¡Qué mala suerte! Perdió 21 millones de dólares por 7 segundos - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 31 Ene 2015Sábado, 31/01/15 atrás

Sólo 7 segundos transformaron la vida de un canadiense, que compró un boleto de lotería que fue premiado con 21 millones de dólares. Pero como la máquina imprimió el ticket con un pequeño retraso, Joel Ifergan aún no puede cobrar.

Ifergan solicitó su boleto justo antes de las nueve de la noche, cuando se cumplía el plazo para jugar. Pero la máquina lo imprimió siete segundos después de esa hora. Por eso se le negó la posibilidad de cobrar el premio.

El hombre argumenta que en realidad él compró el billete antes de las 21 y que las máquinas de lotería en Quebec -donde él jugó- son más lentas que en el resto del país. Sin embargo, la Corte Suprema de Canadá resolvió este jueves que Ifergan compró el boleto ganador demasiado tarde.

Ya pasaron siete años y el hombre asegura haber gastado cerca de 100 mil dólares en el proceso judicial

Ifergan aseguró que estuvo a punto de sufrir un infarto de corazón cuando pensó que había ganado y que planeaba dar parte de su dinero a obras de caridad.

"Estoy muy decepcionado por la decisión. No es por el dinero", dijo Ifergan tras conocer la sentencia.

A pesar de perder la demanda, Ifergan dice que seguirá jugando a la lotería

Un caso tan complejo como increíble

El 23 de mayo de 2008 Ifergan fue a una agencia y compró dos tickets del Super 7, una de las populares loterías de Canadá. Llegó a las 20:59, un minuto antes del cierre de venta para el sorteo.

El primer billete salió impreso con la hora “8:59 pm” y válido para el sorteo del 23 de mayo, pero el segundo, por retrasos de la máquina para procesar la compra, salió a las “9:00 pm”, y por ende, válido para el sorteo de la siguiente semana.

"Si hubiera comprado esos boletos en cualquier otro logar de Canadá, me habría convertido en millonario hace siete años" 

El vendedor explicó la situación a Ifergan y le preguntó si quería quedarse con ese segundo ticket o prefería devolverlo. El hombre lo aceptó.

Los astros se alinearon y para sorpresa del hombre esa noche salieron los números que tenía su segundo billete, aunque el recibo decía que era válido para la próxima semana.

Eso desató un fuerte proceso legal que llevó a Ifergan hasta el máximo tribunal del país. Según sus argumentos, hizo la compra antes de la fecha límite y el retraso no fue responsabilidad suya, sino del sistema de Loto-Québec que emite el boleto y que tarda 10 segundos en procesarlo.

Pero en su contra tiene el hecho de que el vendedor le aclaró que el segundo billete era para el próximo sorteo.

Esa noche del 23 de mayo de 2008 otra persona también seleccionó los números ganadores, por eso Ifergan cree que tiene derecho a por lo menos la mitad del premio.

Fuente: BBC y Noticias Montreal