El cierre del Seminario en San Rafael revuelve rencores dentro de la Iglesia - Mendoza Post
Sábado 15 Ago 2020Sábado, 15/08/20 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

El inesperado cierre del seminario Santa María Madre de Dios, de San Rafael, abrió la Caja de Pandora en la diócesis que comanda el obispo Eduardo Maria Taussig cuando, esta semana, Fernando Yáñez acusó al obispo de estar "enfermo psicológicamente" y de manejar el clero de manera autoritaria.

"Los sacerdotes y muchos laicos, sé que durante años han tenido que estar soportando el autoritarismo, los berrinches de este buen señor, tal y como yo creo que hace. No por malo, sino que está enfermo psicológicamente. Yo puedo demostrarlo en mi caso. Esto es por sus inmoralidades y sus mentiras. Todo esto que digo tengo todo respaldado con documentación. Los sacerdotes han tenido que estar sufriendo, muchos se han ido de la diócesis justamente porque ya no soportaban la forma de actuar de Taussig", expresó en una entrevista en FM Vos, de San Rafael.

Yañez había sido acusado de abusar de menores en 2013, y Taussig apoyó esa denuncia diciendo que Yáñez estaba suspendido como sacerdote por sus "reiteradas desobediencias" a las autoridades eclesiásticas.

Fernando Yáñez asegura que Taussig "cambió documentos"

Cinco años después, Yáñez era absuelto en la Justicia penal porque, además de no haber pruebas en su contra, nunca apareció a declarar la supuesta víctima (un menor al que Yáñez habría tocado).

Mientras, Yáñez siempre sostuvo que la causa fue "armada" por personal de la Dinaf, ya que el Estado le debía una enorme cantidad de dinero por enviarle chicos al hogar que él dirigía.

Una vez absuelto, Yáñez pidió la retractación de Taussig: "El día 12 de diciembre de 2016, llamó a una conferencia de prensa, la única que ha citado desde el tiempo que está acá, fue para condenarme. Él me condenó públicamente. Resulta que ni la justicia, ni el fiscal, ni la querella me acusan. En donde el fiscal dijo ?evidentemente esta investigación ha sido forzada'. Le supliqué por mail que por favor me devolviera la buena fama, y no lo quiso hacer. Lo hice con un escribano público tampoco quiso".

Y agregó que Taussig hizo maniobras fraudulentas sobre propiedades donadas a la Iglesia: "Cuando él se hace cargo, me pide que se cierre el hogar de ancianos, el albergue estudiantil. Con el tema del hogar de jóvenes judicializados, dijo que había que hacer una ONG. Entonces estuvimos con gente de mucho peso de acá de Monte Comán. Él dijo que había que hacer una fundación. Nos hizo firmar algo que era mentira, es decir que hubo una falsedad ideológica de documento público. Una vez que firmó el 21 de junio del 2008, me presenté a los pocos días para llevar el plan trienal que nos había dicho antes de firmar, sobre todas las propiedades que habíamos conseguido para la Fundación con las escrituras a nombre de la misma, y lo cambió porque iba a darlo en comodato. Esto indica un poco del accionar de este hombre que quiere hacer lo que se le da la gana, no le importa la moral, no le importa la ética nada".

José Antonio Álvarez, vocero del obispado

Mendoza Post se comunicó con el vocero del obispado de San Rafael, José Antonio Álvarez, quien negó rotundamente las acusaciones de Yáñez contra Taussig y aseguró que en San Rafael nadie duda del obispo.

"Cuando Yáñez era párroco de Monte Comán hace años, fue haciendo una obra social muy grande con ayuda de muchas instituciones y luego esas obras se fueron transformando", dijo Álvarez.

Pero atribuyó el cierre a que Yáñez "quiso unir el alojamiento que tenía para jóvenes de la zona rural con jóvenes judicializados y eso provocó una crisis con las familias, y eso desencadeno una situación bastante complicada difícil de sintetizar porque fueron años".

"(Yáñez) se dedicó luego a atender a los chicos judicializados y quiso que fuera una orden diocesana, la diócesis acepto, él tenía una Fundación con esa obra y la pasó al obispado, pero luego volvió a independizarse sin avisar. Una rebeldía muy grande", subrayó el vocero.

"En otras épocas el padre Fernando hizo maravillas y mucho bien a la gente. Yo lo quiero mucho todavía, pero no es fácil", dijo, aunque aceptó que no volvió a hablar con él. 

El obiso Eduardo María Taussig