Nobel de Química dice que "la letalidad del Covid-19 no es mayor" a otra gripe - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 13 Jun 2020Sábado, 13/06/20 atrás

Es una de las voces de la comunidad científica que se ha pronunciado con mayor contundencia contra el aislamiento estricto que algunos países implementaron por el coronavirus.

"Los líderes pareciera que entraron en pánico incluso más que la población", le dijo a BBC Mundo Michael Levitt, ganador del Premio Nobel de Química en 2013.

"Estoy seguro de que el confinamiento pudo haber salvado vidas en el corto plazo, pero el daño económico costará vidas", indica. "El confinamiento estricto es el que es peligroso".

"Podría decir que un niño que es golpeado por su padre que está enojado por perder su trabajo es una pérdida terrible, es algo que puede afectar a una persona de por vida. Y eso quizás es una perdida mayor que la muerte de alguien de 85 años", explicó.

Es Nobel de Química pero estudia las estadísticas de la enfermedad

A lo largo de la entrevista, el profesor de biología estructural de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, insistió en que no quiere ser irrespetuoso con las personas que han muerto por el coronavirus, lo cual es una "tragedia", pero plantea cuán importante hubiese sido discutir y balancear más las medidas tomadas.

"No soy un epidemiólogo, pero me gustan los números", aclaró al comienzo de la entrevista que ofreció desde Israel. Levitt ha estado analizando las estadísticas sobre los casos de coronavirus en diferentes países. Inició la recopilación de datos sobre los casos y las muertes que se estaban produciendo en China, donde también se desencadenó el nuevo brote, y registró lo que encontraba.

Se dio cuenta de que, aunque el nuevo coronavirus avanzaba mucho más rápido que su antecesor, la tasa de letalidad parecía ser menor que la del SARS-Cov.

"Vi muy rápidamente, quizás en mi primer reporte del 2 de febrero, que de hecho el virus se estaba desacelerando", explica.

El científico cree que hay una desaceleración del virus en 3 a 4 semanas

En América

"Todos los días, estoy viendo lugares como Chile, Perú, Brasil. Quizás dos veces al día. Sólo para ver (si hay) una señal de que (el avance del virus) se está desacelerando".

Levitt ha utilizado modelos matemáticos y métodos informáticos para analizar las curvas de contagio en distintos países del mundo y, aunque advierte que no hay certeza absoluta, se ha observado que pasan entre "tres a cuatro semanas hasta que (el virus) empieza a desacelerarse".

Así ha sucedido en varios lugares. Pareciera que es un patrón, pero no se aventura a dar nada por hecho, pues hay otras variables que intervienen como por ejemplo el tamaño de los países.

"La conclusión es que aún es muy pronto para saber (qué pasará en Sudamérica). Es difícil saberlo".

De acuerdo con el doctor, en toda Europa, la cantidad de muertes por covid-19 es similar a la que se produce en una temporada muy fuerte de gripe.

La cantidad de muertes es similar a la de una temporada fuerte de gripe común

Uno de los dilemas al informar sobre el coronavirus es cuán difícil resulta hacer comparaciones entre países.

"Obviamente no hay muerte que sea buena, cada muerte es una tragedia terrible para la familia, pero 400 muertes por millón de personas es muy típico de lo que una mala temporada de gripe provoca", señala.