Siria: Carne de perro para no morir de hambre - Mendoza Post
Siria: Carne de perro para no morir de hambre

La gente esquelética camina como espectros por las calles en busca de comida. El abandono después de la guerra.

Siria: Carne de perro para no morir de hambre

Por: Mendoza PostViernes 8 Ene 2016

Algunos ya se abandonaron. Permanecen todo el día acostados en su camas, con la mirada fija, esperando su muerte. Esta estampa, recuerdo del gueto de Varsovia, es la descripción que hace Ali Ibrahim a EL MUNDO, mediante Skype, desde Madaya, el epicentro de la hambruna en Siria. La localidad, a bajo cero, sufre desde el pasado julio un cerco atroz a manos de las fuerzas gubernamentales.

 "Arrodillados o morir de inanición". La sentencia, escrita en un muro sirio remoto, es la condena a muerte que el presidente Bashar Asad ha firmado contra los 40.000 vecinos de Madaya, entre ellos 850 lactantes. Rodeados por el ejército sirio, las milicias chiíes libanesas de Hizbulá y un cinturón de minas, huir es imposible. Lo intentó hace cuatro días Amal Diab, embarazada, junto a su hija de 14 años. El estallido de una mina a su paso alertó a los francotiradores, que las abatieron. 

A Madaya, idílica, se la conocía como la novia de Siria por el manto blanco que la cubre en invierno, su multitud de manantiales en primavera y su riqueza frutal en verano. 

"Es un lujo poder comer cada tres o cinco días" 

Pero hoy es un infierno donde 62 personas han muerto, en los últimos meses, por el hambre. Mientras prohíben la entrada de ayuda humanitaria, los asediadores venden el kilo de arroz a casi 300 euros, un precio impagable para la mayoría. 

La alternativa es cualquier cosa. "Hay césped. Quedan algunos pimientos, que mezclamos con sal", destaca Ali Ibrahim, activista opositor. "Cuando logramos arroz, lo hervimos al máximo para inflar los granos. Las hojas de morera son un manjar". No tanto las hojas de olivo: "Recientemente una familia se intoxicó comiéndolas". "Es un lujo poder comer cada tres o cinco días", añade en el Diario El Mundo de España.

"Esta mañana un amigo me reconoció que había tenido que matar a un perro para alimentar a sus hijos".

La desesperación por hincar el diente ha tumbado prejuicios. Una foto tomada allí muestra un coche con un cartel. "El antiguo dueño murió de hambre", reza. "A la venta por 15 kilogramos de arroz o cinco litros de leche". "Esta mañana un amigo me reconoció que había tenido que matar a un perro para alimentar a sus hijos", explica Ali Ibrahim. "'¿Cómo se lo van a tomar ellos?', le pregunté. 'No lo sabrán', me respondió".

Video