Tiene 89 años y tejió vinchas de lana para donar a una escuela de San Rafael - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 18 Jun 2020Jueves, 18/06/20 atrás

Amanda tiene 89 años y es oriunda del departamento de San Rafael. Aunque hace tiempo vive en Ciudad, parte de su corazón quedó en el Sur mendocino. Por eso, aprovechando sus 90 días -hasta este jueves- de confinamiento, decidió tejer vinchas de lana para donarlas a los chicos de una escuela rural del distrito de Las Malvinas, a unos 35 kilómetros de la villa cabecera, donde trabajó de joven.

En total fueron cerca de 30, para que estudiantes que lo necesitan puedan abrigarse y sobrellevar de una mejor manera las bajas temperaturas del invierno que llegará junto con el comienzo de la semana próxima.

Tras 90 días sin verse con su nieta, este miércoles recibió la esperada visita. Fue la joven quien notó todo el trabajo que había hecho su abuela y la filmó sin que se diese cuenta mostrando sus tejidos. "Hoy la volví a ver después de casi tres meses. El reencuentro antes de que volvamos a lo de antes", dijo la joven.

Ver también: Director hace 60 kilómetros para llevarles la tarea a sus alumnos en Tupungato

"Trabajó de joven en la escuela Emilio Turqui de Las Malvinas, y para entretenerse en cuarentena se puso a tejer vinchitas para los chicos que van ahí", contó su nieta Virginia emocionada al Post. La chica fue quien dio a conocer su historia con el video, el cual compartió en su Twitter, en él Amanda, sin saber que estaba siendo filmada, porque lo suyo es el perfil bajo, cuenta a dónde irá a parar su trabajo.  

"Aún no sé si las va a llevar una sobrina de ella que viaja seguido o como piensa hacer. Sé que sus contactos de allá las van a llevar porque ella quiere hacer la donación pero como es perfil bajo y cómo está grande no lo quiere hacer de forma personal", añadió su nieta, quien remató entre risas: "Es un gesto de amor hermoso... ella es muy tímida, creo que me mata si la hago pública".

Amanda concluyó su trabajo y en los próximo días sus tejidos llegarán a destino para ayudar a los alumnos que lo necesiten. La publicación trajo mensajes de cariño y la abuela se llevó amor y un merecido reconocimiento por su gesto desinteresado.

La escuela Emilio Turqui

Ver también: Un hombre le regaló sus zapatillas a un cartonero y siguió en medias