Cómo aliviar el dolor de cuello después de un día de mucho estrés - Mendoza Post
Cómo aliviar el dolor de cuello después de un día de mucho estrés

Cinco ejercicios que te ayudarán a calmar las dolencias.

Cómo aliviar el dolor de cuello después de un día de mucho estrés

Por: Mendoza PostViernes 23 Oct 2015

Un estudio asegura que 7 de cada 10 personas padecerán de dolor de cuello en algún momento de sus vidas.

“Las personas que trabajan sentadas y pasan ocho horas frente a una computadora tienden a sentarse con mala postura”, comenta el especialista. En esas oportunidades, según Barroso Griffiths, son los músculos del cuello los que trabajan en exceso para tratar de recuperar la curva normal de las cervicales. “Así es como acabamos con dolorosas contracturas musculares que pueden además causarnos dolores de cabeza”, agrega el quiropráctico.

Para evitar acumular tensiones, y que a largo plazo se produzcan las condiciones que degeneran la columna y hacen surgir hernias discales, fortalecer los músculos del cuello es clave.

“Las personas que trabajan sentadas y pasan ocho horas frente a una computadora tienden a sentarse con mala postura” 

 

El especialista Barroso Griffiths brinda algunos ejercicios para repetir durante los recreos en la oficina: 

De pie.

Colocar una mano sobre otra justo por encima de la cabeza. Mantener el cuello estirado llevando la cabeza hacia arriba con la barbilla paralela al suelo. Inspirar subiendo un hombro y luego el otro. Espirar bajando el primer hombro y a continuación el otro.

Sentado. 

Inspirar con la espalda pegada al respaldo de la silla. En cada expiración, flexionar la cabeza, bajando cada vez más vértebra por vértebra. Intentar flexionar la espalda sólo hasta la parte media. La zona lumbar debe quedar siempre en contacto con el respaldo. Recuperarse lentamente vértebra por vértebra.

Cabeza hacia los lados. 

En una posición recta, mover la cabeza hacia un lado y luego hacia el otro, y repetir 10 veces el movimiento. Después, inclinar la cabeza hacia delante, también 10 veces.

Manos cruzadas. 

Cruzar las manos y ponerlas por detrás de la cabeza. Dejar caer el peso de los brazos para que la cabeza caiga poco a poco. Quedarse en esta posición unos minutos.

Cabeza hacia los lados II. 

Mirando hacia la rodilla derecha, poner la mano derecha sobre la nuca e inclinar un poco la cabeza. Intentar no levantar el hombro izquierdo. Repetir el ejercicio del lado contrario.