Quincho: Cuarentena tensa, y semana de pedidos y protestas - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 27 Sep 2020 24 días atrás

 Con cierto recelo, Julián había visto durante la tarde el enorme movimiento de autos en el barrio. Los fines de semana casi nadie se privaba de visitar a las familias, a los amigos, de hacer algún cumpleaños, de salir de "gira" a cada rato con alguna excusa. El Ruso le adivinó el pensamiento.

- Si hasta en las redes vi ofertas de peloteros y gente preguntando... ¿quién va a llevar inflables a su casa para dos o tres pibes? Eso es una fiesta...- le dijo el hombre de los negocios del grupete. El gordo se encogió de hombros.

- Hay amplias zonas de Mendoza donde la cuarentena no existe. Pero no existe de verdad. De casualidad que usan tapabocas, y debajo de la nariz. Y no se puede hacer nada... por más que los imputen... si hasta hay reincidentes por violar el distanciamiento, la salida por DNI o por mal uso de los barbijos... Lo mismo con las juntadas. La gente se embola, se junta, y los que cumplen, algunos denuncian pero la mayoría no lo hace porque no quiere lío con los vecinos... es así... Al hijo de un amigo lo invitaron a un cumpleaños en el Valle de Uco, y la invitación decía clarito "no me importa la cuarentena, festejo igual". Es muy difícil contener esto. Y con las camas al 90 %. Todas, no sólo las de terapia intensiva...- reflexionó el Ruso. A la tarde había llamado a uno de sus amigos, y se lo encontró internado en el Hospital Italiano. Se había comido seis días de fiebre y todos los síntomas posibles, incluyendo una neumonía.

- Este virus es una mierda...- dijo, y se puso a mirar mensajes de sus clientes. Los precios de muchos bienes transables habían subido a la par del dólar ahorro, 35 %. Y el mercado inmobiliario se estaba deprimiendo un poco más.

Julián trató de resetear su cabeza. Puso un playlist de Bee Gees, y le arrancó una sonrisa a su amigo. Y de inmediato se puso a preparar sus "súper milanesas". Había decidido hacer una "minuta", pero con toques especiales. Se había hecho filetear -todos iguales- los bifes de cuadrada, un corte que requiere un toque de tratamiento a martillo, pero que es ideal para las milangas. Y había preparado dos bowls de "menjunje", con idéntica mezcla: huevos, leche, pimienta, orégano, ají molido, ajo picadito y perejil fresco, y abundante sal.

Las verdaderas milanesas caseras del quincho.

- La mezcla tiene que sentirse bien salada, porque a los bifes no hay sazonarlos, para que no se seque tanto la milanesa...- le dijo al Ruso. Había dejado reposar la carne fileteada en uno de los bol para que se impregnasen bien y luego sí, los "apanó" bien firme, los pasó por el otro bol, una pasada más de pan rallado, y listo. Le gustaban así. "Como cuando éramos chicos" le dijo al Ruso. Las dejó reposar un rato antes de freírlas en aceite de girasol, y dedicó el tiempo a las ensaladas, el puré, y las papas fritas. Como mandan las reglas de la buena cocina argentina. Además, había horneado pan francés casero en piezas de casi 30 centímetros, para los amantes del "sánguche de mila". En unos instantes, todo estuvo listo para la cena.

...

Ludovico miró con sospecha la mesa, antes de sentarse.

- ¿Pediste delivery?

- No seas boludo... te vas a chupar los dedos...- dijo, y comenzó a servir. En su propio sitio armó "a la Dumas". La milanesa, el puré, la ensalada de tomates y lechugas y las papas fritas, todo en un mismo plato especial para estos menesteres. Los amigos le miraron con admiración, como quien observa a Messi en pleno slalom y apilada antes de meter un gol con la camiseta del Barcelona.

- Sin dudas, el hombre merece nuestro respeto...- dijo el Omar, el radical-radical-radical del grupete, y los amigos estallaron en carcajadas. Qué bueno resultaba empezar con humor. La charla se armó rapidito alrededor de las últimas novedades de la semana. Sobre todo, en lo que tiene que ver con la cuarentena a la mendocina.

-¿Esto cómo sigue? - preguntó Julián, mientras miraba la lista triste de los siete fallecidos del día. Septiembre era por lejos el peor mes de la pandemia. El Omar sacó la cara por el gobierno.

