No aceptarse ya fue: la modelo curvy argentina que le pateó el tablero a Facebook - Mendoza Post
No aceptarse ya fue: la modelo curvy argentina que le pateó el tablero a Facebook

Brenda Mato es actriz y modelo plus size argentina. Habló con el Post sobre su trabajo, los prejuicios y la pelea de aceptar los cuerpos tal cual son.

No aceptarse ya fue: la modelo curvy argentina que le pateó el tablero a Facebook

Sábado 24 Oct 2015
porEli Toro
Editora (click en autor)

Hay que decirlo. Si salís ahora a caminar un par de cuadras por tu barrio, tu cuidad o por el Centro no vas a ver mayoría de mujeres flacas, rubias y altas en la calle. Vas a ver a mujeres de todos colores, formas y alturas, pero principalmente, rellenitas. Estilo de vida, genética, la causa no importa; pero esa es la realidad de hoy.

Entonces, ¿por qué si prendemos la TV, ojeamos una revista o asistimos a un desfile el prototipo de mujer blanca, flaca y rubia es todo lo que vemos? ¿No debería la industria o la ley de oferta y demanda reflejar a esa mayoría acaso? ¿O bien al menos, incluirla?

Brenda Mato es una de las tantas modelos "curvy" o "plus size" argentinas que muchos no quieren que veas ni conozcas por el equivocad prejuicio de asociar los kilos con la mala salud , por eso me encargo de presentártela a través del Post

Brenda Mato, la chica que provocó que Zuckerberg pegara la vuelta

La edición octubre de la revista Cosmopolitan Argentina hizo acudir al kiosko de revistas a un tipo de mujeres que jamás hubiera decidido comprarla por otra razón que no fuera un informe titulado "La belleza no tiene que ver con el peso". El título es un textual de una entrevista a Brenda Mato (25), actriz y modelo que este año, como parte de una campaña que la ONG de aceptación corporal AnyBody Argentina llevó a cabo en todo el mundo, logró que Facebook retirara de su red social el estado "Me siento gorda", bajo la premisa: "Gorda no es un sentimiento".

-¿Cómo surgió el tema del modelaje? 

-Empezó como una consecuencia en realidad. Yo estudié comedia musical y para hacer la renovación del book me hice una producción fotográfica y una fan page en Facebook para estar en contacto con gente del ambiente, y se empezó a dar solo. No consideraba que lo que hacía era tan extraordinario como para tener fans, ¡no entiendo qué hacen 6 mil personas siguiéndome!

-¿Para cuántas marcas estás trabajando? ¿Son exclusivas plus-size?

-Hace tres años me empezaron a llamar empresas pequeñas que tenían talles distintos que como no lo podrían mostrar, les costaba venderlos. Pero la verdad es que son muy pocas las que se jactan de tener talles reales, aún se tienen que romper muchos estereotipos.

campaña Primavera Soñada: Las marquitinas de KliHorQue pasaría si las muñecas tuvieran diversas siluetas? Si tuvieran...

Posted by Brenda Mato on domingo, 4 de octubre de 2015

-¿Por qué la industria insiste en vender algo que no representa a la mayoría?

- Una vez escuché a un famoso diseñador decir que jamás pondría una gordita a desfilar su ropa porque la moda "tiene que ser aspiracional, o si no dejaría de ser moda". Lo cierto es que existe un 95 % de personas que no se ven representadas por la publicidad. No se ven los pesos, las etnias, los cuerpos, las edades, nada. Estamos bombardeados todo el tiempo con premisas como que las arrugas están mal. Y te mienten en la cara, como el caso de Xuxa y Cicatricure; esa no es la verdadera cara de Xuxa. El estereotipo es una mentira. Prácticamente nos modifican todas y nos hacen de nuevo. 

-¿Te imaginaste en Cosmpolitan?

-Fue muy fuerte la repercusión que tuvo esa nota. Y es muy bueno que aborden este tema. Mientras me hacían las fotos, en un momento, bromeando, dije en voz alta: "La próxima, ¡la tapa!". Se hizo un silencio incómodo. Me encantó que la revista haga una entrevista de este estilo, aunque en la tapa tenga a Tiny Stoessel ¡que cada día está más flaca!, pero lo rescato, es un avance  que tenga esa entrevista y que, creo por primera vez, no tenga ninguna dieta en su portada. 

Ver: ¿Sos gorda? ¡Desaparecé!

Cosmopolitan octubre

-¿Te molesta la etiqueta "curvy" o "plus size"?

"No diferenciamos gordura de obesidad"   

-Tengo sentimientos encontrados; me gustaría que se deje de etiquetar, pero es una lucha mucho más grande. Etiquetar es inherente al ser humano, y mientras nos incluya y nos muestren, es lo que nos da trabajo y lo que nos toma en cuenta.

-¿Cuánto nos falta para dejar de relacionar a las rellenitas con el sobrepeso, lo feo o la enfermedad?

-Nos faltan 10 millones de años luz. Sobre todo en los medios. A veces le comento a mi novio que no creo que viva para ver el cambio en su totalidad. Una modelo curvy venezolana me comentó hace poco que la Argentina es el único país que conoce que se utiliza el "estás más flaca" como elogio.

(Foto: proyecto reales)

-Avanza demasiado lento si falta tanto...

- Yo creo que esto no es una guerra, pero la verdad que escuchar a quienes manejan la industria de la moda decir que "los extremos no están bien", que así como no se debería mostrar una delgadez anoréxica tampoco obesidad mórbida, es una hipocresía. A ver, ¡en el BAFWeek a las modelos de Guillermina Valdes se le notaban los huesos del pecho! Yo no puedo opinar sobre la salud de esas chicas, pero si no querés que me suba a la pasarela para no fomentar la obesidad entonces tampoco muestres eso. Es una triste hipocresía, para un lado está bien y para el otro está mal.

-¿Y la ley de talles?

-Está, pero no avanza. A mí me invitan a los debates y cada vez que se quiere tratar la ley de talles se meten las entidades de desórdenes alimenticios. Eso ya te demuestra que no diferenciamos "gordura" de "obesidad" o de ser grande de cuerpo, y en ese entretanto, esa persona se mete en el sótano hasta que sea linda y flaca, porque no tiene marcas que le brinden ropa.

Dos noches sin dormir que valieron mucho la pena. #handmade #diy #dress #ootd #lotd

Una foto publicada por Brenda Mato (@brenda.mato) el

-¿Qué te dice la gente de tu trabajo?

- La verdad que a veces me agarran bajones y digo "para qué me meto", "¿qué estoy haciendo?". Y un día una chica me cruzó por la calle y me dijo: "Lo que vos estas haciendo es abrir puertas, y cuando uno se mete a hacer eso la pasa mal, porque se necesita mucha fuerza para abrir puertas y que otras chicas puedan entrar". Yo no me creo valiente por mostrarme. En un principio esto lo empece a hacer por mí, no por el mundo, pero digo: si yo lo puedo hacer, pueden todas.

-¿En algún momento de tu trabajo como modelo algo o alguien te hizo sentir mal?

-Sí, sucede todo el tiempo. Desde cosas mínimas, como en sesiones de fotos donde te menosprecian o que te muestran su miedo. Hay mucho temor con el tema de la inclusión. Escuchás cosas terribles, sobre todo a la hora de convivir con otras modelos de otras agencias, cómo te miran.

(Fotos: Palu Camili)

- ¿Un mensaje para las mujeres de cuerpos reales que se están tapando con ropa inmensa para ocultar sus curvas?

-Yo trato de en mi fan page poner dónde me compro la ropa, por ejemplo. Lo que pasa es que nunca vieron a alguien con un cuerpo como el suyo vestida con la ropa que les gusta. Y lo cierto es que todos tenemos el derecho de vestirnos con la ropa que queramos. Si querés usar short o musculosa lo podés hacer, y no morirte de calor en verano por taparte con remerones inmensos. 

(Fotos: DK Photography)

"Una vez recorrí 50 cuadras  para comprarme una remera y una pollera".

-¿Qué marcas son las más incluyentes?

- La verdad es que hay muy pocas marcas, como Portsaid o Yagmour, que a mí me quedan, pero a chicas más grandes ya no. Los pantalones son los más difíciles de conseguir de todas las prendas. Yo uso los jeans de Ver, porque me gustan los chupines y es el único lugar donde están. Una vez recorrí 50 cuadras para comprarme una remera y una pollera.