Científicos quieren buscar coronavirus en aguas cloacales del Gran Mendoza - Mendoza Post
Viernes 22 May 2020Viernes, 22/05/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La idea es tener una herramienta científica que cumpla la función de una alerta temprana para medir la circulación de SARS-CoV-2, mientras la pandemia se extienda y el virus siga acechando a la población de Mendoza.

Para entenderlo llanamente, se trata de tomar muestras de las aguas residuales antes que entren a las plantas de tratamiento en las localidades de Campo Espejo y Paramillos en Las Heras. "El muestreo será en el influente (antes de entrar a la planta de tratamiento) y en el efluente (cuando sale de la planta)", especifica Mario Luraschi, director de Calidad del Agua del Departamento General de Irrigación (DGI) que participa del proyecto de investigación y detección del virus.

¿Para qué? El equipo de científicos liderado por el investigador Israel Vega tiene un objetivo que es completar el circuito de monitoreo del microbio que produce la enfermedad Covid-19. El proyecto se denomina "Detección y persistencia de COVID-19 en aguas residuales".

La ciencia se desarrolla para combatir a la pandemia en Mendoza.

Datos microscópicos 

"Se sabe desde hace mucho tiempo, que varios microbios patógenos para el hombre, y de diferentes virus en particular, se encuentran presentes en aguas residuales. Esto ocurre, fundamentalmente, porque el patógeno se elimina en los fluidos corporales durante una infección activa, incluso días antes de manifestar algún síntoma, y aún en los pacientes asintomáticos. Y de ahí pasa a los inodoros, a las bachas de baños y de cocina o lavanderías, durante la higiene personal, o la limpieza domiciliaria de diferentes elementos", puntualizan los médicos científicos de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo.

El equipo de científicos que conduce Israel Vega.

"Los coronavirus pueden detectarse en aguas residuales, y en particular, el material genético (ARN o vestigios de él) de SARS-CoV-2 que ha sido encontrado en aguas residuales de los Países Bajos, España, EEUU y Francia, lo que indica que la presencia y concentración del virus en aguas residuales sería un reflejo de lo que ocurre en cualquier comunidad. Es decir, que a través de un muestreo diario y representativo de las aguas residuales podríamos conocer la circulación diaria del coronavirus SARS-CoV-2 en la comunidad mendocina" explicó Vega, que es director del Laboratorio de Fisiología del Instituto de Histología y Embriología del CONICET-Mendoza.

El microbio y el dinero

Es uno de los 28 proyectos que Mendoza presentó en la convocatoria por financiamiento del "Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19" del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación. La inversión básica es de un millón de pesos y están a la espera del resultado, aunque el equipo confía en el interés y los apoyos que la propuesta pueda despertar en organismos del Estado y el empresariado.

Las aguas residuales pueden contener SARS-CoV-2.

Acompañan a Vega en esta iniciativa Marcela Pizarro, Liliana Carrizo, Paula Cuervo, Emiliano Diez y Maximiliano Giraud Billoud, todos docentes investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas.