Los síntomas: así fue cambiando el coronavirus en la pandemia - Mendoza Post
Sábado 23 May 2020Sábado, 23/05/20 atrás
porMatías Sosa
Periodista (click en autor)

 El coronavirus ha cambiado al planeta en los últimos meses. Aún sin vacuna, los profesionales buscan conocer más sobre el Covid-19, la enfermedad infecciosa causada por el virus que provocó la pandemia. Si bien desde un principio se habló de síntomas específicos como fiebre alta, cansancio y tos seca, con el correr de las semanas se fueron incorporando cada vez más indicios.

En febrero y en la primera quincena de marzo, los estudios del coronavirus eran claros al expresar los síntomas: fiebre alta, más de 38°, tos seca y cansancio. Algunos pacientes habían presentado "de forma leve y gradual" rinorrea (nariz congestionada o tapada) o diarrea. Por eso, muchos inicialmente comparaban la enfermedad con la gripe.

A fines de abril, el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del gobierno de Estados Unidos añadió "escalofríos, dolores musculares, dolores de cabeza, dolor de garganta y pérdida del olfato o el gusto". La Organización Mundial de la Salud (OMS) no modificó su lista de síntomas, aunque lo hizo un tiempo después y los agregó.

En los primeros días de mayo, la "fiebre alta" de más de 38 grados que era uno de los síntomas se modificó para estar atentos ya desde los 37 grados con febrícula. Posteriormente se agregaron erupciones cutáneas, conjuntivitis o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies. En estos últimos días, se incorporó la dificultad para hablar o moverse.

Quedan sólo 10 personas internadas por coronavirus en Mendoza

Según puede leerse en la página web de la OMS este sábado 23 de mayo: "Los síntomas más habituales de la Covid-19 son la fiebre, la tos seca y el cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas levísimos".

"La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen la Covid-19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves", agregaron.

Para la OMS, Sudamérica es el nuevo epicentro de la pandemia

"Sin embargo, cualquier persona puede contraer la Covid-19 y caer gravemente enferma. Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente", indicaron.

Los asintomáticos

"Conocer el periodo en que los pacientes infectados pueden propagar el virus a otras personas es fundamental para las medidas destinadas a controlar el brote. Se necesita información médica detallada de las personas infectadas para determinar el periodo de infecciosidad Covid-19", dijo la OMS. 

Con el correr de las semanas, los profesionales fueron aprendiendo más del virus.

"Según los últimos informes, es posible que las personas ?infectadas puedan contagiar la infección antes de ?mostrar síntomas apreciables. Según los datos actualmente disponibles, las personas que presentan síntomas son las que están ocasionando la mayor parte de la propagación del virus", comunicaron.

¡Lo más importante!

Los cuidados sanitarios y sociales son muy importantes para evitar el contagio y la propagación del virus. Por eso, el Ministerio de Salud de la Nación recuerda que hay que lavarse las manos con jabón frecuentemente; estornudar y toser en el pliegue del codo; no llevarse las manos a los ojos, nariz y boca; ventilar bien los ambientes de las casa y los lugares de trabajo y limpiar los objetos que se usan con frecuencia.

Además, hay que permanecer en el domicilio durante el aislamiento; reducir el contacto físico con otras personas; no compartir mate, vajilla ni otros objetos de uso personal; no circular si no es necesario y, si hay que salir, usar tapabocas casero y mantener la distancia de un metro con otras personas.