Luis Espinoza: el muerto que no vale y los políticos inmunes al coronavirus - Mendoza Post
Martes 2 Jun 2020Martes, 02/06/20 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

El 15 de mayo, Luis Alberto Espinoza fue golpeado por la policía en un operativo realizado durante un festival de caballos en Tucumán. Después de golpearlo se lo llevaron a un monte y no se supo nada más de él hasta el 22 de mayo: su cuerpo apareció en Catamarca, con un balazo en la espalda.

Los peritajes confirmaron que lo mató la bala de un arma reglamentaria y hay siete policías detenidos por el hecho.

La muerte de Espinoza fue calificada rápidamente de "gatillo fácil" y ahí quedó.

Luis Espinoza fue gatillo fácil, Maldonado fue "desaparecido"

Santiago Maldonado llenó las tapas de los diarios del país, el lapso en que estuvo "desaparecido" (en realidad siempre estuvo en el río pero le impedían a los buzos que buscaran donde finalmente fue encontrado), se hicieron cientos de marchas, figuras políticas salieron con afiches que pedían la "aparición con vida" de Maldonado, su hermano le cobró millones al Estado Nacional y esa muerte se le achacó a una fuerza nacional (la Gendarmería) y, por ende, al gobierno nacional de entonces.

Todavía hay quienes siguen negando que Santiago murió porque quiso escaparse de los gendarmes cruzando un río helado y correntoso sin saber nadar.

Hasta el Papa recibió a Sergio Maldonado

¿Por qué ahora nadie marchó por la aparición con vida de Luis?

¿Por qué Luis es un caso de gatillo fácil pero Maldonado era un caso de "desaparición forzada seguida de muerte"?

¿Por qué ningún dirigente político se sacó fotos con un afiche con la cara de Luis?

¿Por qué la familia de Luis no es beneficiada con el mismo dinero que se le otorgó a la familia de Maldonado para "gastos relacionados con la causa"?

Porque las estrategias de convertir a un muerto en estandarte político son propias de los grupos de izquierda radicalizados.

Por eso el Frente de Izquierda organizó una marcha en el Obelisco para hoy. Pero no por Luis, sino por la muerte de  George Floy y para "derrotar a Trump y, el estado racista, represor e imperialista de Estados Unidos".

Va a participar el legislador porteño Gabriel Solano, que aclaró en un tuit que también fue a Tucumán a pedir por Espinoza.

A los laburantes que marchan pidiendo abrir sus negocios o microemprendimientos se les dice "anticuarentena", se les aplica multas, se los detiene y hasta se los condena socialmente.

Pero un legislador puede convocar a una marcha, aunque esté prohibido por un Decreto Nacional que deroga momentáneamente varios artículos de la Constitución Nacional, para protestar contra Donald Trump.

Al parecer, marchar contra Estados Unidos no contagia el coronavirus.

Como abrazarse con Gildo Insfrán o sacarse fotos con militantes en Formosa. Allí no hacen falta ni la distancia social ni los barbijos.