- Van a ir abriendo de a poco y caso por caso, siempre que la curva se mantenga estable y baje un poco la "positividad" del total de cada muestra, aunque la preocupación sigue estando en la cantidad de camas ocupadas. Cada familia que necesita internar a uno de los suyos, tiene que prepararse para un peregrinar largo y muchas horas de amansadora. Lo que se espera para la semana es muchísima presión alrededor de la gastronomía...- anunció.

- ¿Piden abrir? - preguntó el Ruso. Varios de sus amigos tenían inversiones en el sector.

Gastronomía, solo al aire libre.

- Y claro. Sostienen que los contagios están en las juntadas ilegales y en la excesiva circulación de la gente. Y no adentro de los restaurantes. Así es que hay un poco de "ronda" entre los intendentes del Gran Mendoza, y las organizaciones de empresarios gastronómicos. De movida, van a pedir que les habiliten los salones y que les dejen abrir hasta las 24:00, porque con los horarios actuales encima la gente sale muy poco. Ah... y volver a las seis personas por mesa.

- Los salones no se los van a abrir... por si no te diste cuenta... hay más de 500 casos todos los santos días... y de cinco a siete muertos...- acotó Ludovico, mientras montaba una mayonesa de oliva sobre el pan, para armar un sándwich como Dios manda. Julián sirvió una vuelta de un Doña Paula Estate, Malbec.

- Bueno, entonces lo que van a pedir es que se "peatonalicen" las calles para poder poner mesas por lo menos en uno de los carriles por vereda y poder habilitar más lugares... sobre todo ahora que vienen los días lindos...- insistió el Omar. Julián trató de enfocar el asunto.

- Miren amigos... hay circulación comunitaria... sostenida... si los números oficiales reconocen casi 23.000 detecciones positivas, háganse a la idea de que ahí afuera hay de 60.000 a 200.000 personas contagiadas con síntomas muy leves o asintomáticas, que están contagiando a los demás. Cerrar más es casi inútil en períodos largos porque la gente se sigue juntando y circulando. Es cierto, un fin de semana el "toque de queda" dio resultado. Pero no veo que en el tiempo pueda durar. En el conurbano mendocino no hay cuarentena real. Y creo que mientras haya camas hay que permitir que la economía funcione todo lo que se pueda. Hasta ahora, es lo que le ha dado resultado al Rody.

- Bueno... pero si vos les armás más mesas a los restaurantes y confiterías, o abrís los bares, está generando más gente circulando...- razonó el Ruso, trinchando un solo bocado de papas fritas, milanesa y huevos fritos. Trató de recordar si en su casa tendría alguna sal de frutas a mano.

- Es verdad... pero esa misma gente, si no la canalizás por algún lado, es la que se va a juntar igual en las casas. Muchachos asómense y van a ver en casi todas las calles del Gran Mendoza autos que no son del barrio. Entre las 23:00 y las 23:30 ves a montones de pibes y pibas en grupitos de cuatro o cinco, con algunas botellas en la mano, a las corridas para llegar antes del "campanazo" de las 23:30. Porque si circulás después, te embocan... entonces, capaz sería mejor tener la gastronomía abierta, y por lo menos con distancia social y declaraciones juradas sabés quién anda... y está la restricción de DNI. Es mejor eso, y no juntadas indiscriminadas en las casas... porque los que se siguen enfermando muy grave y eventualmente muriendo, son los adultos mayores... ¿no? - insistió el Omar. El gordo tenía un dato.

- Escuché por ahí que hay una "movidita" silenciosa entre gente de los bares, especialmente algunos de la calle Arístides, en forzar las restricciones de "huevo" y abrir los salones y tener hasta más tarde, haya o no acuerdo con el gobierno...- contó.

- Sería un cagadón... se van a comer las multas al pedo... Encima que están todos en rojo mal...- dijo el Ruso. Julián trató de poner la perspectiva del tiempo.

- Leí en el Financial Times que el director ejecutivo del mayor fabricante del mundo, un indio, dijo que vacunar a toda la humanidad llevará de cuatro a cinco años. No debe ser sencillo inmunizar a 6.500 millones de personas. La "normalidad" va a tardar mucho en volver. Ya les dije la semana pasada. Ni clases, ni nada, hasta el segundo cuatrimestre del año que viene, por lo menos. El problema es que hay que seguir andando... El Estado no puede mantenernos a todos con IFE y ATP... ¿verdad?

