Quincho: Presidentes, ministros del Alfredo y el choquecito en Chacras - Mendoza Post
Quincho: Presidentes, ministros del Alfredo y el choquecito en Chacras

Qué va a pasar en el PJ y la UCR después del domingo. Primeros pasos del petiso que achica ministerios. Volver al futuro, con Cornejo Mcfly en 2023.

Quincho: Presidentes, ministros del Alfredo y el choquecito en Chacras

Por: Mendoza PostDomingo 25 Oct 2015

Aturdido, con dolor de cabeza, vestido con unos pantalones “baggie” de los que se usaban en los ochenta y calzado en las Topper clásicas de lona, rojas; el gordo se vio a sí mismo con 35 kilos menos caminando por la Avenida San Martín, bastante más ancha que ahora… Era de noche ya, la calle estaba repleta de gente pero nadie le veía. Se pellizcó para chequear si estaba soñando y el dolor le estalló en el cerebro. –Puta madre… otro de esos viajes pesados…- pensó Julián, cuando un ruido ensordecedor precedió a las dos lenguas de fuego que bajaron por Avenida Las Heras hasta estrellarse contra la vereda Este de la calle San Martín. Nadie parecía percatarse de lo que pasaba, cuando de un DeLorean gris, potente, repleto de humo y luces, bajó corriendo… ¿Marty? ¿De eso trataba el sueño? ¡¡No!! ¡Era Cornejo Mcfly, volviendo al pasado en la máquina del tiempo! El Cornejo de la pesadilla, vestido con un chalequito “náutico”, zapatillas blancas y una remera que decía “Franja Morada”, corría como loco por la Avenida San Martín rumbo a Godoy Cruz… (¿Adónde mierda iría?) El gordo en su versión joven salió corriendo detrás, pero le pesaban las piernas como si fuesen de cemento. 

La escena se trasladó a un bar de la avenida Vicente Zapata, por entonces de doble mano. Cornejo Mcfly tomaba una chocolatada fuerte con pajita, acodado en la barra y mirando de reojo a un canillita sospechoso… En eso, las puertas dobles del salón se abrieron con un estruendo ¿¿Es Biff, el villano de Volver al Futuro?? ¡No...!Era Rubén Miranda, con un buzo que rezaba “Go! Go Huracán!” Y “Ciurca for alcalde” en la espalda. Cuando empezaron las trompadas, la imagen se diluyó… de repente el gordo se vio embutido en el asiento del acompañante del DeLorean, con Cornejo Mcfly aterrizando el 10 de diciembre de 2023 en la explanada de la casa de la Casa de Gobierno, que estaba repleta de gente sentada en una platea enorme que llegaba hasta la calle. Julián quiso gritar, pero no pudo. Un Lucas Ilardo un poco rellenito, de jean y con entradas en la frente le entregaba la banda y el bastón a la primera gobernadora de Mendoza… ¡Anabel! ¡No! ¡Perdimos el peronismo! ¿Y el gabinete? ¡Ahí estaban! Zandomeni ministro de asados, el “Chiqui” Cazabán… fiscal de Estado… Omar Palermo, ministro de libertad irrestricta… los demás eran todos pibes de La Cámpora, y al peronismo tradicional que había acudido en auxilio de los ganadores, ni agua. Julián miró la platea, sacudido por la escena. La pesadilla se le hacía desesperante. Algo vibró en su bolsillo y sacó de allí un tremendo Smartphone marca ACME en 3D, que con la vibración de alerta le traía la última noticia… la hija del Doctor Emmet Brown, el científico de “Volver al futuro” que se había radicado en Mendoza,  se había pegado un palo fuerte a la madrugada con su camioneta DeLorean en Chacras de Coria y habían tenido que acudir a unos cuántos amigos para tapar el escándalo… ni el test de alcoholemia había quedado… Julián no alcanzó a terminar de leer la noticia, cuando pasó Luis Lobos en una patineta voladora y le “escruchó” el teléfono como por arte de magia. Al gordo se le secó la garganta, peronista al fin lo buscó a Cornejo Mcfly por todos lados, pero el petiso se había borrado del sueño, caliente por falta de fondos.

La saga de Volver al Futuro, en la pesadilla del Gordo.

Una niebla negra y espesa le quitó la visión por completo a Julián, que en ese momento se despertó con un grito profundo, de esos que arrancan del otro lado de los sueños y llegan hasta aquí, donde se supone está la vida real. Con el corazón a mil, respiró rápido y corto hasta hiperventilar, luego aspiró profundamente y exhaló. Se levantó a la cocina y preparó una jarra de limonada que bebió casi sin parar. Luego, se fue a dormir otra vez. Necesitaba descansar… que a la noche habría asado, y al día siguiente, a votar.

En el cuadro que adorna la pared norte del quincho, la que da a Las Heras, habían dejado un cartelito escrito con la letra prolija, un tanto aniñada, del general. “Nos fuimos de viaje… cuando sepan quién es presidente, volvemos” decía.

(¿Sabremos?) El gordo deseó que sí, antes de conciliar el sueño. A ver si encima estábamos dos semanas contando votos.

-…-

Los muchachos llegaron en tropel convocados por los dos chivos asados que estaba cocinando el gordo en la parrilla del quincho. Los venía llevando desde temprano, con pocas brasas, condimentando con su salmuera preferida de sal gruesa y agua, y un diente de ajo. La más simple y sabrosa. El ambiente estaba algo tenso por las elecciones, y atenazado por las únicas dudas posibles: Hay o no hay ballotage, y si en Mendoza ganan Scioli o Macri.

Cierre en Showmatch

–No es lo mismo una cosa que la otra, si este domingo vuelven a perder, las espadas se van a desafilar de tanto cortar cabezas en el peronismo…- dijo el Omar, el radical-radical-radical que habla con todos. Julián sonrió mientras servía un “Q” de Pepe Zuccardi en cada copa. Ludovico, el Ruso y el tío Anarco que andaba preguntando dónde votaba Del Caño por una campaña que hubo para confundir a las masas, sonrieron agradecidos. Y el gordo disparó con lo que había.

-Miren muchachos no me hagan romper la veda… ¿sí? Así es que vamos a contar en clave lo poco que se puede. Para empezar, no me pregunten quién gana porque si lo supiera, sería adivino. Sí puedo decirles qué está pasando en la política, y más o menos… Para empezar, habrá un poquitín de corte de boleta “en código”, como mensaje interno en las principales fuerzas. Esto se va a notar bastante en varios municipios. A ver, a Macri le van a tijeretear un poco en las zonas productivas, algo en Capital, y en algunos bastiones del radicalismo clásico. Pequeña movidita militante que se viene anunciando. Cobos va a sacar más votos que él, seguro…- anunció el dueño de casa, cortando las primeras porciones de chivito, que era una manteca después de casi tres horas y media de parrilla a fuego suave.

Caravana rumbo a Palmira.

-Dale… algo más novedoso…- le chuceó el Omar, enterado de varias zancadillas internas que andaban dando vueltas en el peronismo.

-Y sí… te voy a dar el gusto… nosotros los peronistas estamos aguantando como podemos hasta el domingo a la noche, cuando va a empezar el despelote interno ganemos o no en Mendoza. La única diferencia radica en quiénes van a encender la mecha, según el resultado incluso departamental. Pero sí, hay grupos internos del peronismo que han estado repartiendo sobres “armados” sin uno u otro candidato, aunque nadie lo deja afuera a Scioli. El asuntito es hacia abajo…- dijo el gordo, mientras servía unas papas bravas que había freído en el caldero de hierro, para la ocasión.

-¿Y entonces?

-Hay varias roscas peronistas que están girando. Una es la de Ciurca, otra es la de los Félix, una más del Gobierno y los incondicionales del Paco, la de La Cámpora… y por supuesto los azules, que a su vez tienen subdivisiones internas. Entre todos estos grupos van a pelear la interlocución con Cornejo y la mediación con Scioli, y la renovación del PJ. Son las principales tareas…- explicó el Gordo, y pidió perdón por la amplitud de las respuestas. –Bueno chicos el domingo a la noche hablamos y les cuento… habrá mucha tela para cortar pero justo ahora, es difícil…- se atajó, sirviendo el asado. El Ruso, el hombre de los negocios raros del grupete, avanzó un poco.

-Yo les digo que hay combinaciones que le van a sorprender, con votos a presidente en sobres raros, de otros partidos… atención a una movidita en Chacras de Coria…- dijo, con un toque de misterio que ya era exasperante. Los muchachos no le dieron mucha más pelota a estas elecciones, aunque el gordo agregó algo certero:

-Lo único que nosotros los peronistas no queremos, es que en el “mapa” electoral del lunes a la mañana, Mendoza aparezca en los diarios pintada de amarillo. Yo me veo una elección pareja porque además es lo que me dicen los radicales amigos…- dijo el dueño de casa, el Omar lo cruzó y se armó una discusión de proporciones, sólo calmada por el “Q” Malbec de Pepe Zuccardi. La mesa cambió de tema.

-¿Alguien sabe algo de cómo va a armar el petiso? ¿Qué va a hacer con su gabinete?- preguntó el Omar, desinformado como radical no cornejista en vísperas de asumir el gobierno. El gordo, que como todos los peronistas que andaban en la transición sabía algo, aportó algunas piezas del rompecabezas.

-Omar, lo primero que te digo es que no le creas a ninguno de tus correligionarios que presumen de hablar en nombre del Alfredo de estos temas, porque los maneja él y sólo él y nada más que él… ¿está claro?-

-Sí…-

-Lo primero… hubo un rumor muy extendido en la semana, respecto de un “súper ministerio” de Seguridad, Gobierno, Trabajo y Justicia pero la versión fue desactivada. No digo que el Alfredo no lo haya pensado, pero lo iban a corretear por izquierda. No podés tener al ministro que negocia la paritaria, manejando además a la policía y la relación con la Justicia. Así es que Seguridad va solito y solo…- explicó Julián, bajando el párrafo con un trago de Malbec.

Laura y Alfredo... sonrisas y espera.

-Ya hay algunos tipos que hablan de la transición y de lo que viene. Desde ya les aviso que a partir del 10 de diciembre a las diez de la mañana, en las oficinas de prensa del ministerio ya están avisados que todas las comunicaciones, la mayoría al menos, serán detenciones y esclarecimientos. La “sensación” de seguridad arranca con la nueva gestión y la colaboración de los medios amigos. Ya hay algunos que están hablando de nombres. Se dice que el ministro será Humberto Mingorance, que en algún momento coqueteó con la idea de ser intendente y lo bajaron de un hondazo. Y que por debajo de él estarían el Gianni Venier, y Roberto Munives, un comisario general que habla en nombre del petiso en Seguridad y que anduvo asesorando en Rosario. Es muy, pero muy cercano al medio afín. Así es que eso está resuelto…- contó el gordo.

-¿Y qué más?- preguntó ansioso el Omar.

-Gabriela Testa iría a Turismo, Cultura y Deportes, que irán en un solo ministerio porque el Alfredo quiere dar señales de austeridad con un ministerio más chico. Pero guarda, que en el sector la miran con algo de desconfianza por algo que pasó años atrás… Habrá que ver. En Hacienda no hay ningún misterio, va el Martín Kerchner… la novedad es que fue desactivada la versión de que lo pegarían con Economía. La relación con los productores y las bodegas sería a través del Alejandro Genari, que está en Irrigación y en la UNCuyo. Sería el ministro de Economía… y por ahora no tengo más… ¿Les parece poco?- preguntó el gordo a la mesa. El tío anarco se había dormido con una foto de Noelia Barbeito en las manos.

-Yo, lo que veo, es un par de departamentos con muchísimo despelote…- dijo el Omar. –En Luján, por ejemplo, los concejales del peronismo hicieron circular un doloroso documento interno en el que aunque se asumen como parte del proyecto, se quejan porque llevan tres meses sin cobrar. “Tenemos problemas en nuestras familias” dijeron. Y claro… tres meses es mucho… - contó. El Ruso tenía algunos datos más.

-Es que los funcionarios de Luján prácticamente han abandonado la gestión… No los pueden contener… los tipos están preocupados por su propio futuro. Y del otro lado, el Omar De Machi viene reuniéndose con grupos de vecinos, dos o tres por semana, para hacer cosas. Es más, si vos vas el lunes a la mañana a la Municipalidad y pedís tu deuda, porque querés pagar, no pueden imprimirte ni el boleto, salvo que los funcionarios y empleados paguen el papel de su bolsillo… Están cortadas unas cuantas líneas telefónicas por falta de pago e incluso hay muchos días sin internet en la “muni” por la misma razón. ¿Vos te imaginás un municipio sin internet? Es muy pesada la situación.

