La Iglesia llamó a los argentinos a "superar los odios" - Mendoza Post
Por: Agencia TélamViernes 17 Jun 2016

En una multitudinaria misa durante el segundo día del Congreso Eucarístico Nacional que se celebra en Tucumán, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, llamó este viernes a la reconciliación de los argentinos, que "no es impunidad" sino el "ejercicio de una justicia independiente", y exhortó a "superar los odios y divisiones que nos enfrentan y aíslan".

Así lo expresó Arancedo en la homilía de la misa central del segundo día del congreso dedicada a la reconciliación, encuentro del que participaron hoy unos 100 mil fieles llegados de distintas partes del país, reunidos en el inmenso predio del hipódromo de la capital tucumana donde se montó la denominada "Ciudad eucarística".

"Sintámonos protagonistas de una Argentina dispuesta a superar odios y divisiones que nos enfrentan y aíslan, no temamos reconocer errores, vivamos nuestro presente, nuestras relaciones y nuestra historia con espíritu de reconciliación que no es debilidad, sino expresión de fortaleza moral y madurez espiritual", sostuvo el arzobispo de Santa Fe, que presidió la celebración junto a obispos de todo el país y el enviado del papa Francisco, el cardenal Giovanni Battista Re.

La Iglesia está preocupada por la situación del país.

En ese marco, Arancedo señaló que "como argentinos venimos de una historia con luces y sombras, con desencuentros y heridas, con el flagelo de la corrupción y del narcotráfico, pero nos sentimos animados por la luz de la fe que fortalece nuestra esperanza y renueva nuestro compromiso de una Patria de hermanos".

"Cuando hablamos de perdón y reconciliación lo hacemos con la certeza de una verdad que nace del amor misericordioso del Padre; no hablamos de una utopía sino de una realidad que hemos conocido en Jesucristo", sostuvo el titular del Episcopado.

"La reconciliación no es impunidad, ella necesita de la verdad y del ejercicio de una justicia independiente respetuosa de las garantías constitucionales, pero aspira a una meta más alta y significativa. Cuando abrimos nuestra mente y nuestro corazón al llamado evangélico de la reconciliación se abre un camino nuevo hacia la concordia y la fraternidad", añadió.

Pidieron por una Justicia independiente.

Arancedo hizo también referencia en su homilía a que la Iglesia "que vivió y padeció en sus miembros momentos duros y difíciles en tiempos de nuestra historia reciente, consideró en conciencia que era evangélico pedir perdón, y lo hizo público al inicio del Año Santo del Tercer Milenio", en relación a la autocrítica que se hizo por el accionar de algunos de sus miembros durante la dictadura cívico-militar.

De la celebración participaron tradicionales imágenes religiosas muy veneradas en el país como el Señor de Mailín de Santiago del Estero, el Señor del Milagro de Salta, la Virgen de la Merced y la Cruz de Matará, la más antigua conocida en América y símbolo de la evangelización, que fueron traídas en procesión hacia el hipódromo desde el centro de la capital tucumana.