Luján y Guaymallén: Qué hace el PJ donde puede perder las elecciones - Mendoza Post
Jueves 29 Ene 2015
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

-En todos los escenarios, López Puelles pierde contra Omar De Marchi. El único del PJ que puede hacer fuerza es Omar Parisi…-

Palabras más o menos, éste fue el mensaje que Francisco Pérez “bajó” al gabinete el martes en la calurosa tarde noche mendocina, compartiendo datos de una encuesta con sus colaboradores. En Luján las elecciones están complicadas para el peronismo aunque el actual intendente Carlos López Puelles se tiene fe e irá por la reelección con el apoyo de la Corriente Peronista. “Es nuestro candidato” insistió ayer una fuente del sector, aunque saben que las mediciones no favorecen al jefe comunal.

Pero parece que en el gobierno tienen planes distintos para Luján de Cuyo. Y el titular del Instituto Provincial de la Vivienda Omar Parisi contaría con el apoyo del gobernador aunque hay que pasar el filtro de la interna. Parisi ha sido importante en el gobierno de Paco, que contabiliza las viviendas de a una y las comunica en la cartelería pública.

Luján es un departamento estratégico, el séptimo en cantidad de electores por detrás de Guaymallén, San Rafael, Godoy Cruz, Las Heras, Maipú y Capital. Pero tiene el peso político de su gran población de clase media, y la influencia de Chacras de Coria, donde el porcentaje de “funcionario por metro cuadrado” y de empresarios y cuadros altos de empresas y bodegas es superior al de cualquier departamento. 

No es bueno perder Luján para ningún partido que quiera disputar la gobernación.

Como sea, allí el asunto es que el ministro de infraestructura Rolando Baldasso, quien aspiraba a competir por la intendencia, ya no cuenta. No mide. 

López Pueles y Paco en una inauguración.

López Puelles se jugará su permanencia sí o sí y Omar Parisi está esperando definiciones. Tiene ganas de competir en nombre del peronismo, su nueva casa donde ha conseguido una buena habitación y baño en suite, ropa de blanco fresca todos los días, desayuno y vista a las montañas, pero donde no tiene permiso para abrir la heladera y ver qué hay de comer. Por lo pronto, está “armando” el juego con muchas colectoras. Según parece son varios los dirigentes ya sea del PJ o algunos “gansos” que estuvieron con él cuando fue intendente demócrata que están dispuestos a tenerle la vela, pero que no quieren apoyar a López Puelles.

Omar Parisi ya está "armando".

La candidatura de Parisi encaja en un plan mayor de Paco: tener candidatos propios a intendente donde el PJ no es gobierno o donde se corre serio riesgo de perder, como en Luján y Guaymallén.

Ambos departamentos suman casi el 25 % de los electores de la provincia.

Serán importantes las opiniones de Carlos Ciurca y de Adolfo Bermejo si es que el senador nacional termina siendo candidato a gobernador. A Ciurca le entusiasma que haya muchos candidatos en los departamentos de cara a las PASO, pero para fragmentar y no correr riesgos. Si participan muchos, es más fácil que ganen los jefes territoriales. Pero si polariza, el riesgo aumenta. La Corriente perderá influencia comarcal si López Puelles pierde en las PASO con Parisi. Y Bermejo no querrá que le cuelguen peso muerto en su boleta si termina siendo candidato a gobernador.

Igual, el asunto en Luján es que el candidato que más mide es Omar De Marchi, ex intendente y ex diputado nacional por el PD. No se sabe si querrá repetir en la intendencia. Ha dicho muchas veces que busca desafíos mayores. Y la alianza con Cornejo, siempre que el massismo no meta la cola y se rompa todo, podría reportarle una banca en el Congreso. A la luz de las encuestas, reconstruir en Luján es una opción para De Marchi y le daría un intendente a Mauricio Macri, si derrota al peronismo en su departamento.

