Covid-19: Reino Unido infectará a voluntarios para acelerar la vacuna - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 20 Oct 2020Martes, 20/10/20 atrás

Según publica la revista Nature investigadores británicos preparan un experimento en el que infectarán a voluntarios sanos con Covid-19 para estudiar la enfermedad, con la esperanza de acelerar el desarrollo de una solución.

La iniciativa se da en medio de los diversos proyectos internacionales que intentan dar con la vacuna del coronavirus, y ante las complicaciones que registraron los ensayos más avanzados, como el de Johnson & Johnson y AstraZeneca.

Un desafío arriesgado

Tal como expresan desde la publicación, el programa es descripto como un ensayo de desafío arriesgado, pero sus promotores señalaron que podría producir resultados más rápido que el enfoque habitual, que es esperar para ver si los voluntarios que recibieron un tratamiento experimental enferman.

Ver: Pedro Cahn se desligó de las decisiones sanitarias, al llegar al millón de casos

En este contexto, el gobierno del Reino Unido se prepara para invertir 43,4 millones de dólares en el estudio.

Reacciones opuestas

Mientras que los defensores de este tipo de ensayos argumentaron que pueden realizarse de forma segura; otros plantearon dudas sobre la seguridad y el valor de estos estudios. Asimismo temen que los voluntarios sanos de entre 18 y 30 años se acerquen al proyecto solo por cuestiones económicas, para recibir el dinero que se paga.

Está previsto el pago de una suma no especificada a los voluntarios sanos de entre 18 y 30 años. 

En la primera fase, los investigadores intentarán determinar el nivel más pequeño de exposición necesario para provocar la enfermedad. Después, utilizarán ese modelo para estudiar cómo actúan las posibles vacunas en el organismo, la respuesta inmune del cuerpo y posibles tratamientos.

Impacto

El ensayo inicial involucrará a un estimado de 30 a 50 participantes. Si bien aún no está cerrado el diseño preciso del estudio, es probable que comience con un pequeño número de participantes, que recibirá una dosis muy baja de una cepa de SARS-CoV-2 derivada de un virus que circula actualmente y cultivada en condiciones estrictas. Si ninguno o pocos de los participantes se infectan, los investigadores buscarán el permiso de una junta de monitoreo de seguridad independiente para exponerlos a dosis más altas. Este proceso se repetirá hasta que los investigadores identifiquen una dosis que infecte a la mayoría.

El ensayo inicial involucrará a un estimado de 30 a 50 participantes.

Una vez identificada una dosis adecuada, comenzaría una serie de pruebas de desafío para testear varias vacunas. 

 Los voluntarios serán tratados con un antiviral, como remdesevir, una vez que el hisopado nasal dé un resultado positivo. Además de la edad y la salud, los participantes serán evaluados en busca de factores de riesgo asociados con Covid-19 grave.

Ver: Repudiable: enfermeras bailan en TikTok y "se burlan de los muertos"