El primer censo nacional: país despoblado, analfabetos y numerosos curanderos - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 17 Sep 2020Jueves, 17/09/20 atrás

Bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento se realizó el primer censo nacional en Argentina. Los resultados preliminares arrojaron que el país contaba con 1.877.490 habitantes.

El registro arrojó que de 413.465 chicos en edad escolar solo lo hacían 82.671. Había más de 300 mil niños sin educación. Además, la densidad de población no alcanzaba a un habitante por cada dos kilómetros cuadrados por lo que el censo indicaba que en ese entonces apenas superábamos a Siberia y a Nueva Guinea.

Entre los principales objetivos del momento los esfuerzos se enfocaron en la educación que era la clave para salir del atraso cultural de décadas de hegemonía rosista. Esa fue la conclusión a la que llegó el presidente Sarmiento cuando vio los resultados del primer censo, hace 151 años atrás.

Ver además: Por qué el 11 de septiembre es el Día del Maestro

 El primer censo nacional en Argentina fue ideado por Sarmiento. 

Rudimentario procedimiento 

El procedimiento dividió al país en cinco zonas: norte, sur, este, oeste y territorios nacionales. De esas divisiones, se desprendían otras más acotadas para ser relevadas por 3045 censistas, definidos como "civiles ordinarios" y "agentes caracterizados y responsables, fáciles de inteligenciarse". Había además 700 comisionados del censo, controlados por una quincena de comisarios provinciales, que debían recoger y examinar las planillas. Según escribió el funcionario, solo tres agentes fueron reprendidos por no hacer su trabajo adecuadamente.

El país contaba con 1.877.490 habitantes.

El censo tuvo lugar entre el miércoles 15 y el viernes 17 de septiembre de 1869 y arrojó una totalidad de 897.780 varones y 843.572 mujeres. Además, sumaron a las tropas que estaban peleando en el Paraguay y los argentinos en el extranjero. Descartando a los inmigrantes, había una diferencia a favor de las mujeres de 49.351. Existía una marcada mayoría femenina en Corrientes, Santa Fe y Entre Ríos. Los extranjeros estaban concentrados en Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. 

La pobreza alcanzaba al 75% de la población. Y había muchos longevos: 234 personas que pasaban los 100 años y anotaron 1172 africanos.

El mayor número de casados se encontraba en Jujuy; en total en todo el país había 383.119, mientras que se contabilizaron 88.902 viudos, con una marcada diferencia a favor de las mujeres, situación que encontraron lógica a causa de las guerras. Y 28.319 mujeres contestaron que vivían en concubinato.

Además, se determinó que 361 individuos se dedicaban a la prostitución, aunque se hizo la salvedad que ese número habría que multiplicarlo por diez.

La educación como prioridad

De los censados, 360.683 sabía leer y 312.011 sabía escribir, aunque se calculó que no todos respondían la verdad, y que a esas cifras había que restarle un 30 por ciento.

De los 300 mil ciudadanos aptos para votar, solo 50 mil leían y escribían y el resto no poseía ninguna instrucción.

El censo también contempló contabilizar a "dementes, cretinos, estúpidos" y también a los sordos mudos y ciegos. Arrojó, además 2.888 personas inválidas por las guerras civiles.

Por otra parte, había 458 médicos, que fueron superados por 1.047 curanderos; 439 abogados y 1442 profesores. Entre 140 mil mujeres se repartían los oficios de costureras, lavanderas, tejedoras, planchadoras, cigarreras y amasadoras, entre otros.

La necesidad habitacional

Hace 151 años atrás se levantaban 262.433 viviendas, una mayoría de madera, caña y paja, y las menos de azotea y teja. El promedio era de 692 personas cada 100 casas. Argentina albergaba a 180 ciudades, villas, pueblos y aldeas, y la densidad no alcanzaba a 1 habitante cada 2 kilómetros cuadrados.

Las conclusiones se vieron demoradas por la epidemia de fiebre amarilla

El censo arrojó un costo de 189.794 pesos fuertes y fue publicado en 1872. Sus conclusiones finales se vieron demoradas por la epidemia de fiebre amarilla que había azotado al país a comienzos del año anterior.

Ver además: Por falta de recursos un profesor da clases desde un ciber