Quién es el mendocino que le disputa el poder a Martín Guzmán - Mendoza Post
Post: Mendoza PostLunes 1 Jun 2020Lunes, 01/06/20 atrás

Miguel Ángel Pesce tiene que tener el doble de cuidado que cualquier otro miembro del gobierno nacional a la hora de dar un paso: camina en territorio minado. Si bien nadie duda de su capacidad técnica, para la surtida canasta ideológica que compone el Frente de Todos es un "bicho raro" que alguna vez fue radical. Podrá decirse que Leopoldo Moreau y Ricardo Alfonsín También. Pero cuando se trata de manejo de tareas técnicas, como la que le toca al frente del Banco Central, los radicales (o ex) son más sospechosos que cuando ejercitan el biri biri de comité. Es que lo financiero no admite guitarreo y lo otro, sí.

En los últimos días se habló mucho de las diferencias entre Pesce y el ministro de Economía, casi por entero dedicado a negociar la deuda argentina en el exterior, Martín Guzmán.

Según Infobae, Pesce, mendocino con origen en la zona este, "ensayó una suerte de disculpa el día después de haber endurecido el cepo cambiario hasta el límite. Le dijo a una agencia internacional que las restricciones se suavizarían una vez que el Gobierno termine la negociación con los acreedores. Le trasladó así la responsabilidad a Martín Guzmán. Un público pase de factura al ministro de Economía, que desde el 10 de diciembre viene dando vuelta con la renegociación de la deuda, cayó en default y ahora definiría la tercera prórroga para cerrar el canje, ante las dificultades para llegar a un acuerdo definitivo con los bonistas".

Marcelo Bonelli contó en TN que "Pesce culpa a Guzmán por la incertidumbre que genera en el país la falta de acuerdo con los acreedores de la deuda externa. Cree que la poca adhesión a la propuesta argentina hizo que el mercado se volcara al dólar".

En tanto, otro titular que los puso frente a frente fue de La Política Online: "Pesce resiste la emisión sin límites". Guillermo Laborda escribió allí que "el presidente del Central es el último dique frente a las presiones del Gobierno y las provincias para que suelte la emisión de billetes".

Pero, ¿por qué Pesce aun hoy, después de tantas señales a favor del nuevo Gobierno, genera sospechas? ¿De dónde salió y por qué los radicales lo siguen respetando en forma inversamente proporcional con la que consideran a Moreau? Para reafirmarlo, desde el gabinete de Rodolfo Suarez una voz potente señaló a Memo: "Pesce es un tipo que sabe y es muy interesante. Hay que prestarle atención".

Pesce nació el 20 de septiembre de 1962, es licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires, donde después de su egreso se desempeñó como profesor en las cátedras de Análisis de Datos Económicos y en el Seminario sobre Economía de Gobierno. Experto en cultivar el perfil bajo, es un conocedor del Estado, con 30 años de tránsito por sus pasillos.

De extracción radical, comenzó en la política asesorando al diputado radical Rubén Rabanal. Pero luego fue quien no recibió públicamente el lustre que sí le tocó a Raúl Baglini en sus años de líder de la bancada alfonsinista y de su alto protagonismo en temas tan actuales entonces como ahora, como por ejemplo, la deuda.

Raúl Alfonsín decidió "prestarle Baglini a Mendoza por 4 años" en 1987, tal como rezaba su eslogan por la gobernación, pero los mendocinos lo devolvieron, porque votaron por José Bordón. Pesce y Baglini establecieron una relación profesional afiatada.

Años después comenzó a militar en el Grupo Centenario de Jesús Rodríguez, que se presentaba como un radicalismo de centroizquierda, autodenominado "alfonsinismo crítico". Con el tiempo tomó protagonismo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a punto tal de convertirse en el principal pilar del desembarco en territorio porteño del vicepresidente de la Nación de Cristina Kirchner, su comprovinciano Julio Cobos. Cobos, confiaba en los consejos de Baglini y Enrique Vaquié.

En su rol de armador del cobismo porteño, Pesce trabó una buena relación con Alberto Fernández y fue el encargado de sellar el apoyo de varios sectores del radicalismo del interior del país a la fórmula Cristina-Cobos para las elecciones de 2007.

Por ello hay respeto por Pesce en fuerza similar a la resistencia de los sectores más ultras del partido gobernante.

Entrá ahora a Memo y sorprendete

Pero en su curriculum, ofrece bastante más que aplausos para unos u otros, sino gestión. Pesce fue ministro de Economía de la Intervención en Santiago del Estero, representante del Ministerio de Economía en el Banco Central, presidente del Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Empresas, secretario de Hacienda y Finanzas de la Ciudad de Buenos Aires. Cobos lo coló sin problemas como vicepresidente del Banco Central en tiempos de la Convergencia Programática, detrás de Martín Redrado, y quedó como presidente interino cuando éste se fue, aunque sin cambiar de despacho. El diario Crítica que dirigía Jorge Lanata le atribuyó, además, que "avanzó en política como una de las caras porteñas de la Corriente de Opinión Nacional de Federico Storani; y al final de los años '90 llegó a la Secretaría de Hacienda de la Ciudad en la primera gestión de Aníbal Ibarra".

En 2010 Néstor Kirchner avanzó sobre el Central, desplazando a Redrado. El diario de Lanata puso en foco a Pesce, el hombre sin prensa:

En las dos semanas que lleva el escándalo del Banco Central, cerca de Pesce aseguran que no recibió ni un solo llamado de la cúpula del radicalismo. Ni del mendocino Ernesto Sanz, que preside el partido; ni de Gerardo Morales, su antecesor. "Nadie me llamó, Sanz tampoco", asegura. Detrás del titular del partido, de todos modos, se mueve un viejo conocido de Pesce: el inefable Baglini. Mendocino como Sanz -"no como yo, que soy porteño y a Mendoza sólo iba de vacaciones", dice Pesce-, el experimentado dirigente asesoró a los radicales frente al conflicto del Central. Baglini comparte además el Centro de Estudios para el Cambio Estructural (CECE) con Jesús Rodríguez, secretario general de la UCR y ex compañero de militancia de Pesce en Ciencias Económicas. Si el vínculo se mantiene, el presidente interino del Banco Central prefiere no hacerlo público y mantener el bajo perfil que siempre lo caracterizó. "El año había terminado tranquilo como para pensar que iba a empezar así", descarga Pesce ante sus colaboradores reclinando el sillón de su escritorio, en el despacho del segundo piso del Banco Central.

Durante la década del 90´ había sido fue asesor del radicalismo en la legislatura de Tierra del Fuego, provincia a la que viajaba por lo menos una vez por mes para trabajar

Pesce es un hombre del mercado obligado a ser práctico. De allí, que prometa aflojar con el cepo al dólar en cuanto asome un acuerdo con los bonistas.

"Si hay puja real con Guzmán, no habrá perdedores. O al menos, Pesce no lo será", coronó la búsqueda de datos de Memo sobre el protagonista un analista de la política económica portea que sigue paso a paso una situación de conflicto que, si persiste, obligará al Presidente a oficiar de árbitro.

Leer más en Memo:

El INV oficializó el grado alcohólico para la cosecha 19/20

Según un informe, en Mendoza está abierta 82,9% de la actividad privada