Ray Bradbury, el efusivo escritor del futuro que se hizo presente - Mendoza Post
Sábado 22 Ago 2020Sábado, 22/08/20 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Ray Bradbury decía que un escritor es "una criatura de arrebatos y efusiones". Lo escribió en su libro Zen en el Arte de Escribir donde, además de contar algunos secretos de sus más reconocidas obras, instaba, punzaba y ordenaba a sus lectores para que se pusieran a escribir. 

Bradbury, junto con Isaac Asimov y Arthur Clarke, fueron visionarios o más aun, creadores de futuro.  Ellos no solo escribieron ciencia ficción sino que le dieron forma a nuestro presente y a un futuro que todavía no está, pero que pudimos ver a través de sus letras. 

Bradbury nos puso en Marte mucho antes que la NASA y puso televisores led gigantes en las casas de sus personajes mucho antes de que se crearan los píxeles. 

La criatura de arrebatos y efusiones que Bradbry tenía adentro quedó indeleble en su obra más reconocida: Fahrenheit 451. 451 grados Fahrenheit es la temperatura a la que se quema el papel y esa obra, trata de un mundo en el que leer está prohibido porque genera conflictos cuando las personas desean aquello que no pueden tener y que los libros muestran. En ese mundo, los bomberos se dedican a quemarlos y detener a quienes los esconden como los tesoros que son.     

En sus arrebatos, Bradbury escribía tan rápido esa historia (principalmente porque debía pagar por hora el uso de la máquina de escribir) que nombró a sus personajes como la marca de papel y de los lápices que usaba

El escritor de cachetes rosados y mirada de niño que juega a ser mago había cobrado apenas 400 dólares por esa historia que se publicó en la revista Playboy y que hoy es el ícono de lo que ahora conocemos como "distopía". Otra de sus grandes visiones. 

También enseñó, con palabras y ejemplos, que "El trabajo duro da resultados. Si quieres ser bueno tienes que practicar, practicar, practicar. Si no amas algo, entonces no lo hagas."

Hoy, Ray Bradbury cumpliría cien años y, sin dudas logró trascender eso que llamamos muerte y que escritores como él se encargaron de desmentir.