Netflix podría ser acusada de tráfico de pornografía infantil - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 16 Oct 2020 12 días atrás

Luego de las acusaciones de sexualizar a niñas para el rodaje de la película francesa "Cuties", Netflix se enfrenta a la justicia. A pesar de ello, su director ejecutivo, Ted Sarandos, sostiene que la película es "incomprendida".

Según la revista Antenna, Netflix perdió cinco veces más usuarios de lo usual en los primeros cinco días después de la salida de Cuties al mercado.

Además, el público le ha dado una bajísima calificación de 3 %. Dicho repudio no solo resultó en un impacto económico, sino también jurídico e incluso podría sentar precedente para la creación de leyes para proteger a los menores de edad de ser abusados en pantalla.

Ver también: "Fuerte repudio a Netflix por Cuties"

La justicia podría sentar precedente sobre el abuso en panatalla

"Es un poco sorprendente que estemos teniendo una discusión sobre la censura en Estados Unidos en pleno 2020", dijo Sarandos.

"La película habla por sí sola. Es una película muy personal sobre la mayoría de edad. Es la historia de la directora, y obviamente ha funcionado muy bien en Sundance sin nada de esta controversia y se ha proyectado en los cines de toda Europa sin nada de esta controversia", agregó.

Además, Sarandos aseguró que la polémica solo se generó en estados Unidos, pero en la comunidad hispana de todo el continente americano ha habido reacciones contra el guión, las imágenes y el uso de las niñas.

En la plataforma Change.org hay una colecta de firmas iniciada en Argentina con más de 312 000 firmas contra el polémico largometraje.

Lo que sí fue único en EE.UU. fueron las acciones judiciales contra Netflix.

Los usuarios abandonaron la plataforma masivamente

El parlamentario de Texas, Matt Schaefer, reveló que un gran jurado ha acusado formalmente a Netflix de "promoción de material visual lascivo que representa a [un] menor" y que podría enfrentar cargos por distribuir material que equivale a pornografía infantil.

Dice la acusación que Netflix "promovió a sabiendas material visual que muestra la exhibición lasciva de los genitales o el área púbica de un niño vestido o parcialmente vestido que tenía menos de 18 años en ese momento. El material visual apela al interés por el sexo y no tiene un valor literario, artístico, político o científico serio".

Netflix mantuvo la película en su plataforma pero se disculpó y cambió la "obra de arte inapropiada", luego de múltiples reclamos por el afiche donde aparecían las cuatro estrellas.