochotesta es un barrendero de la ciudad de Buenos Aires cuya vida cambia para siempre cuando encuentra a Cilindrina, una dañada motocicleta extraterrestre que funciona a "electroconciencia". 

Tras ser reparada por el ex campeón mundial Don Ferro, Coco y Cilindrina viven mil aventuras en los lugares más disparatados de la Tierra y del espacio exterior.