La tiraron a punto de parir y fue rescatada por los choferes mendocinos - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 20 Jun 2020Sábado, 20/06/20 atrás

 Un acto despiadado y cruel a veces tiene, como contracara, una demostración de humanidad y amor. Es el caso de Milagros, una perrita que tuvo una segunda oportunidad, gracias a Maxi Tejo y los trabajadores de la empresa El Cacique de Guaymallén.

El caso se viralizó en las redes sociales. La perra fue arrojada de un auto en las inmediaciones de la empresa mendocina de transporte El Cacique de Guaymallén. Estaba preñada y a punto de parir. En la caída se lastimó una pata pero el personal de la empresa la asistió, le dio agua y comida. Milagros, tal como la llamaron, tuvo a sus cachorros allí mismo y un joven que trabaja en el lugar decidió adoptarla. 

En diálogo con el Post, Maxi contó: " Apareció a las dos de la mañana, muy lastimada, la vi que venía tambaleando, le di agua y la asistí, no quiso comer y empezó con contracciones. Le pusimos un nylon, una toalla, pero no se podía echar. Quedó ahí toda la noche. Con los compañeros quisimos contactar a proteccionistas pero no tuvimos suerte entones le dije a mi señora que me la iba a traer porque sino se iba a morir. La fui a a buscar con mi cuñado y me la traje. En la mañana había tenido a las crías y en la tarde la llevamos a casa".

Maxi y Milagros, en su nuevo hogar.

La perra tuvo a seis cachorros y, según la historia publicada, apenas estén en condiciones de ser destetados, serán adoptados por choferes de la firma. Al parecer, la perrita que tiene tres años aproximadamente, era utilizada para peleas clandestinas, a juzgar por las cicatrices en su cuerpo. Ahora tiene una nueva oportunidad junto a la familia que la integró a su hogar.

Milagros junto a sus cachorros.

Ver: Quedó varada en Salta, tuvo que dejar a su perrita y ahora se reencontrarán