El gobierno compró test importados de Covid-19, pero no usa los del Conicet - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 14 Oct 2020Miércoles, 14/10/20 atrás

Hace apenas unos meses, en mayo, el presidente Alberto Fernández anunciaba con orgullo el Neokit de diagnóstico rápido de Covid-19, desarrollado por el Conicet.

"Esto lo han hecho investigadores argentinos y lo produce un laboratorio argentino. Es tan importante para el desarrollo de un país, porque esto demuestra que no dependemos de otros, esto es soberanía, y eso es lo importante y lo que todos deben entender", dijo en el anuncio.

Sin embargo, cinco meses después, el Ministerio de Salud de la Nación licitó y adjudicó, a la par del lanzamiento del Plan Federal Detectar, una compra de 375.000 test rápidos a Laboratorios Abbot, por un valor de 1,9 millones de dólares, dejando de lado los test de producción nacional.

Ver también: "Así funciona el test argentino de coronavirus"

Giés González García presentando el Neokit

"El instituto Milstein tiene la capacidad necesaria para producir 20.000 reacciones por día", dijo a La Nación Carolina Carrillo, investigadora del Conicet. Y agregó: "Hoy hay mucho interés en países vecinos por el Neokit que se produce en Argentina".

En el Instituto Milstein confirman que "la demanda de test estuvo por el lado de las provincias. Ciudad de Buenos Aires, Neuquén y recientemente la provincia de Buenos Aires nos compraron, pero no así el Ministerio de Salud nacional", señaló Jorge Cassará, director del Laboratorio Cassará.

La denuncia de Ocaña

Según la Disposición 471, donde se informa la adjudicación de la compra a Laboratorios Abott, seis ofertas fueron desestimadas. Entre ellas la del nacional Neokit, del consorcio público-privado desarrollado entre el Conicet y el laboratorio Cassará. Las razones indican "que no se ajustaron a lo exigido en las especificaciones técnicas".

Pese a esto, la diputada Graciela Ocaña objetó y denunció la licitación realizada por el Ministerio de Salud. "Esa licitación estuvo hecha a la medida de Laboratorios Abott", señaló a La Nación y detalló: "Básicamente porque el prospecto de Abott coincide con los detalles técnicos que el Ministerio de Salud exige para la compra".

Ocaña envió una carta a la representación del Banco Mundial en la Argentina, organismo que prestó ese dinero al país para la compra de insumos utilizados en la lucha contra el Covid-19."Lo que cuestionamos es esa licitación convocada por el Ministerio de Salud porque nos parece que está simulada y viola las normas de transparencia", y agregó: "Se está comprando a un laboratorio internacional con dólares prestados por el Banco Mundial, que los argentinos vamos a tener que devolver, y no se compra a laboratorios locales".

Graciela Ocaña dijo que la licitación estaba hecha "a la medida" de Abbot

Ocaña también reparó en que el actual Director de Ventas Gubernamentales de Laboratorios Abott para Argentina es José Priegue, quien fue funcionario de la anterior administración anterior de Ginés González García como ministro de Salud.

Otro detalle: la ANMAT aprobó el Neokit Plus del Conicet días antes de que se publicara en el Boletín Oficial la adjudicación de esa licitación a Laboratorios Abott.

El Neokit Plus es una nueva versión del test nacional presentado en mayo, que "posibilita la detección del coronavirus a través de una muestra de hisopado o de saliva con un paso menos que el Neokit anterior, lo que permite reducir a la mitad el tiempo y bajar costos."

Por si fuera poco, el New York Times publicaba la semana pasada un artículo donde criticaba a la Casa Blanca por "apostar a los test rápidos de Abott que no funcionan".

Mirá el anuncio que hacía Alberto Fernández