El #MendoExit llegó al diario inglés Financial Times - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 22 Jul 2020Miércoles, 22/07/20 atrás

La idea del MendoExit llegó al prestigioso diario económico Financial Times, que hizo un análisis de las razones que llevaron a algunos mendocinos a hablar de separarse del país.

En la nota escrita por Benedict Mander, el autor analizó la propuesta remarcando que no todos los mendocinos están de acuerdo con el MendoExit, pero que la provincia sí tiene  diferencias con el resto del país. 

"La provincia más competitiva de la Argentina" o "la única que no dejó de pagar sus deudas", son algunas de las diferencias que marca el redactor. Además, consultó a un experto en inversiones que sostuvo que "la posible intervención del Gobierno nacional en Vicentin y las dudas sobre Portezuelo del Viento son señales preocupante spara los inversores extranjeros."

Mirá también: "Creador del MendoExit: Cornejo y Bordón se me acercaron por la idea"

La nota destaca el vino y también las cuentas ordenadas

La traducción de la nota completa: 

La próspera provincia argentina de Mendoza, famosa por sus aterciopelados vinos Malbec y sus gloriosos paisajes montañosos, se ha considerado diferente del resto de un país volátil que ha estado en declive económico durante décadas.

Ahora que Argentina está en mora de su deuda internacional por novena vez y al borde del colapso económico, muchos en Mendoza, la única de las 24 provincias del país que continúa pagando sus deudas durante la crisis financiera de 2001, se preguntan si no estarían mejor solos.

El descontento por la dirección del gobierno peronista se intensificó después de que Buenos Aires bloqueó el mes pasado el proyecto de la presa Portezuelo del Viento de 1.200 millones de dólares, considerado por los medios locales como el "proyecto de desarrollo del siglo". La medida en una de las pocas provincias de Argentina gobernadas por la oposición llevó a algunos empresarios y a los medios a plantear la posibilidad de un "Mendoexit".

"Es obvio que es una maniobra política destinada a domesticar al gobierno provincial", dijo Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza hasta el año pasado y que ahora lidera el partido radical de Argentina, históricamente el principal rival del partido peronista.

Cornejo aprovechó para destacar la "discriminación" de la Nación a Mendoza

Cornejo, quien ha indicado que alberga ambiciones presidenciales, ha dicho a los medios locales que Mendoza podría prosperar como una nación independiente. Argumentó que la decisión de la presa era parte de un plan del gobierno para aprovechar la crisis del coronavirus. La pandemia ha diezmado los presupuestos de provincias prósperas como Mendoza, que, a diferencia de las regiones más pobres, recibió poco apoyo del gobierno para combatir la enfermedad, lo que los hizo menos capaces de contrarrestar a Buenos Aires.

"Ahora todas las provincias dependen de la ayuda del gobierno nacional para que puedan mantenerse bajo sumisión permanente", dijo.

La infelicidad con el gobierno central entre los mendocinos, de quienes a menudo se dice que tienen más en común con sus vecinos en Chile que con sus señores en Buenos Aires, es profunda.

Enrique Vaquié, ministro de economía y energía de Mendoza, dijo que el gobierno se había "enredado" con cuatro décadas de resentimiento. El intento frustrado de construir la presa, con el dinero que el estado le debe a la provincia por más de 15 años, fue "la gota que colmó el vaso". . . Hoy no veo espacio para Mendoexit, pero hay mucha ira. Si el gobierno nacional continúa [persiguiéndonos], eso empeorará y no estoy seguro de cómo terminará todo esto".

No todos los mendocinos están a favor de la secesión, que está prohibida por la constitución del país. Pero una encuesta reciente realizada por la consultora Reale Dalla Torre en nombre del empresario español José Manuel Ortega Fournier, quien estableció una importante bodega en Mendoza, mostró que el 35 por ciento de los encuestados estaría contento de que la provincia salga de Argentina.

Los partidarios de la secesión argumentan que la economía de la cuarta provincia más grande de Argentina, que tiene una población de casi 2 millones de habitantes, es lo suficientemente fuerte como para mantenerse sola.

Mendoza siempre tiene un presupuesto equilibrado y, si se libera del "riesgo argentino", pagaría menos intereses sobre su deuda. Es autosuficiente en energía, incluida la hidroelectricidad, el petróleo y el gas, tiene un sector tecnológico en expansión y una industria del vino, es un punto de acceso para el turismo ya que se encuentra al pie de los Andes, que son ricos en minerales, y está estratégicamente ubicada en una encrucijada entre los océanos Atlántico y Pacífico.

"Hay una corriente subterránea de pensamiento en el sector productivo en Argentina que da más de lo que se necesita", dijo Cornejo, quien argumentó que mientras la salida de Mendoza podría no ser viable ahora, la amenaza podría usarse para presionar a Buenos Aires a reestructurar el sistema impositivo y permitir que las provincias recauden sus propios impuestos, algo que los políticos regionales buscaron hace mucho tiempo.

Pero Anabel Fernández Sagasti, una senadora izquierdista de Mendoza que ha apoyado públicamente el proyecto Portezuelo del Viento y recientemente lideró un intento fallido del gobierno de expropiar a la bancarrota Vicentin, el mayor exportador de granos del país, rechazó la idea de Mendoexit.

"Este no es momento para propuestas absurdas", dijo. "En cambio, [debemos centrarnos en] cuestiones que son completamente viables. . . Este es un momento excepcional donde muchos mendocinos están angustiados porque hemos pasado muchos días aislados y las personas no saben si mantendrán sus trabajos".

La intervención del gobierno en Vicentin y Portezuelo del Viento es una señal preocupante para los inversores extranjeros, dicen los analistas.

"Hay una tremenda ambigüedad sobre la dirección económica de Argentina", dijo Benjamin Gedan, quien dirige el proyecto argentino en el Centro Wilson en Washington, DC.

La comunidad internacional estaba buscando pistas sobre el estilo de liderazgo de la nueva administración después de que Alberto Fernández se convirtiera en presidente en las elecciones del año pasado, dijo, debido a los temores de que Cristina Fernández de Kirchner, la poderosa vicepresidenta y ardiente populista que dirigió el país entre 2007 y 2015 , podría jugar un papel descomunal.

El potencial de la dirección económica del gobierno para alimentar el sentimiento separatista se suma a la preocupación. "Frustrar un importante proyecto de infraestructura y pelear con una de las provincias más competitivas de Argentina no es una política diseñada para tranquilizar", dijo Gedan. "Tal vez sea ingenuo pensar que las consideraciones partidarias estarían subordinadas al interés económico nacional".

"La poderosa vicepresidenta y ardiente populista", dice la nota sobre CFK