Mendoza se salvó del aislamiento y Suarez decide la nueva cuarentena - Mendoza Post
Lunes 31 Ago 2020Lunes, 31/08/20 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Después de cuatro días de negociaciones intensas, el gobierno nacional decidió no retroceder a Mendoza a la fase 1 de aislamiento y mantener la provincia en "distanciamiento social obligatorio" bajo ciertos compromisos. Así fue confirmado en los primeros minutos de este lunes, luego de la publicación del Decreto de Necesidad y Urgencia 714 firmado por el presidente Alberto Fernández, en el Boletín Oficial de la Nación. En esa herramienta legal, Mendoza sigue ubicada en fase de "distanciamiento social". Pero a la vez se llama a la provincia a "redoblar esfuerzos" para evitar una mayor propagación del virus.

Ahora, las restricciones que se tomarán desde las 00:00 de mañana en nuestra provincia dependerán exclusivamente de las decisiones del gobernador Rodolfo Suarez. Se volvería atrás en el funcionamiento de clubes, gimnasios, restaurantes con condiciones, turismo interno y servicios religiosos.

El decreto conocido hoy después de medianoche ubica a Mendoza en fase de "distanciamiento" al igual que con las provincias de Córdoba y Santa Fe, entre otras. Desde la durísima teleconferencia de la semana pasada entre el presidente Alberto Fernández y sus ministros, con Rodolfo Suarez y Ana Nadal -más gobernadores de otras 14 provincias- el temor del gobierno provincial era que en el decreto publicado hoy, Mendoza quedase en fase de aislamiento. Ello habría implicado el cierre casi total del comercio, salvo alimentos, veterinarias, ferreterías, y farmacias. Como al principio de la cuarentena. Y mayores restricciones al movimiento de las personas. En aquella teleconferencia, el presidente se quejó en muy mal tono por el aumento de casos en el Gran Mendoza.

Leé tambien: La "chicana" presidencial por los números de Mendoza en la pandemia

Los días de negociaciones y cruce de información vinieron bien. Los funcionarios locales lograron convencer a Nación y que no sería necesario el aislamiento, aunque en honor a la verdad, las cifras de ocupación de camas de terapia intensiva que figuran en el decreto nacional, son menores, probablemente más antiguas, que las reconocidas por el propio Gobierno de Mendoza el viernes en su informe semanal sobre el estado del sistema sanitario. El decreto habla en los considerandos de un 74 % de ocupación de camas, y realmente estamos por encima del 90 %.

Uno de los operativos en La Favorita, Ciudad de Mendoza.

Suarez iba a esperar el decreto presidencial conocido en la madrugada de este lunes, más las cifras de detecciones positivas, contagios y recuperados y ocupación de camas, para decidir las restricciones que regirán en el marco del distanciamiento social, hasta el 21 de setiembre inclusive. Ello, porque en el gobierno quieren dejar expresamente adentro de las prohibiciones al Día del Estudiante, uno de los días en que mayores concentraciones de personas se producen en el año.

Hasta ahora, y de acuerdo a los que han adelantado algunos intendentes, el propio Suarez y fuentes del gobierno en una sintonía más fina, habría restricciones a restaurantes para la atención dentro de los salones. Podrían seguir haciéndolo con mesas en la vereda, aquellos que dispongan del lugar. Se restringiría el turismo interno que actualmente sólo se permite a familias convivientes, lo mismo que los entrenamientos en clubes y gimnasios. No está claro qué pasará con los centros comerciales, y sí se obligaría a los cultos religiosos a reducir la presencia en las iglesias a diez personas. Actualmente en Mendoza pueden concurrir hasta 30 personas. Por supuesto, se descuenta que seguirán las restricciones de salidas, esparcimiento y compras por terminación de DNI, lo mismo que la prohibición de las reuniones sociales y familiares.

Gobernador Suarez y ministra Ana Nadal.

Las restricciones enfrentan la dura resistencia de empresas y comercios, y también de los dueños de los gimnasios, que amenazan con medidas tales como dictar clases en las veredas al aire libre, o movilizarse. No está claro si hubo clusters de contagios en gimnasios y clubes. De hecho no fueron informados como tales, como sí ocurrió en los geriátricos. Sólo se conocieron casos aislados. El fin de semana se confirmó el contagio de una familia en un local de crossfit cercano a la Avenida Champagnat. Dos de los miembros de una familia se contagiaron e infectaron a otros dos. También se confirmó el caso positivo de un niño que asistía a entrenamiento de básquet en el Club Regatas el viernes. Como sea, tanto las empresas gastronómicas que están al límite de sus posibilidades económicas como los gimnasios, han "sacado los dientes" y no quieren saber nada con cerrar. Habrá que ver qué decide Suarez hoy, luego de haber escuchado a sus ministros, a los especialistas del Comité de Seguimiento Epidemiológico de la Provincia, a los intendentes, a los directores de hospitales y clínicas con los que habló personalmente, y finalmente, con el decreto de Alberto Fernández sobre el escritorio.

Por qué no volvimos a aislamiento

En los considerandos del decreto publicado esta noche, están los justificativos para mantener a Mendoza en fase de distanciamiento.

En el primer punto del decreto que nos impacta, el gobierno nacional sostiene que la provincia "...continúa con transmisión comunitaria y aumento exponencial de casos, principalmente en la región metropolitana de Mendoza y Gran Mendoza, pero con registro de casos y brotes en múltiples departamentos de la provincia. El tiempo de duplicación de casos al 23 de agosto registrado era de 15 días. El sistema de salud, en esta provincia está con moderada capacidad de respuesta, presentando una ocupación de camas de UTI, del 68% -mayor que hace dos semanas" indica. Luego, dice que Mendoza, al igual que Santa Fe, Tucumán, Chubut y Córdoba "presentan un sistema de salud, que, a juicio de sus autoridades, tiene capacidad de dar respuesta al aumento de casos, tanto en lo que hace al diagnóstico como también con relación a la atención sanitaria y control de contactos" dice. "Según afirman las autoridades en estas zonas se presenta, además, un sistema intensificado de búsqueda de casos por medio de unidades centinelas que sensibiliza la detección de posibles casos nuevos de COVID-19. En este marco, y en atención a la evaluación positiva de la situación realizada por las autoridades provinciales, teniendo en cuenta el expreso compromiso asumido de informar cualquier situación de alerta epidemiológico a las autoridades sanitarias nacionales, se ha determinado (...) que las provincias de Mendoza, Córdoba, Tucumán, Chubut y Santa Fe, puedan mantenerse en el marco de las medidas de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, debiéndose redoblar los esfuerzos en estas jurisdicciones para evitar la expansión de los contagios y las consecuencias que la propagación de la enfermedad conlleva" dice. Traduciendo a un idioma más llano, por ahora nos salvamos del aislamiento, pero hay que hacer más, para liberar camas y tratar de distender el sistema sanitario al límite. De eso se va a tratar el decreto de Suarez que se redactará hoy, y que regirá a partir de las 00:00 de mañana martes.