Mirá los tráilers de las competidoras de Relatos Salvajes - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 28 Ene 2015

Estos son los films que irán cabeza a cabeza en el camino al Oscar a mejor película extranjera junto con la cinta argentina “Relatos Salvajes”: “Leviathan”; “Tangerines”; “Ida” y “Timbuktu”.

El 22 de febrero se llevará a cabo la ceremonia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood y la Argentina podría conseguir su tercera estatuilla dorada en la mencionada categoría.

El diario La Nación publicó cuáles son las producciones que darán pelea:

#1 Leviathan

País de origen: Rusia

Director: Andrey Zvyagintsev

Protagonistas: Aleksei Serebryakov, Elena Lyadova, Vladimir Vdovichenkov y Roman Madyanov

La historia: el excelente recorrido que emprendió Leviathan tuvo su primer gran paso en el Festival de Cine de Cannes, donde la película de Andrey Zvyagintsev ganó el premio a mejor guión, al tiempo que compitió por la preciada Palma de Oro. Posteriormente, el segundo paso lo dio en los Globos de Oro, donde se alzó con el galardón a la mejor película extranjera haciéndole un poco de sombra a Ida, que hasta el momento es la candidata a vencer. Leviathan se centra en la puja que entabla Kolia, el dueño de un taller mecánico ubicado en un pueblo al norte de Rusia, con Vladim, el alcalde de dicho lugar. ¿El objetivo? Conservar tanto el mencionado taller como su casa, en la que convive junto a su esposa y el hijo de esta, mientras Vladim se vale de todos los recursos que están a su alcance para privarlo de su permanencia en el lugar. Sin embargo, Leviathan demuestra ser mucho más que el relato de esa contienda cuando habla de la necesidad de aferrarse a la belleza del micromundo al que sentimos pertenecer.

#2 Tangerines

País de origen: Estonia

Director: Zaza Urushadze

Protagonistas: Lembit Ulfsak, Elmo Nüganen, Mikheil Meskhi, Giorgi Nakashidze y Raivo Trass

La historia: así como en la categoría principal de mejor película siempre aparece una producción pequeña que logra estar a la par de films con mayor respaldo (léase: Whiplash), en este rubro frecuentemente se produce un hecho similar. Este año, la película que encontró su lugar en el quinteto, expulsando en consecuencia a la aclamada Force Majeure,fue Tangerines de Estonia. El enfoque que hace Zaza Urushadze de la guerra en Abkhazia funciona en dos niveles. Por un lado, el director se mueve en la parte oscura y potente del asunto, sin escatimar en duros golpes de efecto que no presagian un buen final. Por el otro, se vale de una poética casi bucólica, retratando un momento tan simple como lo es la cosecha de mandarinas (de ahí proviene el título del film). Urushadze focaliza tanto en ese hombre estonio (Ivo, interpretado por Lembit Ulfsak) que toma la decisión de quedarse en la provincia georgiana a pesar del contexto que lo circunda, como en los soldados (que además son rivales entre sí) a los que deberá cuidar ante los embates de la guerra. Así, Tangerines presenta esa clase de estructura narrativa donde los momentos de silencio y sutileza operan como preludio a situaciones mucho menos esperanzadoras y mucho más irreversibles.

#3 Timbuktu

País de origen: Francia, Mauritania

Director: Abderrahmane Sissako

Protagonistas: Ibrahim Ahmed, Abel Jafri y Hichem Yacoubi

La historia: ¿qué pasa cuando un hecho súbito que dura segundos termina confrontándote con un mundo del que te pensabas ajeno? Esta premisa disparó un sinfín de películas extraordinarias, como The Loneliest Planet de Julia Loktev y la ya mencionada Force Majeure de Ruben Östlund.Timbuktu, si bien no puede ser reducida estrictamente a ese planteo iniciático, está relacionada con cómo una circunstancia puede producir un imparable efecto dominó. Un hombre llamado Kidane (Ibrahim Ahmed) vive en Timbuktu junto a su familia, y se mantiene alejado de cualquier clase de conflicto producto del control de los fundamentalistas islámicos. Su existencia está limitada por ese régimen en detalles como la prohibición de la música y el fútbol, pero su entereza le permiten amoldarse al sistema sin sobresaltos. El giro se produce cuando un pescador ataca a una de sus vacas y Kidane accidentalmente lo mata, exponiéndose así a los dictámenes rígidos del contexto del que forma parte. Pocas veces el terror estuvo mostrado de manera tan brillante, puesto que el realizador Abderrahmane Sissako se basa en simples pero poderosas imágenes, como esas calles desiertas que alimentan la sensación de alerta propia de la calma que anticipa la tormenta.

#4 Ida

País de origen: Polonia, Dinamarca

Director: Pawel Pawlikowski

Protagonistas: Agata Kulesza, Agata Trzebuchowska y Dawid Ogrodnik

La historia: si uno mira My Summer of Love y posteriormente Ida, difícilmente se pueda creer que un mismo realizador sea el responsable de dos películas tan contrapuestas. Sin embargo, hay algo que eventualmente las hermana: Pawel Pawlikowski sabe cuándo hay que apelar al color más saturado, a la inconsciencia y a un cierto aire kitsch (como se puede apreciar en aquel film de 2004 de donde surgió una ya consagrada Emily Blunt) y cuándo el relato amerita austeridad y minimalismo. Es decir, lo visual entra siempre en comunión con lo narrativo. En Ida, el director no solo da un salto al blanco y negro sino que también modifica el formato (el 4:3, como ya destacábamos en esta nota) para retratar el convulsionado rito de pasaje que emprende Anna/Ida, una joven monja que descubre su pasado familiar a días de asumir sus votos. Pero esta película excede ese recorrido personal y, mediante el personaje de la tía de la protagonista (la sublime Agata Kulesza), alude al choque de creencias, de formas de ver la vida y de modos de lidiar con las consecuencias de la guerra. Ida es la gran favorita a ganar el 22 de febrero, y tiene a su favor la nominación para Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski en la categoría de mejor fotografía, indudablemente uno de los aspectos más bellos y abrumadores del film.