9 consejos para combatir el mal aliento - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 22 Ene 2015

Casi todo el mundo tuvo que luchar contra la halitosis alguna vez, ya sea en las mañanas (un clásico) o en algún momento del día.

Las causas que la producen pueden ser múltiples: desde escasa higiene bucal, hasta gastritis crónica, aunque la gran mayoría tienen su origen en la propia boca.

El mal olor de la boca se produce por descomposición bacteriana de restos de alimentos entre los dientes, de saliva, de células de la mucosa oral o incluso de sangre.

El sitio Mis Curiosidades mostró consejos para poder combatir el tan indeseado mal aliento :

1- Cepillarse la lengua

La superficie rugosa de la lengua es el hogar de una combinación de células muertas, restos de alimentos, bacterias y los subproductos de la digestión bacteriana, factores que contribuyen a que el aliento sea menos fresco.

De los cerca de 700 tipos de bacterias que prosperan en la boca, los científicos han identificado y estudiado menos de la mitad, lo que hace que sea difícil saber exactamente cómo combatir los olores que todas esas bacterias emiten como subproducto cuando digieren el alimento.

Sin embargo hay algo muy simple que se puedes hacer: limpiarte la lengua cuando te cepilles los dientes.

2- Humedecer la boca

Por desgracia, el "aliento matinal" es un término equivocado. Tu boca puede también secarse durante el día. Y una boca seca rápidamente puede causar mal aliento.

Necesitaras de mucha saliva, ya que ésta ayuda a limpiar tu boca. Es naturalmente antibacterial, y elimina las partículas de alimentos.

Acabá con el aliento enjuagándote la boca o tomando mucho líquido.

3- No al chicle de menta

Usar algún caramelo o chicle de menta para enmascarar el mal aliento funciona tan bien como el uso de perfume para encubrir el olor corporal. Es posible que funcione por un rato, pero al final el olor se abrirá paso.

Masticar estos productos simplemente no va a matar las bacterias que causan el mal aliento. Además, si contienen azúcar, ésta actuará como alimento para las bacterias de la boca. Continuarán reproduciéndose rápidamente y liberarán subproductos, como los compuestos volátiles de azufre, que causan el mal aliento.

4- Cambiar los hábitos alimenticios

Los alimentos que consumes podrían ejercer una gran influencia en la forma en que huele tu aliento.

Probablemente esperes que ciertos alimentos como el ajo y la cebolla sean los que te produzcan mal aliento. Pero los verdaderos culpables del mal aliento podrían sorprenderte: la carne, por ejemplo.

Las partículas de carne son conocidas por pegarse alrededor, incluso después de haber tragado el bocado de carne y haber consumido un trago de agua. Estas partículas de carne se depositan en la línea de las encías, se atascan entre los dientes y son especialmente atractivos para la reproducción de bacterias.

5- No a las bebidas ácidas

El consumo de una bebida ácida, incluyendo gaseosas, café o alcohol, liberarán compuestos en el torrente sanguíneo que, a su vez, liberarán olores a través de la respiración.

Además, las bebidas ácidas reducen el nivel de pH en la boca: un nivel de pH inferior permite que las bacterias prosperen y liberen compuestos volátiles de azufre, que huelen similar a un huevo podrido.

6- Evitar los cigarrillos

Los cigarrillos no sólo liberan un cóctel de productos químicos en la boca, sino que también causan una serie de otros problemas.

Las personas que fuman cigarrillos tienen más probabilidades de experimentar infecciones orales y otras enfermedades bucales. 

Además, a menudo tienen una acumulación de placa en los dientes, y la placa es un lugar ideal para albergar bacterias causantes del mal olor. También, el tabaquismo tiende a secar la boca. Una boca seca es una boca sin oxígeno, que ofrece el ambiente perfecto para las bacterias anaeróbicas para prosperar.

7- El té verde, un gran aliado

Un gran aliado en la lucha contra el mal aliento es el te verde, ya que ayuda a mantener tu aliento fresco porque tiene compuestos antibacterianos que combaten los gérmenes en la boca.

Trata de tomarlo agregándole un poco de canela, que tiene aceites esenciales que también combaten el mal aliento.

8- Consumir alimentos adecuados

Hay ciertos alimentos que huelen bien y que hacen que tu aliento huela bien. Consume frutas ricas en vitamina C, por ejemplo, melon y frutas cítricas como las naranjas, algo que no le sienta bien a las bacterias de la boca.

En lugar de seguir reproduciéndose, las bacterias comienzan a morir. Y entre más ácido cítrico contengan las frutas que tú comes, más gérmenes van a morir.

9- Visita al odontólogo

Si a pesar de haber aplicado estos consejos, el mal aliento continúa, es hora de ir a un profesional.

La Asociación Dental Americana recomienda que los niños y los adultos tengan una limpieza profesional con regularidad.

Para la mayoría, dos veces al año debería ser suficiente. Para otros que experimentan la acumulación de sarro más rápidamente, puede ser necesario cuatro veces al año.