Control en Campo Pappa.

- A esta altura estoy dispuesto a creer en la inmunidad de rebaño... concuerdo con los que dicen que es inútil demorarlo... hay que apostar todo, poner todo en que se pueda atender a la mayor cantidad de personas... y listo... abrir la canilla. Yo estoy harto del tapabocas, de la distancia social, de no ver a nadie, de no salir, de tener que salir a la calle cuando el Estado me lo dice... de vivir escondido como en una guerra... llevamos seis meses así... y al menor descuido, todo el esfuerzo se va a la mierda, y cambiás el miedo a contagiarte, por el miedo a morirte. Tengo muchos amigos que pasaron la enfermedad muy mal. No es una gripecita. A veces me dan ganas de salir corriendo a la calle y ya... y a la mierda...- dijo Ludovico, y los amigos se quedaron en silencio.

- Lo próximo que van a abrir son los clubes, después de los deportes individuales que vuelven el lunes. Plantearon que si ellos no abren, los pibes se juntan igual en los barrios a jugar a la pelota o lo que fuere, y los padres al costado tomando mate...- dijo el Omar, casi en un murmullo. Julián tenía muchas dudas respecto de los incidentes con los skaters el viernes. El Omar tenía algo de información.

- La mano fue rara. Algún avivado logró armar un coctel explosivo ahí. A ver... los grupos de Parkour, skate, las bicis freestyle... venían hablando con la Municipalidad de la capital para poder usar el skatepark del Parque O´Higgins con un protocolo sanitario... grupos de a cinco con turnos de una hora y media... tiempo para desinfectar... esas cosas... y venían tensos porque cuando aumentaron los casos se suspendieron los deportes... después vino el toque de queda, y finalmente decidieron protestar el viernes. Fueron a la Casa de Gobierno y después al Parque O´Higgins, donde resulta que había solo una preventora que se vio desbordada... ella declaró que la agredieron, que algunos de los pibes estaban alcoholizados, que empezaron a romper cosas... llegaron los refuerzos y se armó una batalla campal. Yo vi una docena de videos y en varios vi cómo algunas pibas les pegaban a preventoras y policías, que levantaban las manos para no contestar. Pero hubo bala de goma, gases, heridos, roturas... 20 pibes presos... pero hubo alguna "rosca" política... los "medios K" lo vendieron en Buenos Aires como "la represión en Mendoza", enseguida llamó Romina Cucchi, funcionaria de la Suprema Corte que responde al juez kirchnerista Omar Palermo, los organismos de Derechos Humanos se enteraron antes que el fiscal... no sé... en el gobierno creen que había "manija" de la izquierda... y de algún sector K, a la misma hora había otra protesta en pleno centro donde gritaban por el agua de Mendoza, insultaban a Suarez diciéndole "sos la dictadura" y "queremos la vacuna". No sé... en el gobierno creen que alguien les encendió la mecha a estos pibes para generar quilombo...- dijo el Omar.

- Puede ser... pero no es menos cierto que los adolescentes llevan seis meses encerrados, ahora sin clubes, sin actividades, sin escuelas... sin ver a sus amigos... sin un carajo que hacer... yo creo que la cuarentena no va más...- insistió Ludovico.

- Te aviso que de los 20 detenidos, menores en edad escolar había sólo dos... el resto eran todos adultos...- dijo Julián.

- Por eso... Que abran los bares y los casinos...-

- ¡Jajajajajajaaa!

El anfitrión sacó de su enorme sartén de hierro, con más de medio siglo de cocina encima, otra tanda de "milas" crocantes y sabrosas. Y la mesa cambió de tema.

...

-¿No pasa nada con la política? ¿Todo el mundo está con la pandemia, con el dólar y con la economía? - preguntó el Ruso.

- Y con el diputado chupetón...- agregó el Omar, y los amigos rompieron en risas. Julián contó algo de los "compañeros".

