Cayó una banda que fabricaba aceite comestible de marcas "truchas" - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 4 Ago 2020Martes, 04/08/20 atrás

 Una organización delictiva dedicada a la producción, envase, falsificación de etiquetas y distribución de aceites comestibles de marcas apócrifas de dudosa procedencia y a gran escala, en la ciudad de Buenos Aires y en distintos puntos del conurbano bonaerense, fue desbaratada por efectivos de la División Investigación Antifraude de la Policía Federal.

Fuentes policiales informaron que la investigación comenzó a fines del año pasado con una denuncia de una empresa aceitera en la Fiscalía Federal de Tres de Febrero, a cargo de Paul Starc, al recibir la queja de varios consumidores cuestionando la autenticidad de los aceites, adquiridos en algunos supermercados de la ciudad de Bueno Aires.

A raíz de ello, la mencionada Fiscalía junto a los efectivos federales, llevaron a cabo una extensa investigación que culminó con la identificación de los miembros de la organización criminal y los lugares donde se confeccionaba la mercadería.

Los aceites adulterados que fueron incautados.

Con la información obtenida, el Juzgado Federal de San Martín número 2, a cargo de Alicia Vence, Secretaría número 6 de Leonardo García, ordenó once allanamientos efectuados en la ciudad de Buenos Aires y en las localidades bonaerenses de Caseros, Ramos Mejía, Moreno, Zárate, Escobar y Olivos.

Durante los procedimientos, cinco personas fueron notificadas de la causa por infracción a la "Ley de Marcas y Designaciones".

Los aceites truchos se vendían en supermercados de Buenos Aires.

Asimismo, se secuestraron 10 mil envases plásticos para fraccionar aceites con sus correspondientes tapas, 800 botellas plásticas vacías y envasadas, varias máquinas y matrices utilizadas para la fabricación de las botellas, máquinas para la confección de etiquetas, rollos de etiquetas autoadhesivas de distintas marcas de aceite, cuatro tanques de almacenamiento conteniendo 20 mil litros de aceite, una máquina de contar billetes, 90 mil pesos en efectivo, un vehículo utilitario, cinco CPU, una notebook, 14 teléfonos celulares y demás elementos de interés para la causa.

Los elementos secuestrados quedaron a disposición del magistrado interventor.