Historia de un Guerrero: tiene dos años, venció la leucemia y le ganó al Covid-19 - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 2 Oct 2020

 Un nene de dos años recibió un trasplante de médula, venció a la leucemia y luego le ganó al COVID-19. Se llama Miqueas Lionel, su familia es de Tierra del Fuego y tuvo que trasladarse a Buenos Aires para brindarle el mejor tratamiento posible.

Luego de que en un control pediátrico, los médicos confirmaran que Miqueas presentaba tres valores en sangre que no eran normales por lo que debieron realizarle una punción medular. "A los días, le diagnosticaron leucemia mieloide aguda", contó el papá del niño en dialogo con TN.

Miqueas comenzó con los ciclos de quimioterapia. En total, fueron cinco: uno por mes. Durante el tratamiento, tuvo varias complicaciones. Entre ellas, los médicos descubrieron que algunos virus intrahospitalarios habían ingresado a su organismo.

Ver además: Incendios en Córdoba: el fuego destruyó todo pero la gruta de la Virgen se salvó 

Las semanas transcurrieron. Miqueas continuaba con el tratamiento. Algunos días eran mejores que otros, pero él siempre se mostró con fuerzas para seguir. Contrajo neumonía y mucositis. "Hubo períodos en que levantó más de 39 grados de fiebre. Otros en los que ingresaron hongos en su sangre por las bajas defensas. La pasamos muy mal", relató el papá.

Miqueas se sobrepuso de una neumonía, de mucositis y hasta de una fractura en su pierna. 

Pero uno de los milagros llegó desde muy lejos. "Recuerdo cuando me llamaron y me comunicaron una de las novedades más lindas de mi vida... ¡Buenas noticias! ¡Salió una persona en Alemania cuya compatibilidad es 10 de 10 para el trasplante de médula!", contó emocionado Brian Alvarengo, el padre del nene.

Cada día que transcurría, estaban un paso más cerca del trasplante. En medio de la espera, a Miqueas le descubrieron una fractura en su pierna derecha. Y, además, la última quimioterapia que le suministraron le afectó el corazón.

La familia siempre mantuvo la fe y la confianza en los médicos.

A pesar de los nuevos diagnósticos, la familia siempre mantuvo la fe y la confianza en los médicos. El día del trasplante llegó. La cirugía fue de alta complejidad debido a la condición de su corazón, pero por fortuna salió perfecta. La médula funcionaba bien.

De la internación en terapia intensiva, pasaron a sala común. Todo iba bien, pero luego le diagnosticaron coronavirus. "Era una cosa de no creer. Para su suerte y a pesar de ser un paciente inmunosuprimido, fue asintomático", relató Brian.

Miqueas contrajó coronavirus, pero fue asintomático. 

Hoy, Miqueas es un nene sano. Se podría decir que le ganó a todo: infecciones en sangre, una fractura, la neumonía, la mucositis, el trasplante y el COVID-19. Tiene unos excelentes valores en sangre. El día que salió del trasplante estaba tan feliz que le pidió unas empanadas caseras a su abuela para celebrar. "Nunca perdimos las esperanzas, confiamos en los profesionales y en Dios", cerró el papá de Miqueas, quien ama los dinosaurios, los autitos y los juegos de encastre. 

Ver además: Un chico católico que murió hace 14 años será beatificado: su cuerpo está intacto

Esta nota habla de: