Brasil se prepara para la desescalada, pese al avance del brote - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 31 May 2020Domingo, 31/05/20 atrás

Brasilia comenzó este sábado su primer fin de semana con los centros comerciales abiertos y San Pablo ultimaba los preparativos para iniciar una flexibilizar las medidas contra el coronavirus el próximo lunes, pese a que la Covid-19 continúa golpeando con fuerza a Brasil, que superó hoy los 28.000 muertos por la pandemia.

Con 498.440 casos, Brasil ya es el segundo país con más infectados de Covid-19, por detrás de Estados Unidos, y el cuarto con más fallecidos, con un total de 28.834 decesos, según el último reporte oficial.

Pese a estas cifras alarmantes, varias ciudades brasileñas decidieron iniciar una reapertura que muchos especialistas en salud consideran precipitada.

Tal es el caso de Brasilia, la primera localidad del país en adoptar en marzo pasado medidas de aislamiento social, que inició hoy el primer fin de semana con los comercios y shoppings abiertos, tras su reapertura el pasado miércoles.

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia.

Miles de personas retomaron hoy, con tapabocas, sus hábitos de consumo reprimidos durante los dos últimos meses, si bien continúan cerrados los bares y restaurantes.

Ver: La "generación confinada" tardará una década en recuperarse de la pandemia

En el Distrito Federal de Brasilia, que tiene unos tres millones de habitantes, los últimos balances indican que hay 9.474 contagios, con 162 muertes, y muestran una curva pandémica aún en ascenso.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

El gobierno local ha defendido la reapertura del comercio con el argumento de que el sistema hospitalario de la ciudad ha respondido y está lejos de un colapso, con una tasa de ocupación de unidades de terapia intensiva que se sitúa en el 51%, reportó la agencia de noticias EFE.

Ver: Rusia, con más de 8 mil casos y 232 víctimas de coronavirus en el último día

Sin embargo, desde la reapertura comercial de esta semana, unos 50 empleados de negocios contrajeron la Covid-19, un dato que preocupa a los especialistas en salud.

De hecho, el aumento abrupto de contagios llevó a la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, el segundo más poblado del país con 21 millones de personas, a dar marcha a la reapertura comercial iniciada esta misma semana.

"Tenemos que abrir poco a poco, más lentamente", dijo el alcalde de Belo Horizonte, Alexandre Kalil, quien contrarió así la presión de muchos sectores del comercio y la industria que exigían la vuelta de las actividades más rápidamente.

Crece la disyuntiva entre salud y economía en Brasil.

La disyuntiva entre salud y economía también se presenta en el estado de San Pablo, epicentro nacional del brote, que con unos 46 millones de personas concentra al 22% de la población brasileña y es el motor económico del país.

La ciudad de San Pablo, capital del estado homónimo, está dividida administrativamente en 38 municipios en los que, a partir del próximo lunes, comenzará una reapertura gradual de la actividad económica, aunque en diferentes escalas.

Todo un desafío para municipios separados por apenas una calle, con una alta densidad poblacional y en los que algunos ciudadanos podrán retomar sus actividades, mientras que sus vecinos deberán continuar recluidos.

Aún así, tanto el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, como el alcalde de la capital, Bruno Covas, advirtieron que si el número de contagios llegase a dar un salto exponencial con la desescalada, las autoridades darán marcha atrás de inmediato.