¿Trajiste plata? Te va a hacer falta...

-¿Y De Marchi qué va a hacer?- preguntó el gordo.

-Se va a sentar en la caja, va a pagar sólo los sueldos y va a llamar a una especie de convocatoria privada de acreedores. Para ver qué deuda corresponde y cuál no. Porque hasta hay gente que se está enterando ahora que es proveedora del municipio. Así es que va a pasar una buena zaranda. Lo otro, es que se va a apoyar mucho en los radicales serios del departamento y en algún peronista del Concejo Deliberante también, como Andrés Retamales, el que es médico.

-¿Y en Guaymallén, qué pasa?- preguntó el Omar, preocupado porque muchos de sus amigos lo son también del Marcelino Iglesias, y les están entregando tierra arrasada.

-Tras la caída en desgracia de Juan Kohn, lo que viene es catarata de renuncias de funcionarios del área de gobierno, pero que de todos modos tienen asegurado un puestito en la planta permanente. No sé si tienen tantos problemas administrativos como en Lujan, lo que hay en Guaymallén es un problema de que pueden ir “sopres” y dormir algunas noches en Cacheuta o Boulogne Sur Mer… está muy pesada la mano…- dijo el gordo, que ya estaba repartiendo el flan caserito que había cocinado “a la francesa”, mitad y mitad de leche y crema y con la mezcla en caliente.

-¿¿Presos por corrupción, en Mendoza?? – interrogó el Ruso a la mesa, y los muchachos estallaron en carcajadas.

Después del flan casero y un café bien fuerte, los amigos partieron calle abajo abrigados hasta las orejas, en este extraño y apocalíptico invierno en pleno octubre.

-¿Y?

-Nada. Hablemos a la noche.

-¿Vas a tener boca de urna?

-Al mediodía…

-Vamos a saber si hicieron bien en desdoblar o no…

-Hay que mirar Jujuy. Ahí puede ganar Morales porque va en las boletas de Macri, Massa y Stolbizer y Fellner sólo en la de Scioli. Acá habría pasado algo parecido con lo del petiso. Si Gerardo Morales gana allá, quiere decir que estuvimos acertados en el diagnóstico acá. Hay compañeros que piensan que el Alfredo nos sacaba más ventaja si íbamos en las presidenciales, por el crecimiento de Massa, que también lo apoyó.

-Yo creo que hoy se polariza… ¿El Alfredo anda con una ley de empleo público?

-Sí, claro… desde hace semanas… les va a meter el dedito a los sindicatos… será el primer despelote, porque les plantea varias obligaciones a los empleados estatales… asistencia obligatoria, rendimiento… productividad… y encima una paritaria durísima. Va a estar divertido.

-¿Y al final cuántos ministerios va a tener?

-Seis: Seguridad; Gobierno con Justicia, Desarrollo Social y Trabajo; Infraestructura con Tierras, Ambiente, Energía, petróleo… Hacienda y Economía cada uno por su lado, y Turismo, Cultura y Deportes en uno sólo. Y la Secretaría General vuelve a ser secretaría.

-Va a tener que cambiar la ley… ¿Viste los ocho nuevos jueces que mandó el Paco?

-Sí… y hay algo de revuelo… hay tres tributarios, tres de San Rafael… un hijo de Jorge Nanclares, y Mateo Bermejo, el camarista subrogante que milita en el grupo del Omar Palermo con el que en el gobierno se habían enojado por el fallo en el caso de la desaparición de Soledad Sosa… pero bueno… el juez tiene banca kirchnerista…

-¿Algún día la Justicia y la política dejarán de estar de la mano?

-¿’Tas loco? ¿Y la diversión?

-¡Jajajajaaaaaaaa!

Y así, entre risas y apuestas presidenciales, los amigos se perdieron en la oscuridad, hasta la semana que viene.

En una de esas, para entonces habrá presidente… O no… ¿Quién sabe?