Verbitsky vuelve a pegarle al papa Francisco en Página/12 - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 19 Jun 2016

Este domingo, a través de una nota titulada “La cuarta muerte de CFK”, Horacio Verbitsky refiere que la defunción del kirchnerismo “se proclama con el mismo entusiasmo que en 2008, 2009 y 2013”.

Para el periodista de Página/12, el vacío de poder en el justicialismo, “cuya conducción CFK no quiere ejercer, estimula la actuación política del Papa Francisco, cuyo rol tendrá consecuencias hoy difíciles de prever, pero que incluyen una inversión de roles políticos entre gobierno y oposición respecto de su injerencia terrenal”.

Verbitsky jura que “Bergoglio sueña con la sumisión del sistema político a la realeza social de Cristo, que por ausencia la delega en su vicario terrenal” y que esa “inversión de roles fue manifiesta desde la breve audiencia a cara de perro que Francisco le concedió a Maurizio y se profundizó con la comedia de enredos de la donación satánica”.

En una misma columna, Verbitsky les pega a Francisco y Macri

En ese contexto, el columnista-operador de Página/12 asegura en su columna que “esta vez el primer jesuita que se sienta en la silla apostólica fue demasiado lejos con sus juegos de poder y dejó en evidencia la perversión del mecanismo empleado”.

Verbitsky refiere finalmente, con inusual dureza: “El enredo es consecuencia inevitable de la intromisión eclesiástica en campos que no son de su competencia y de la condescendencia oficial ante ese rol usurpador. No merecería mayor atención si no fuera por los realineamientos que provoca: maldiciones en voz baja en el gobierno, que envió a su máxima diplomática a embotar el filo de la espada pontificia, y exclamaciones satisfechas en las distintas vertientes peronistas. Susana Malcorra se volvió con una de esas sonrisas fotográficas que Francisco sólo prodiga a los elegidos y hasta el kirchnerismo celebró el desplante a Macri, acaso sin advertir que la Casa Santa Marta y su huésped cumplen las funciones que alguna vez desempeñaron Puerta de Hierro y su propietario, santificando la idea de que CFK ya no es la baraja fuerte del naipe. Ante ese histeriqueo del que pide y cuando le dan rechaza, el gobierno respondió en forma sobria y decorosa, aunque no es seguro que haya aprendido la lección y de ahora en adelante cuide mejor la separación de reinos”.