Las 6 claves de Nueva Zelanda para ganarle al coronavirus - Mendoza Post
Post: Mendoza PostLunes 10 Ago 2020Lunes, 10/08/20 atrás

En los últimos días, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que el país regresaba a la normalidad ya que no tiene nuevos casos del nuevo coronavirus.

De hecho, la funcionaria dijo que "bailó de gusto" cuando recibió la noticia de que la última paciente con el nuevo coronavirus en ese país se había recuperado.

El resto de su país tiene una buena razón para celebrar junto con ella. Tiene una de las respuestas más efectivas del mundo a la pandemia de COVID-19.

Según el Centro de Recursos Coronavirus en la Universidad Johns Hopkins, Nueva Zelanda ha tenido 1.504 casos de COVID-19 y solo 22 muertes.

En rápida comparación, la República de Irlanda, otra nación insular con una población similar, ha tenido más de 25.000 casos y 1,679 muertes.

Entonces, ¿cómo pudo Nueva Zelanda establecer una de las estrategias más efectivas para vencer a la COVID-19?

1-Nueva Zelanda hizo un confinamiento rápido y firme

El confinamiento, "debemos ir firmes y debemos ir rápido", fue el mensaje de la primera ministra Ardern, al momento de implementar la medida en su país.

El 15 de marzo, cuando Nueva Zelanda tenía solo 100 casos confirmados y ninguna muerte, cerró sus fronteras a los viajeros extranjeros y obligó a las personas a regresar a sus hogares en cuarentena durante 14 días.

Luego, 10 días después, introdujo medidas de confinamiento total, que eran estrictas según los estándares internacionales. Solo las tiendas de abarrotes, las farmacias, los hospitales y las estaciones de servicio podían permanecer abiertas; los viajes en vehículos estaban restringidos y la interacción social se limitaba a dentro de los hogares.

Esas restricciones duraron más de un mes antes de que se volvieran a relajar lentamente. Ahora, todas las restricciones sociales y económicas se han levantado, y solo quedan restricciones fronterizas.

Las reglas de cierre fueron vitales ya que "suprimieron la propagación temprana del virus y compraron un tiempo precioso que otros países desperdiciaron", dijo a DW Oksana Pyzik, profesora principal de la Facultad de Farmacia del University College London.

Jacinda Ardern

2-Nueva Zelanda comunicó de modo efectivo su plan contra el coronavirus

Poco antes del confinamiento, el gobierno envió mensajes de texto de emergencia a los ciudadanos. "Este es un mensaje para toda Nueva Zelanda. El país depende de ti", decía. "Donde te quedes esta noche es donde debes quedarte a partir de ahora ... Es probable que las medidas [más estrictas] se mantengan vigentes durante varias semanas".

A medida que la situación avanzaba, Ardern tenía claro el enfoque que quería adoptar en la pelea contra la COVID-19. "Tenemos la oportunidad de hacer algo que ningún otro país ha logrado: la eliminación del virus", dijo a la nación en una sesión informativa el 16 de abril.

"El gobierno fue realmente bueno en la gestión de las expectativas de la gente", dijo a CNBC un residente de la capital, Wellington. "Nos dijeron que tomaría dos semanas las señales de que el bloqueo estaba teniendo un impacto en los números. Esto hizo que el propósito del bloqueo fuera fácil de entender y aceptar".

Pyzik también cree que el gobierno entendió bien sus mensajes. "Los mensajes consistentes sobre la priorización de la salud y la comunicación frecuente y las conferencias de prensa diarias de PM directamente a la población, incluidos los niños, ayudaron a lograr la aceptación del público".

Nueva Zelanda hizo las cosas bien

3-Nueva Zelanda incrementó los tests para detectar el coronavirus

La semana pasada, Ardern anunció que el país podría procesar hasta 8.000 pruebas por día, una de las tasas de prueba per cápita más altas del mundo. En total, ha evaluado a poco menos de 295.000 personas, lo que nuevamente le da una tasa de prueba per cápita comparativamente alta.

Shaun Hendy, jefe de Te Punaha Matatini, un organismo científico que asesora al gobierno en su respuesta COVID-19, dijo al sitio web de noticias Axios que el estricto confinamiento aplicado por Nueva Zelanda significaba que los rastreadores por el gobierno podían localizar más fácilmente a las personas que necesitaban aislarse, así como a quienes tuvieron contacto con ellas.

Pyzik está de acuerdo en que esto resultó efectivo. "Seguir los consejos de la OMS sobre las pruebas masivas y el rastreo de contactos ha sido clave para limitar el número de muertos", dijo a DW.

4-Nueva Zelanda y el mar como escudo contra el coronavirus

El hecho de que sea un país relativamente aislado ha ayudado enormemente a la respuesta de Nueva Zelanda contra la pandemia. Ser una isla le permite tener mayor control sobre quién puede ingresar, en comparación con otros países con grandes fronteras terrestres.

Nueva Zelanda también tiene una densidad de población relativamente baja, lo que significa que el virus no puede viajar tan fácilmente a través de la población, ya que se encuentran menos personas entre sí.

Nueva Zelanda vuelve a la normalidad

5-La baja densidad de población ayudó a Nueva Zelanda en la lucha contra la COVID-19

Pyzik argumenta que esto ha ayudado a Nueva Zelanda. "Como una nación insular remota y escasamente poblada, las pruebas masivas y el cierre de las fronteras para expulsar a la COVID-19 serían difíciles de replicar en otros lugares con el mismo grado de éxito", dice.

Sin embargo, no significa que Nueva Zelanda no pueda ser utilizada como punto de referencia por otros países. "A pesar de las ventajas de la pequeña población y la ubicación remota de Nueva Zelanda, las lecciones que otros países pueden, y deberían aprender, están en torno a la importancia de moverse rápidamente", agrega.

6-Nueva Zelanda hizo un buen seguimiento de la pandemia

El gobierno de Nueva Zelanda siguió las mejores pautas para lidiar con un nuevo virus.

"La piedra angular de una respuesta pandémica para cada país debe ser encontrar, probar, aislar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto", dice Pyzik.

"Esa es la mejor defensa de todos los países contra COVID-19 y así es como Nueva Zelanda logró superar COVID-19".

Detener el virus también significa que el país puede comenzar su recuperación económica antes. Ardern dijo que la economía ahora operará a solo 3.8 por ciento por debajo de lo normal.

"Ahora tenemos una ventaja en la recuperación económica porque en el nivel uno nos convertimos en una de las economías más abiertas, si no la más abierta, del mundo", dijo.