GUAYMALLEN

El problema de Guaymallén es más delicado. Una encuesta que hombres del oficialismo tienen bajo siete llaves asegura que Alejandro Abraham, Luis Lobos y Guillermo Elizalde –en ese orden de intención de voto- reúnen entre los tres cerca de un 45 % de la adhesión de los electores, y que el departamento “es peronista” y hay que confiar en ese voto. Pero en las últimas elecciones, la UCR arrasó también en Guaymallén con la lista de diputados nacionales que encabezó Cobos. La ventaja fue de 18,5 puntos en las candidaturas a legisladores provinciales y el FPV no llegó al 28 %. En las otras categorías la ventaja radical fue mayor. Y encima, juega duro la Izquierda.

Alejandro Abraham, Rubén Miranda y Luis Lobos, antes de la Vendimia de Guaymallén.

El dilema del PJ es que el intendente Lobos -que tiene el apoyo del aparato provincial de la Corriente con Carlos Ciurca a la cabeza- no mide bien, básicamente por las denuncias de corrupción que pesan sobre él. Estas causas –lavado, evasión y enriquecimiento ilícito- impulsadas por el FIT en la Justicia tendrán movimiento en febrero y marzo y la campaña será más cuesta arriba aún. Por eso una parte importante de las 12 “tribus” del PJ guaymallino han empezado a “comerle la cabeza” a Alejandro Abraham para que baje al territorio a dar pelea. El ahora diputado nacional y ex intendente le dice a todo el mundo que “no” pero su gente está armando y esta noche tendrá una nueva reunión.

Guillermo Elizalde, el ministro de Tierras, presentará el sábado un plan de gobierno para Guaymallén pero sin candidato. Esperará a ver qué pasa con Abraham. A Elizalde le entusiasma ir a unas PASO pero de tres y no de dos, y si es de dos, que sea contra Abraham y no contra Lobos. No quiere recibir condicionamientos territoriales para enfrentar a Lobos. Esto es, que Abraham le termine colonizando las listas, sabiendo además que si pierde las PASO contra el grupo municipal, después le van a “pasar la máquina” por encima y quedará a un costado.

Elizalde parece decidido a jugarse.

El justicialismo confía en el carácter “peronista” de Guaymallén. Pero no han revisado el archivo. En los últimos 17 años han perdido contra Cobos, Iglesias, Aldo Giordano, y hasta Adolfo Rodríguez Saá. 

El de Guaymallén es un voto urbano muy extendido y también rural, con todos los niveles socioeconómicos. Y muy volátil.

Algo es seguro. Si e peronismo pierde Guaymallén puede despedirse de retener la provincia. Sería muy difícil. La ventaja del PJ es que la oposición está atomizada. Marcelino Iglesias (UCR) es por ahora el que más mide con la ayuda de Cobos, pero habrá más candidaturas radicales, y también está en la grilla el macrista Gabriel Ferrari como opción. De cualquier modo, el panorama es menos claro que en Luján, pero también más arenoso para el peronismo.

LA PROVINCIA

Hay dos ministros que siguen corriendo por la candidatura a gobernador. El ministro de Salud Matías Roby estuvo dos veces con el consultor Mario Riorda en los últimos días. El cordobés se habría entusiasmado con el perfil del explosivo médico traumatólogo. Y Roby habría pedido una sola cosa: no quiere que en la campaña le hagan decir “pelotudeces”, un concepto que incluye desde las típicas frases hechas vacía de contenido de toda campaña, hasta tener que ocuparse de sostener lo indefendible.

Este fin de semana Matías Roby estrenará spots que fueron concebidos para las redes sociales y se verán profusamente con promociones en Facebook y Twitter. 

El otro en carrera es el ministro de Transporte Diego Martínez Palau, que vino tonificado de su reunión con Florencio Randazzo la semana pasada. Por supuesto, no hay que olvidar al kirchnerista Guillermo Carmona aunque el sector más afín a la presidenta sufrirá los coletazos electorales del Caso Nisman. Los habrá con seguridad. Menos riesgo en este sentido corre el peronismo “duro”, que tuvo la fortuna de adelantar las elecciones.

Martínez Palau 

en una producción 

para el Post

¿Competirán Roby y Martínez Palau si hay un acuerdo provincial y el PJ cierra filas en torno a un solo postulante antes de las PASO, que no sea alguno de ellos? Casi imposible. Ninguno de los dos tiene estructura como para semejante aventura.