Si te amenazan de muerte, jodete - Mendoza Post
Viernes 10 Jun 2016
porAna Montes de Oca
Periodista

En todo el territorio nacional, las amenazas constituyen un delito. Nadie puede mandar mails, o hacer llamados telefónicos o enviar cartas con amenazas “anónimas” porque sí. Una persona que amenaza comete un delito y quien las recibe corre un riesgo hasta que se demuestre lo contrario. Por eso, ante una denuncia de ese delito, la justicia debe asegurarse de que las advertencias no se conviertan en realidad. Pero no lo hace.

El periodista Nicolás Lucca fue víctima de amenazas “anónimas”. Las denunció hace un mes y la fiscalía dio aviso a la Policía Federal para que le brindaran algún tipo de protección. Pero lo llamaron hoy para preguntarle si estaba bien y si le había pasado algo.

A principios de mayo, Nicolás Lucca tuvo un cruce radial con el legislador porteño Gustavo Vera, a raíz de declaraciones de Elisa Carrió que lo tildó de "operador para llevar jueces a Roma" (en ese momento se supo que Vera estaba organizando el encuentro de magistrados con el papa Francisco, que se realizó la semana pasada), y dijo que el legislador porteño tuvo relación con la ex SIDE.

Lucca en la presentación de su libro: "Lo que el modelo se llevó"

Vera fue entrevistado y negó “tener contacto con esas lacras” de la SIDE y reaccionó contra Lucca por una nota de 2010 donde decía que Vera tenía contactos con los altos mandos de la agencia de inteligencia. Vera lo negó y respondió a los gritos y claramente ofuscado las preguntas de Lucca.

Vera hostigó por las redes sociales durante once horas al periodista con acusaciones sobre su padre.

“Lo llamativo es que él quería desacreditar que tuviera contactos con servicios pero ahí nomás supo nombre y segundo nombre de mi viejo y dijo que lo habían echado de la Policía por cobrar para proteger prostíbulos”, explicó el periodista a Mendoza Post, aclarando a su vez “mi viejo se retiró de la Policía, nadie lo echó, y si hubiera cometido mil delitos yo ya era un tipo grande, ¿qué tendría que ver yo?”

Lucca detalló que recibió varios mails a su correo personal (que no es público) con amenazas dos días después del cruce radial con Vera y que hizo la denuncia correspondiente presentándolos como prueba. “Luego de eso, volví a recibir amenazas por haber denunciado”, contó.

Uno de los correos decìa que debìa retractarse de su actitud respecto de Gustavo Vera, y el otro comenzaba diciendo "Dios te tenga en la gloria" y terminaba diciendo "con Gustavo no se jode lo vas a ppagar muy caro".

Escuchá la nota donde Lucca cuenta sobre las amenazas

La orden llegó en carreta

“Cuando hice la denuncia la fiscalía dio aviso a la comisaría de mi barrio para que me den protección, no sé si una consigna en la puerta en la esquina o un patrullaje, pero algo. Bueno, no pasaron ni a tomar agua, y hoy me llamaron por teléfono para preguntarme si estaba bien y si no había tenido algún otro inconveniente”, reveló Lucca, a casi un mes de haber puesto la denuncia por las amenazas.

Finalmente, dijo que no puso ninguna demanda específica contra Vera porque “a mi no me interesa que se retracte de sus dichos, no me sirve, me sirve que la gente sepa que el tipo es intocable y que cree que por tener una amistad con el jefe de estado de otro país (por el Papa Francisco), no podes hacer lo que se te canta en este”.