Domingo 19 Jun 2016Domingo, 19/06/16 atrás
Hair & Make-Up
porNoelia Moreno Moon

Este es uno de los temas que más preocupa en los salones de la provincia y en esta nota intentaré brindarte la información necesaria para ayudarte a decidir si realmente querés someterte a un tratamiento que contenga formol.

Es un producto que nada tiene que ver con las nutriciones como máscaras, ampollas y cauterizaciones. Los tratamientos que sí contienen formol son muy diversos y vienen en presentaciones muy diversas con nombres muy diferentes.

La lista de tratamientos

Esta lista es extensa y variada asique podés encontrar el formol en cualquiera de estos tratamientos: desde el más popular y conocido shock de queratina, también llamado impacto de queratina hasta el botox. También el encerado, el alisado, shock biomolecular, alisado con queratina, alisado con colágeno, alisado con láser fotónico, alisado marroquí, alisado brasilero, alisado de todos los países y continentes existentes básicamente.

Funciona así

El formol se usa un shampoo con mucho sulfato, para que tu cutícula quede expuesta completamente. Luego se seca el cabello y se coloca el producto a uno o dos centímetros de tu raíz tratando de no tocarla. Si llegara al cuero cabelludo éste se descamaría mínimamente. Acto seguido se hace brushing -mucho brushing- y mucha plancha. Por ende, al darle tracción con el cepillo, calor con el secador, más calor con la plancha, se rompe la estructura de tu cabello y se “petrifica” en el lacio.

Esto al principio queda divino, pero después a semejante nivel de daño -porque se derritió la cutícula natural del cabello-, todo lo que intentes para nutrir después solo va a mejorar a nivel superficial. Vos pensá tu cabello como una cebolla en capas: después del alisado solo te quedan pocas de ella y encima derretidas, pegadas. Intentar que algo ingrese ahí y te ayude a recuperar la estructura es ilógico.

No es recomendable para

No es una opinión personal, este daño es solo recomendable si tu cabello no tiene ningún tipo de tratamiento previo como tinturas u otras agresiones. Pero por ejemplo, si te hacés mechas y luego usás formol, se te puede cortar el pelo. O si tenés el cabello muy sensibilizado o coloreado es un tratamiento que solo te perjudicará. Por lo tanto, es un servicio que limita a la clienta y al peluquero.

Síntomas

Lo mínimo que vas a sentir es ardor o picazón en los ojos o que te lloran. Te molesta respirar, se te enrojece la piel y se te descama el cuero cabelludo. Como te dije, se te derrite la cutícula natural por ende a largo plazo tu cabello se corta -no sé si sabias ese dato, pero es la realidad-.

Pero no termina ahí, también puede pasar es que se te cierre el pecho porque sos extremadamente alérgica y reacciones muy mal. En ese caso vas a tener que usar Decadrón o correr al hospital. O puede pasarte como a una peluquera a la que se le quemaron las vías respiratorias y casi se muere.

La mentira de la queratina

El concepto de queratina es una mentira y te explico por qué: hace un año atrás, uno de los técnicos de L’Oréal en un curso explicó que la queratina es imposible de asimilarse o crearse. Incluso aseguró que ni aun juntando la queratina de miles de cabellos, lograríamos crear la queratina que contiene un solo pelo.

Lo que creó L’Oréal en ese entonces fue una tecnología que se mimetiza con tu cutícula natural y rellena ese espacio donde el cabello está dañado. Asimilando la parte interna del cabello que está compuesta en su mayor parte por queratina y además dando la sensación de una cutícula falsa. El resultado dura solamente las veces que uses el producto, es decir, no contiene residuo, no se acumula y el cabello no sana mágicamente.

Yo siempre digo: si no lo tiene L’Oréal, no es legal. El invento de la queratina, el láser fotónico -que la verdad no repara-, el invento del botox, el ácido hialurónico o vitaminas y más la realidad es que todo lo demás al concepto de formol, es decorado como diría Moria Casán, o sea, hace daño. 

No hace falta dejarlo días

El formol solo está permitido en un mínimo porcentaje, muy mínimo. Y la mayoría de los productos que podés encontrar en la pelu tienen mucho más que eso, porque se busca lograr el mejor resultado posible: bajar frizz, volumen y alisar. A diferencia del antiguo tratamiento, se puede enjuagar el mismo día, combinar con otros tratamientos y hasta realizar un diagnóstico de cabello personalizado para que sea más efectivo.

La decisión es tuya

La realidad es que si el servicio existe es porque la gente lo demanda. Por algo los salones lo tienen como opción, que vos elijas hacerlo implica que tengas en cuenta todo esto.

Las decisiones las tomamos todos: vos, el peluquero, el proveedor, el que realizó el producto, el que hizo la “etiqueta o marca”, somos muchos los implicados. El día que pase algo, ¿de quién es la culpa? ¿Cuál es el límite para verte o sentirte linda? ¿Hasta dónde llegamos para satisfacer a las clientas? ¿Y nuestra ética profesional? Son preguntas que les dejo a todos los que lean esta nota y hayan probado estos servicios o piensen en hacerlo. Buena semana, nos leemos la semana que viene.


 Noelia Moreno Moon - Estilista mendocina y colorista experta de L’Oréal.
Facebook: Noe Moreno Moon - Hair Stylist
WhatsApp: 2616725889