Así es correr en tiempos de coronavirus - Mendoza Post
Sábado 22 Ago 2020Sábado, 22/08/20 atrás

 El 1 de agosto dio inicio el circuito Spartan Trail World Championship (STWC) con la Fjällmaraton en el pintoresco pueblo de montaña de Åre, sito en el corazón de Suecia, que en los 100K se lo adjudicaron el noruego Simen Hjalmar Wästlund y la española Azara García de los Salmones, evento que Mendoza Corre te lo hizo conocer (hacé click acá para leer la crónica).

Pero en esta oportunidad entrevistamos, vía WhatsApp, a la chilena Francisca González, que participó en los 43K de la prueba escandinava, para que nos contara, con una óptica latinoamericana, qué es esto de andar por senderos en tiempos de pandemia por COVID-19 y qué se siente al participar en una carrera de montaña en momentos donde un virus asusta a la mayoría de la humanidad.

La amiga de Mendoza Corre es atleta Spartan Trail, influencer y tiene una vida salida de un guión de película de Hollywood, ejemplo de que a cualquier altura de nuestras vidas podemos alcanzar nuestros sueños, como vivir de lo que más nos gusta, dejando de lado la aburrida "zona de confort" que a veces nos obnubila la vista (hacé click acá para leer la nota que le hicimos en febrero con su apasionante historia).

Fran corriendo en suelo sueco.


"Soy feliz acá"

"Fran", fiel a su espíritu indomable, destacó que no le tiene miedo a la pandemia, por lo que, además de correr en Suecia, está paseando por buena parte de Europa subiendo sus aventuras al trote a sus perfiles de redes sociales y transmitiendo sus vivencias a medios de comunicación de su país.

En ocasión de visitar suelo sueco, destacó que estaba "feliz" porque "no se usa mascarilla, sólo se respeta el distanciamiento social y todo está abierto...".

Al momento de hablar de cómo se corrió en suelo vikingo, destacó que las principales medidas que se tomaron por el COVID-19 fueron largar por tandas "de un máximo de 50 personas; partir y llegar a lugares distintos, en todas las distancias...".

Entrá ahora a Mendoza Corre  y recorrelo sin barbijo

También acotó que en los puestos de avituallamiento se podía disponer de alcohol en gel y que en los mismos no había vasos sino que cada corredor debía llevar uno propio. Además, subrayó que en la largada no era obligatorio el uso de tapabocas o buff.

"Carrera muy dura"

Francisca corrió los 43K de la Fjällmaraton, distancia que la hizo en casi 7 horas. "Carrera muy dura, con mucho barro, pero muy entretenida. Mis piernas no están aún preparadas para sufrir tanto, pero estoy feliz", declaró apenas superó la línea de meta.

Periplo europeo

La chilena, ahora, está paseando por Grecia, pero antes, además de suelo sueco, visitó Dinamarca, Países Bajos y Francia donde, por supuesto despunta su pasión por correr.

Si querés conocer las aventuras de Fran visitá su perfil de Instagram hacé click acá.

ran cruzando la meta de los 43K de la Fjällmaraton.