- Está bien que en el peronismo haya algo de movimiento y se estén "mostrando" un poco algunos de los dirigentes con aspiraciones. Pero el PJ tiene la Presidencia de la Nación. Eso ordena todo. Nadie va a discutir el año que viene la candidatura a senadora nacional de Anabel Fernández Sagasti. Hay que ver quién la acompaña, y quién encabeza Diputados. Y luego se verá. Pero el poder te ordena. Es más, para 2021 no creo que haya internas en el peronismo. Después, por la gobernación, seguro que sí, como en 2015 que corrieron varios... pero sí hay una certeza, un consenso para el próximo paso, en el que están de acuerdo los principales dirigentes del peronismo.

- ¿En qué? ¿Van a ponerse a disposición de Suarez? - ironizó el Omar.

- Eso ya lo hicieron. En lo que están de acuerdo, es en que el Guillermo Carmona no sigue cono presidente del partido. En eso sí hay consenso...- dijo el único peronista de la mesa, y los amigos estallaron en carcajadas por la ocurrencia.

- ¿Y quién va? - preguntó el Ruso, una vez repuesto de la panzada de risa.

Carmona no sería más el presidente del PJ.

- No se sabe... se sabe quién no va...- insistió Julián. - Igual, ustedes no la tienen sencilla en Cambia Mendoza. En 2023 no tienen reelección Tadeo, Orozco, Marcelino, Soto, Ronco, y Marcolini. Si les sumás Ulpiano, podés tener cuatro o cinco aspirantes a suceder a Suarez, que bendecirá a alguno, y aún hay que ver qué hacen Cornejo... el Omar De Marchi... No te preocupes tanto por el peronismo... me parece que tienen que mirar lo que pasa en su casa...- anunció Julián.

- ¡Tenés razón!

...

La cena fue llegando a su fin. Después de una ronda del bajativo Ünderberg, que aún se consigue en algún lugarcito de Mendoza, los amigos partieron rumbo a los autos.

...

- Gordo... ¿Por qué la rajaron a la jefa de terapia intensiva del Lagomaggiore?

- No la rajaron. Sólo deja de ser jefa. Mirá... ahí hay un tema de relaciones humanas. Lo que me cuentan es que la doctora Graciela Sakalik, de ella hablamos, es de las mejores especialistas de terapia intensiva que hay incluso en el país. Pero que tenía un asunto de malas relaciones y desacuerdos con la directora y con otros médicos a su cargo... un quilombo interno... en el Lagomaggiore estaban agregando camas de intensivo, la doctora no habría estado de acuerdo en cómo las equiparon... qué se yo... la verdad es que el sistema de Salud es una bomba de tiempo... mirá el hospital de Malargüe... sin jefes... el director renunció, el del sector Covid también... la jefa de enfermería está de licencia...

- Ya veo... aclárame algo... ¿El SUTE no participa del pre congreso de la ley de educación?

- No. No quieren que se trate nada en pandemia.

- Bueno, pero sí participan de un congreso mundial con expositores de ellos... vi los anuncios.

- Sí. Es decir, a algunos congresos sí se puede ir en pandemia y a otros no. Depende del color político. En unos aportan debate, y en otros, caravanazos en contra como los que van a hacer esta semana.

- La revolución para que nada cambie.

- Exacto.

- Decime... ¿Qué va a pasar con el comercio esta semana? ¿Les van a dejar abrir hasta más tarde, como en Luján?

- Hay un poco de ruido político con eso. A algún intendente no le gustó que Bragagnolo habilite horario partido, porque sobre todo en la Capital se militó mucho por el horario corrido. Veremos. Van a pedir que se habilite de 9 a 21:00. Mirá... esta va a ser la "semana de los pedidos", porque ya se acaba setiembre... nadie está facturando lo que necesita... y las presiones van a estar pesadas. Agregales las protestas del SUTE, de personal de Salud, los cortes de ruta de los productores el martes en el límite con San Luis... Vamos a tener una semana súper movida.

- ¿Y vos? ¿Te quedás en tu casa?

- No. Tapabocas, distancia social, higiene abundante de manos... es suficiente... además... si me quedo... ¿Qué querés? ¿Qué me ponga a ver series, con lo intensa que está la Argentina?

- ¡Jajajajajajaja! ¡Tenés razón!

...

Y así, entre chanzas y buen humor en medio de la noche fresca mendocina, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.

...