Las duras palabras de "El Puma" Rodriguez sobre la pelea con sus hijas - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 27 Ago 2020 28 días atrás

Hace unos días, en una entrevista José Luis "El Puma" Rodriguez declaró que si alguna sus dos hijas mayores -Liliana y Lilibeth, fruto de su primer matrimonio con la actriz Lila Morillo- murieran estaría "todo bien", reviviendo un viejo conflicto que mantienen hacen años.

En la charla, la periodista habló con el cantante venezolano por el libro "Para qué vivir", donde el artista relata los problemas de salud que tuvo y le señaló que le gustó leer que allí dice que tiene esperanzas de recomponer la relación con sus hijas. Sin embargo, le planteó un hipotético escenario: "¿Pero qué pasa si Liliana se muere mañana y no hubo tiempo de hacer esas paces?".

La respuesta del cantante impactó: "No pasa nada. Nos vemos en el cielo". Y luego agregó: "Yo no voy a apresurar las cosas, nunca lo he hecho. Dios me dio chances. Si las cosas van a suceder, suceden. Yo no voy a forzar nada. Tiene que ser fluido".

El cantante junto a su hija y su segunda esposa.

Sobre los detalles del conflicto, el venezolano admitió que "es algo complicado para mí de contar". Pero deslizó: "Hay tantas cosas que no puedo decir, algún día las voy a decir. En este momento voy a herir personas, ellas saben lo que hicieron. Ojalá saliera de ellas decir 'sí cometimos este error contra Carolina, contra Génesis'", detalló sobre su actual esposa e hija.

Luego, aseguró que al principio de su matrimonio con Carolina Pérez "quisimos unir la familia de forma civilizada, pero eso fue imposible de lograr".

Por su parte, las dos hijas de "El Puma" lo acusaron de no tener intenciones de recomponer la relación y de usarlas, en un video que grabaron juntas y que compartieron en su cuenta de Instagram.

Lilibeth indicó: "Quedó claro para nosotras, y para Dios, que no te importa si morimos y no nos ves más. Pasa lo que todo el mundo ve, menos tú, que ningún padre que ama a sus hijas habla así. No merecemos eso ni que busques desprestigiarnos, desvirtuar nuestra imagen y exponernos al escarnio público. Eso es algo que ningún padre, que dice amar a sus hijas, haría".