Demoraron a un comerciante por posible ayuda a los fugados - Mendoza Post
Demoraron a un comerciante por posible ayuda a los fugados

Se sospecha que alojó en su quinta a los hermanos Lanatta y Vìctor Schillaci.

Demoraron a un comerciante por posible ayuda a los fugados

Miércoles 6 Ene 2016

El fiscal de Brandsen Mariano Sibuet, mandó a hacer cuatro allanamientos dentro de la investigación por el tiroteo entre policías y, supuestamente, los prófugos del Triple Crimen de General Rodríguez. Como resultado de uno de esos allanamientos, demoraron a un hombre de 50 años, por la sospecha de haber ayudado a los fugados.

El fiscal supone que este hombre habría alojado a los hermanos Lanatta y a Eschillaci en su quinta, antes de que los prófugos se tirotearan con la policía en Ranchos.

Se trata de un comerciante, y su situación procesal no está aún definida, aunque fue demorado porque también se sospecha que podría haber ayudado a borrar datos del motor y vidrios de la camioneta que usaban los asesinos de general Rodríguez.

La quinta donde se calcula que podrían haber estado los Lanatta se ubica en la calle Campaña del Desierto, en Chascomús. El trío de condenados se habría escondido en una parte que está en construcción dentro de la quinta. 

Según los datos que maneja la policía, habrían llegado allí el 29 de diciembre a la mañana, para partir en la madrugada del 31 antes de la balacera con los policías.

El fiscal Sibuet

Estos procedimientos se suman a las sospechas sobre un taxista detenido en Misiones, que se cree que habría llevado a los prófugos a la ciudad de Encarnación en Paraguay.

Por otro lado, el juez federal Sergio Torres indagará mañana a Laura Barboza, de 47 años, cuyos vecinos la denunciaron por tener en su casa escondido a Schillaci. Barboza tiene antecedentes por venta de drogas y fue detendia ayer en su casa de Ciudad Oculta, aunque fuentes judiciales habrían deslizado que no estaría relacionada con los prófugos y que se trataría de un ajuste de cuentas entre vecinos.

Además, el fiscal Jorge Di Lello investiga tres llamados anónimos que denunciaron que los prófugos contarían con ayuda de estructuras narco en su huida.