La familia del ladrón abatido en Mar del Plata se puso del lado del jubilado - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 26 Jul 2020Domingo, 26/07/20 atrás

El pasado jueves se produjo otro caso en el que un jubilado mató a un ladrón. Ocurrió en Mar del Plata. El hombre de 81 años asesinó a un delincuente que quería entrar en su casa. El ladrón, que había recuperado su libertad en abril de este año, murió en el lugar de un disparo con una escopeta calibre .12 milímetros.

Ante la situación, y a diferencia de lo que ocurre habitualmente, la familia del delincuente defendió el accionar del hombre mayor. Los parientes, en una carta pública a la sociedad, aseguraron que Néstor Génova "reaccionó como cualquiera de nosotros lo hubiera hecho".

El escrito, publicado por el diario La Capital, agregaba además "somos una familia muy trabajadora" y que "nunca estuvimos de acuerdo con su forma de vida pero era una persona adulta que tomaba sus propias decisiones". Por último pidieron respeto: "Ante todo era hijo, hermano, sobrino y nieto, atrás hay una familia que sufre, respeten nuestro dolor".

Con esta escopeta el jubilado asesinó al ladrón. Era de su padre y no tenía documentos.

Contenido relacionado: Un anciano mató a un ladrón que quiso entrar a robar a su casa 

Jerez había sido liberado pocos días antes del asalto, después de cumplir una condena en la unidad penal de Batán. Tenía varias causas por delitos de robo a mano armada y a viviendas.

El hecho

El ocurrió el 23 de julio en una casa en Azopardo al 3300 del barrio Colinas de Peralta Ramos, en Mar del Plata. Tres ladrones rompieron el ventiluz del baño y uno de ellos, Jerez, trató de entrar. Génova, el jubilado, estaba durmiendo y se despertó al escuchar ruidos. Agarró una escopeta calibre .12 mm que heredó de su padre y al ver al delincuente, le disparó. El ladrón murió en el lugar a los pocos minutos y sus cómplices escaparon.

En esta calle ocurrió el incidente.

Ver también: Juntan firmas para que liberen al jubilado que mató a un ladrón en Quilmes 

Las autoridades policiales secuestraron el arma, que era una reliquia familiar, y el celular del jubilado, entre otros elementos. En cuanto al jubilado la Justicia determinó que en principio actuó en legítima defensa y no tomó medidas restrictivas. Es investigado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".  En tanto que el hombre no tenía ningún tipo de documentación de la escopeta y dijo que era de su padre. Por eso se le imputa tenencia ilegal de arma de fuego.

El delincuente tenía 27 años y siete ingresos a penales provinciales, por haber cometido delitos de hurto agravado, robo agravado, daño y amenazas. Lo habían liberado en abril, después de cumplir una condena en una causa por amenazas a su concubina.