Análisis: lo mejor y lo peor de Argentina en el triunfo contra Ecuador - Mendoza Post
Jueves 8 Oct 2020Jueves, 08/10/20 atrás
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

La tenue victoria que consiguió la Selección contra Ecuador, en el inicio de la ruta al Mundial de Qatar 2022, sirvió solo para romper el hielo y dar el primer paso con los tres puntos en el equipaje. Nada más.

El juego colectivo de Argentin, la pobreza y falta de ambición del rival y una notable falta de conexión entre las líneas y los jugadores terminaron maquetando 90 minutos aburridos, tediosos y prácticamente sin palpitaciones. Fue como que la tristeza de las tribunas vacías de la Bombonera se trasladó al campo de juego en un partido que tuvo poca sangre.

Para la tranquilidad de todos, más temprano que tarde apareció la torpeza de un defensor ecuatoriano que barrió a Lucas Ocampos sin medir consecuencias y generó un penal que Lionel Messi, con algo de suspenso, logró convertir. Ay, qué hubiera sido de la Albiceleste sin ese favor del forastero.

Contenido relacionado: Argentina ganó con gol de Messi en el debut ante Ecuador 

Quizás más tarde entraba una y terminaban entrando mil. Tal vez el partido se terminaba consumiendo sin goles, como aquel 0 a 0 contra Perú, en el anterior partido jugado en la cancha de Boca, y que nos dejó con un pie afuera de Rusia 2018.

Lo cierto es que, salvo algunas patriadas de Messi en soledad, Argentina como equipo no existió. No hubo combinaciones, alianzas ni diálogos futbolísticos que pusieran en jaque la firme defensa visitante. Y hasta quedó la sensación que hubo que agradecer que el rival era Ecuador porque otro más completo quizás no permitía que el resultado quedara así hasta el final.

 Messi de penal: así fue el primer gol de Argentina en las Eliminatorias   

En fin, en este contexto de extrañeza coronavirulienta, de falta de fútbol y de pocos entrenamientos, lo rescatable es empezar ganando. Con los tres puntos habrá tiempo para mejorar y trabajar el partido que se viene en la altura de La Paz, que promete no ser tan sencillo como este del debut.  

Lo mejor

Pese a las pocas intenciones de jugar de Ecuador, Argentina mantuvo la intensidad durante los 90 minutos y prácticamente nunca cedió el protagonismo ni el liderazgo del juego.

Lo peor

No hubo juego colectivo ni brillos individuales. La Selección más que un equipo fue un compendio de once futbolistas que nada tuvieron que ver entre sí durante todo el juego.