Los taxistas odian esta app que pronto llegará a la Argentina - Mendoza Post
Los taxistas odian esta app que pronto llegará a la Argentina

El servicio para pedir autos se llama Uber y ya funciona en 300 ciudades alrededor del mundo.

Los taxistas odian esta app que pronto llegará a la Argentina

Por: Mendoza PostSábado 9 Ene 2016

Un nuevo servicio de transporte está cerca de llegar a la Ciudad de Buenos Aires. Se llama Uber, funciona a través de una aplicación y los sindicatos de taxistas ya protestan alrededor del mundo.

La aplicación que ya funciona en 362 ciudades de 66 países alrededor del mundo está buscando ampliar su presencia en nuestro país, empezando por la capital, según publicó Infobae.

Cómo funciona

El primer paso es registrarse en el sitio web de Uber donde se debe llenar un formulario con datos personales: nombre, teléfono y un número de tarjeta de crédito, ya que la única manera de pagar los viajes es a través de esta manera.

El segundo paso es descargarse la aplicación que ya está disponible para iOS, Android, Windows y Blackberry. Una vez configurada ya se puede utilizar.

Finalmente, para poder pedir un auto la aplicación tomará los datos del GPS del celular que identificará la ubicación desde donde comienza el viaje o también se puede escribir la dirección de forma manual.

Se pueden pedir cuatro tipos de autos:

-Auto negro: el servicio clásico de Uber, un sedán negro para 4 pasajeros

-UberX: la versión más económica, también para 4 personas

-SUV: pensado para grupos de hasta 6 personas

-Lux: un vehículo de lujo

Luego de seleccionar el tipo de Uber que se quiere utilizar, se elige el destino, el precio y la forma de pago del viaje (tarjeta de crédito o PayPal). Automáticamente, la app mostrará el tiempo aproximado que demorará el chofer, un mapa con el recorrido y un número de teléfono del conductor por cualquier eventualidad.

Uber no tiene una tarifa fija sino que depende de la histórica ley de oferta y demanda, es decir, es una tarifa dinámica que se rige por la cantidad de choferes disponibles y las personas que piden un vehículo. Si la demanda de viajes excede a la cantidad de choferes que están trabajando, Uber sube el precio para incentivar que más conductores ofrezcan el servicio. De todas maneras, el precio de cada recorrido se define antes de que un usuario solicite un viaje.

Una vez que los pasajeros llegan a su destino, lo único que deben hacer es bajar del vehículo y calificar al chofer y el viaje que se puede monitorear con el celular.

Esta es una de las cosas que molesta a los tradicionales taxistas, ya que el sistema de premios y castigos para los choferes los obliga a prestar un mejor servicio. Una mala calificación puede dañar su prestigio, lo que significaría que menos personas los elegirían para viajar.