Análisis del Tomba: un equipo tibio con graves falencias defensivas - Mendoza Post
Viernes 23 Oct 2020Viernes, 23/10/20 atrás
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

Por primera vez pudimos ver al Godoy Cruz de Diego Martínez, gracias a que el amistoso contra Talleres tuvo una notable televisación de parte de la gente de prensa del elenco cordobés. El Tomba, en ese sentido, perdió 2 a 1 y dejó muchas conclusiones preocupantes en su último ensayo, de cara al inicio de la Copa de la Liga Profesional, pactado para el próximo fin de semana.

Fue el quinto partido de pretemporada del Expreso, que antes había jugado contra Gimnasia de Mendoza (0-0 y 0-2), contra Independiente Rivadavia (3-0) y contra Belgrano (0-1 y 0-2). 

Ahora contra el Matador, el Bodeguero ganó 2 a 1 el partido de los suplentes y perdió por el mismo resultado el duelo entre los titulares. Esa apreciación de titulares y suplentes es relativa ya que, después de este ensayo, el entrenador debería realizar varias modificaciones pensando en visitar a Rosario Central en el Gigante de Arroyito.

Leonel González marca con firmeza.

Contenido relacionado: Godoy Cruz cayó ante Talleres en Córdoba por 2 a 1 

Es que Godoy Cruz se mostró como un equipo tibio de mitad de cancha hacia adelante, sin mucha presencia ofensiva, ni peso en el área rival y, sobre todo, con una intención de juego que nunca fue plasmada realmente en el campo de juego. En defensa se repitieron errores del pasado y los goles del rival tuvieron un factor común: llegaron de pelota parada y con una terrorífica desconcentración y quietud de los futbolistas encargados de marcar.

Cabe aclarar que en el presunto equipo titular no estuvo Santiago García, ya que el Morro jugó el primer partido (metió un gol). Además Tomás Badaloni no viajó a Córdoba por un problema de salud que lo marginó de las últimas tres semanas de entrenamientos. Después de todos estos partidos, ¿se puede pensar en el Tomba sin el Morro y sin Badaloni? En principio, no.

Fotos: gentileza Prensa Club Godoy Cruz.

A Diego Martínez le queda todavía una semana para tratar de ajustar los detalles y reducir el margen de error para evitar papelones en el inicio del torneo y, fundamentalmente, cumplir el objetivo de cambiar la imagen que había dejado el equipo de Mario Sciacqua. Los amistosos no generan optimismo, es así, pero en el fútbol todo puede cambiar a último momento y no hay que perder la esperanza hasta que la propia esperanza se pierda por sí misma.