Un apicultor mendocino fue "cuarentenado" en un hotel 5 días, por error - Mendoza Post
Viernes 29 May 2020Viernes, 29/05/20 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Federico Pinazo es apicultor. A pesar de estar exceptuado del aislamiento por ser un trabajador esencial y de haber obtenido el permiso para circular, fue enviado a un hotel a hacer cuarentena en medio de discusiones entre gendarmes, personal del ministerio de Salud y otros funcionarios de otras áreas.

"El ministerio de Salud me puso en riesgo de enfermarme de coronavirus", dijo a Mendoza Post, enojado y preocupado, no solo por los cinco días que tuvo que vivir fuera de su casa, sino porque pasó de no tener contacto con nadie a estar encerrado en un hotel con personas con serio riesgo de padecer la enfermedad.

Todo comenzó el jueves pasado, cuando Federico regresaba de Chaján, un pueblito de Córdoba, en el que tiene parte de sus colmenas.

Federico traía colmenas desde el campo de Chaján

Antes de partir, él y su socio, Horacio Leonforte, consultaron a Marcelo Reynoso, funcionario del ministerio de Cultura y Turismo encargado de las cuarentenas en hoteles. Reynoso les informó que, si su actividad estaba exceptuada, con la Declaración Jurada del gobierno nacional, podrían regresar sin problemas a Mendoza y no tendrían que hacer ninguna cuarentena.

El audio del funcionario de Turismo


Ver también: "Sexto día sin casos de coronavirus en Mendoza"

Con esa tranquilidad, Federico y Horacio partieron a Córdoba en vehículos distintos para respetar el aislamiento. Al volver, Federico traía en la camioneta más de 60 colmenas (que tienen una capacidad de 100 mil abejas cada una) más dos barriles de miel. Claramente, entre las actividades exceptuadas del aislamiento ordenado por el decreto 297/2020 del gobierno nacional.

Pero en la Terminal de ómnibus, vivió una situación totalmente insólita: mientras el gendarme que controló sus papeles le dijo que podía circular, el personal del ministerio de Salud le dijo que tenía que hacer cuarentena en un hotel del centro.

En medio de los entredichos entre el gendarme y los agentes de Salud, Pinazo les explicó que venía de una "zona blanca" es decir, un lugar adonde no hubo ningún caso de coronavirus, y que, además, no se había cruzado con nadie en el camino, "ni había bajado a comprar, a hacer pis ni nada". Es decir, estaba ya bastante aislado.

En la terminal, Gendarmería y Salud comenzaron a discutir

Sin embargo, contó que "mientras el gendarme me decía que estaba bien porque tenía el permiso, el de salud me dijo 'gendarmería acá no tiene ninguna implicancia, acá lo decidimos nosotros'. Ahí entendí que en Mendoza manda el ministerio de Salud, al gendarme lo dejó como un idiota."

En la DDJJ, Federico especificó que su trabajo es entre Mendoza y Córdoba

Además, le dijeron que la resolución "había cambiado el día anterior y ni Gendarmería ni la Policía estaban informados de la nueva normativa".

El Post quiso aclarar esto con algún funcionario de Salud pero la respuesta escueta del director de prensa fue que "Toda personas que venga de otro lugar del país o el exterior, tiene que hacer 14 días de aislamiento en hotel. Es un decreto provincial. No capricho de salud. Tenemos unas 500 personas en Hoteles hoy en día....ese dato lo tiene turismo."

Vaya y vuelva

Viendo que me iban a mandar al hotel, "le pregunté (a los agentes de salud) quién se iba a hacer cargo de las abejas que llevaba atrás, que además son un peligro para las personas, por eso yo tengo que llevarlas tapadas en zonas urbanas, pero tampoco mucho tiempo porque se asfixian", explicó.

Entonces volvió a suceder algo insólito: le indicaron que fuera a dejar la carga de la camioneta a su finca, pero que al otro día debía presentarse en el hotel que le asignaran para quedar recluido en cuarentena.

"Eso me lo dijo Marilin Orellano, del ministerio de Salud. Me habló bien, pero al otro día me habló muy mal, me amenazó y me dijo que si no me presentaba en cinco minutos en el hotel me iba a mandar a la policía. Le dije que la mandara porque yo estaba en Lavalle y en cinco minutos no llegaba."

En esa llamada, Orellano incluso le exigió a Pinazo que le mandara el audio de Reynoso y le aclaró que "las directivas del ministerio por ahí no llegaban a Gendarmería o a Turismo y que toda persona que ingresara a la provincia tenía que hacer cuarentena sí o sí."

Pinazo se presentó en el hotel céntrico que le designaron y ahí se encontró con que tenía que limpiar la habitación con los mismos implementos que usaba todo el piso en el que había otras 6 personas haciendo la cuarentena. "Algunos venían de Buenos Aires, otro de Córdoba, había varias personas que venían de España y otros de Cancún", contó.

El campo de colmenas en Chaján

Entre tanto Federico, desesperado en el hotel, pidió ayuda a algunos funcionarios de la Dirección de Ganadería que le confesaron que "tenían problemas con Salud todo el tiempo."

Finalmente, Federico se comunicó con la prensa, dio un par de notas en Radio Nihuil y Diario UNO, y pocas horas después "me llamó un médico del ministerio de salud y me dijo que habían estudiado mi caso y que me podía ir a terminar la cuarentena a mi casa".

La factura del hotel es de 2 mil pesos más IVA por día. Federico estuvo cinco días en el hotel que pagamos todos los mendocinos. A nosotros nos costó plata, pero a él le costó mucho estrés, algunos ataques de asma y mucha angustia. Todo innecesario.