Las 3 condiciones que ponen Río Negro y Neuquén para avalar Portezuelo - Mendoza Post
Viernes 24 Jul 2020Viernes, 24/07/20 atrás
porSantiago Montiveros
Periodista diario Memo

Después de la reunión que mantuvieron a fines de junio los gobernadores que integran el Consejo de Gobierno del Coirco (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado), representantes de las cinco provincias se mantuvieron en contacto y, en charlas vía Zoom, surgieron propuestas en busca de consensos para avalar la construcción de Portezuelo del Viento.

En primer lugar, al momento de fundamentar el voto que tuvo cada gobernador en la última reunión del Coirco, los representantes de Río Negro y Neuquén mostraron una postura con argumentos muy distintos a los de La Pampa, que se opone directamente a la obra: avalan la construcción de la represa, aunque piden cumplir con tres condiciones.

1- Integrar los estudios de impacto ambiental

Lo primero y principal que sostienen es que se necesita un nuevo estudio de impacto ambiental que integre los dos informes previos: el realizado en la zona de influencia donde se construirá la represa y el que se hizo en toda la cuenca del Río Colorado. "Queremos que se unifiquen los dos estudios", dijo el titular del Departamento Provincial del Agua de Río Negro, Fernando Curetti.

Fernando Curetti, titular del Departamento Provincial del Agua de Río Negro.

En diálogo con Memo, Curetti afirmó que el primer estudio de impacto ambiental que hizo Mendoza en el lugar donde se construirá Portezuelo del Viento y zonas aledañas se hizo correctamente, "con audiencia pública incluida". Sin embargo, afirmó que esto no se replicó en el segundo estudio que se encargó a las universidades del Litoral y La Plata.

De todas maneras, insistió en que se debería "licitar un nuevo estudio" de impacto ambiental integrando conceptos de los dos anteriores. En base al trabajo ya realizado, consideró que los plazos se pueden acortar.

Asimismo, Curetti remarcó que el Coirco "no es autoridad de aplicación para aprobarlo", por lo que insistió en que eventualmente debería obtener la autorización del Ministerio de Ambiente de la Nación, como ha ocurrido con otras obras hidroeléctricas realizadas en distintas provincias (está previsto en la Ley de Obras Hidráulicas).

"Es lo que planteamos en el Comité Ejecutivo (del Coirco) como fundamentación del voto. Neuquén está de acuerdo con nosotros; sobre La Pampa y Buenos Aires desconozco, porque no emitieron opinión. Esperemos que esta propuesta sea un punto de encuentro para que se pueda concretar la obra", remarcó el representante de Río Negro en el Coirco.

2- Ampliar las facultades del Coirco

Curetti insistió en que el comité de cuenca del Río Colorado debe tener facultades para sancionar a Mendoza si incumple con el manejo de la represa. Para eso, años atrás, el Coirco votó una ampliación de facultades, acuerdo que, sin embargo, nunca fue ratificado por la Legislatura Provincial. Esta es otra condición que pone Río Negro.

"Es fundamental para dar garantías de que se va a cumplir con la norma de manejo de la represa. Para eso se le dio poder sancionatorio al Coirco en su estatuto, pero se necesita que cada provincia lo apruebe en su Legislatura", planteó Curetti, quien consideró que el fondo de garantías que propuso Rodolfo Suarez "no alcanza".

En este sentido, Curetti evaluó: "Puede ayudar, pero no es la cuestión de fondo. Si se aprueba la ampliación de facultades y se suma ese fondo de garantías, ayuda. Igual, insisto, no creo que sea suficiente por el daño ambiental que puede causar un mal manejo de la represa".

3- No firmar el contrato hasta que haya consenso en el Coirco

Consultado por Memo, el representante de Río Negro en el Coirco se refirió a la licitación de la obra, proceso que inició Mendoza sin tener el aval del comité de cuenca del Río Colorado. Al respecto, manifestó que la provincia puede avanzar, siempre y cuando estén sorteadas las diferencias antes de la firma del contrato con las empresas adjudicatarias.

"Dado los tiempos que pueden llevar todos esos trámites, se puede avanzar (con la licitación), pero no se puede realizar la firma del contrato", continuó el titular del Departamento Provincial del Agua de Río Negro, quien consideró que la integración de los dos estudios de impacto ambiental realizados "no creo que lleve mucho tiempo; sería recopilar material ya disponible".

En ese escenario, Río Negro visualiza que Mendoza podría hasta adjudicar la obra, pero no firmar el contrato con las empresas que ganen la licitación. Para eso, insisten, es necesario que previamente surja el aval del Coirco y que el Ministerio de Ambiente nacional apruebe el estudio de impacto ambiental integrador que solicitan.

Manejo de la represa

Por otra parte, Curetti hizo hincapié en que el manejo de la represa debe estar en manos de Mendoza, quien deberá "abrir la canilla" en coordinación con Cammesa, atento a la generación de energía que sea necesaria.

Sobre el rol que, para Río Negro, tendría que tener el Coirco en este aspecto, Curetti enfatizó que debería intervenir en épocas de crisis: cuando el dique llegue a almacenar mucha agua o todo lo contrario: cuando tenga un nivel demasiado bajo.

"Mendoza puede determinar qué caudal vas a erogar. Es el despachante el que define cuál va a ser el caudal siempre que Camessa se lo pida. Pero cuando el caudal esté por encima (de lo estimado), define el Coirco por resguardo de la represa; lo mismo debería pasar cuando esté por debajo del nivel", explicó el rionegrino.

El martes, día clave

En paralelo al debate técnico de la obra, la Nación debería depositar este martes 28 de julio la cuarta cuota de la deuda que mantiene con Mendoza, dinero que será utilizado para construir Portezuelo del Viento. Hasta el momento ha girado cerca de 37 millones de dólares, y ahora correspondería que envíe 18,5 millones de dólares.

Leé también en Memo:

Prohibición de despidos: afirman que provocará el cierre del 15% de las industrias

¿Cuánto dinero podrán retirar los chilenos de sus fondos de pensiones?