AstraZeneca transfiere responsabilidad a Gobiernos por daños colaterales - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 16 Ago 2020Domingo, 16/08/20 atrás

Luego de que  Alberto Fernández anunciara que se producirá en el país la vacuna contra el coronavirus que elabora la Universidad de Oxford junto al laboratorio británico-sueco AstraZeneca, muchos se preguntan qué pasará luego de su aplicación. 

Y es que la vacuna se encuentra en Fase 3, por lo que aún es imposible saber si su aplicación producirá daños colaterales en los seres humanos. Ante este panorama, la pregunta es inevitable: ¿quién asumiría las consecuencias de los efectos adversos?

Según indicó la cadena rusa RT, basándose en información difundida por la agencia de noticias Reuters, desde AstraZeneca ya manifestaron que buscarán mantenerse exentos de cualquier daño colateral que produzca la vacuna.

"Es una situación única en la que nosotros, como empresa, simplemente no podemos correr el riesgo si en cuatro años la vacuna ocasiona efectos secundarios. En los contratos que tenemos estamos pidiendo una indemnización. Para la mayoría de los países es aceptable llevar el riesgo sobre sus hombros, porque es de interés nacional", dijo Ruud Dobber, vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, en declaraciones recogidas por European Pharmaceutical Review.

Esta medida -que iría en contra de lo que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS)- habría sido una exigencia de los laboratorios que se encuentran desarrollando una vacuna con más prisa de lo que requiere este tipo de procesos científicos y, de esta manera, buscan protegerse ante futuros reclamos.

Diario Popular se comunicó con AstraZeneca de Argentina y desde el área de comunicaciones se comprometieron a dar una respuesta en los próximos días sobre las responsabilidades que podría asumir la compañía cuando empiece a aplicarse la vacuna en la Argentina.

En caso de que los laboratorios no asuman ningún riesgo, se estima que los gobiernos se harán cargo de todas las demandas que surjan ante cualquier efecto no deseado que provoque la vacuna contra el Covid-19.