Post: Mendoza PostSábado 6 Ago 2016Sábado, 06/08/16 atrás

Olivia Sievers trabaja como azafata en la aerolínea Lufthansa desde hace 20 años y cada vez que pasa unos días en Buenos Aires se aloja en el hotel Hilton de Puerto Madero.

Después de varios trámites y meses Olivia y Rubio llegaron a Alemania.

La vida en esa profesión puede ser un poco solitaria por los viajes y los destinos siempre inciertos pero el amor no conoce de límites y así fue como Rubio y Olivia se conocieron.

La azafata llegó al hotel y encontró a un perro abandonado en la puerta. 

Se encariñó al instante, le hizo mimos y hasta le improvisó una cucha con las mantas de los aviones.


"Muy feliz en el jardín", escribió Olivia en la publicación de Facebook.


Al día siguiente salieron a pasear y pasaron varias horas juntos. Luego se despidieron y ella subió al avión que la llevaría de vuelta a su país natal, Alemania.

Una tarde, su trabajo la llevó de vuelta a Puerto Madero y ahí estaba Rubio, esperándola en la puerta del Hilton. Olivia se comprometió con el bienestar de Rubio y llamó a la Asociación Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables para encontrarle un hogar.

Pero su acción fue inútil. La Asociación lo llevó un hogar transitorio para él pero se escapó y luego encontraron a una persona interesada en adoptarlo pero tampoco funcionó. Él quería quedarse con su amiga europea.

Finalmente Olivia decidió llevárselo a su hogar germano donde el Rubio compartirá un enorme jardín con otros dos canes.

Rubio ya tiene nuevos amigos