Una reflexión y una exquisita receta con hongos - Mendoza Post
Sábado 28 Nov 2020
porNadia Haron
Cocinera

Antes de ir a la receta que les tengo preparada para esta ocasión, quiero dejarles una reflexión precedida de un inevitable agradecimiento.

Las bodegas pudimos reabrir al turismo hace unos meses, y la respuesta del mendocino no pudo ser más cálida. Gracias a todos ellos pudimos continuar nuestras actividades.

Con la llegada de este nuevo turismo, nos encontramos con familias, amigos, parejas... que hacen de su plan de bodega una experiencia de todo el día.

Siempre rescato las salidas de amigas como grandes descubridoras de nuevos lugares.

Reservan con anticipación, disfrutan del paisaje del camino hasta el Valle de Uco, llegan puntuales, pasean por la terraza, almuerzan sin prisas, disfrutan de la sobremesa, recorren parte de los viñedos, las esculturas de los jardines...

Casi todo esto contrasta con el turista extranjero, que es arrancado de su desayuno en el hotel, llevado a al menos a tres bodegas diferentes, los tiempos hay que cumplirlos, la foto, la sobremesa, el paseo cerca del viñedo no es posible en la mayoría de los casos. También es comprensible que hay que aprovechar al máximo, y visitar cuanto más mejor de nuestra hermosa provincia.

A modo personal, mi reflexión es encontrar un punto de equilibrio, seguir apoyando y facilitando el turismo local, hacer que convivan estos dos turismos, ampliar la diversidad de público, es mejorar la propuesta. Replantear las propuestas. Hacerlas actuales pero tradicionales, poner en valor nuestro patrimonio gastronómico, nuestros productos regionales, que cada bocado, cada copa....tenga sabor a Mendoza.

Mendoza está marcado en el mapa como primera selección para muchos viajeros, y muchos mendocinos van a optar por vacacionar cerca de casa.

Se abren oportunidades, para no perderlas no debemos olvidar nuestro pasado más reciente, proyectarnos al futuro y dejar de llorar por un pasado que no volverá a ser como era...

Ver también: Una receta con espárragos imperdible

Ahora queridos lectores, le dejo esta receta y espero que puedan realizarla y así agasajar a sus personas preferidas.

TAPA DE HONGO EN DOS COCCIONES RELLENOS DE PASTA DE PIMIENTOS ROJOS CON OLIVA

Foto: Rodrigo Castillo

INGREDIENTES

Hongos frescos 10 unidades

Pimientos rojos 3 unidades

Vinagre 2 vasos

Agua 2 vasos

Azúcar 3 cucharadas

Sal al gusto

Aceite de oliva 2 vasos

Separamos el tallo del hongo (los tallos los podemos usar para un risoto en otra ocasión)

En un tupper ponemos los hongos, el azúcar, el agua, sal y el vinagre. Tapamos bien, evitando que floten, y guardamos una noche en la heladera.

Al día siguiente ponemos en una placa pequeña, pero con cierta altura, los hongos encurtidos, bien escurridos, y cubrimos con el aceite de oliva, opcional poner romero o tomillo. Metemos en el horno a baja temperatura, menor a 100 grados, y cubrimos con aluminio. Mantenemos una hora. Importante que no empiece a burbujear por exceso de temperatura.

Pasado este tiempo, sacamos del horno y mantenemos dentro del aceite. Ese aceite luego nos servirá para aderezo de ensaladas, papa hervida...porque conserva todos los sabores concentrados.

Para la pasta de pimientos: lavamos los pimientos, no cortamos e introducimos en el horno, temperatura media (180 grados aprox), hasta que están cocinados. Pelamos y eliminamos todas las semillas. Procesamos, y después corregimos de sal y aceite de oliva, al final, así no perdemos la intensidad del color del pimiento.

Para el emplatado, con los hongos a temperatura ambiente, rellenamos con la pasta de pimientos.

¡Qué disfruten!

*Nadia Haron contacto: Instagram @nadiaharons

*Idea y producción general: Rosana Conte Ceschi